Cosas que nos llevamos de Phillip Island

Nuestro analista y enviado especial a los grandes premios de MotoGP, Oriol Puigdemont, estuvo en los test de Sepang y Phillips Island, y ahora nos trae una reflexión sobre las pruebas realizadas en Australia.

 Cada vez queda menos para que el Mundial de MotoGP arranque el 26 de marzo en Qatar, y a la espera del último test colectivo que se llevará a cabo en ese mismo circuito de Losail el mes que viene, los tres días de ensayos en Phillip Island nos dejaron algunas certezas que vale la pena destacar.

Marc Márquez, Repsol Honda Team
Marc Márquez, Repsol Honda Team

Photo by: Repsol Media

Honda afina su diagnóstico

No hay ninguna duda de que la marca del ala dorada se encuentra en una posición mucho más cómoda que hace un año a estas alturas. Por más que Marc Márquez insista en que la moto, y especialmente su nuevo propulsor, todavía no están todavía a punto , es indudable que uno no puede rodar tan rápido como lo hizo él en Australia con un prototipo que no esté afilado. Al margen de la tabla de tiempos, probablemente la mejor noticia para HRC sea haber encontrado la dirección a seguir a partir de haber acertado en el diagnóstico acerca de los puntos fuertes y debilidades de la moto. Márquez completó un total de 271 vueltas, fue el corredor que más metros recorrió a lo largo de las tres jornadas (1.192 km). A una vuelta se quedó a dos décimas de Maverick Viñales, pero su ritmo fue incluso un poco superior al de su rival de Yamaha. Además, Dani Pedrosa (tercer mejor registro absoluto), parece encontrarse también mucho más a gusto con el nuevo prototipo, circunstancia que lleva a concluir que la RC 213V ha dado un indiscutible salto de calidad.

 

 

Maverick Viñales, Yamaha Factory Racing
Maverick Viñales, Yamaha Factory Racing

Photo by: Gold and Goose Photography

A Viñales le sale todo

A la espera de ver en las carreras la misma versión de Maverick Viñales que se ha visto durante esta pretemporada, ya es oficial: Marc Márquez tiene competencia directa en la pelea por el título. Habrá que ver si al pulso entre los dos españoles se une un tercero (¿Valentino Rossi? ¿Jorge Lorenzo?), pero lo que parece evidente es que el flamante fichaje de Yamaha ha evolucionado y ya figura en todas las listas de opositores a llevarse el Mundial. A la tremenda velocidad a una vuelta exhibida por el catalán, que en Australia rebajó el mejor tiempo de los test del año pasado (también suyo) en seis décimas, se le une ahora un ritmo tan consistente como el del actual campeón. Y a ello hay que sumarle, además, que Mack apenas ha cometido errores: todavía no ha ido por tierra como piloto de la marca de los diapasones. Viéndole en pista y delante de los micrófonos, uno tiene la sensación que él querría que la temporada comenzara mañana. Por suerte ya queda casi nada. El chico de Roses dio un total de 245 vueltas al trazado australiano, una carrera menos (26 vueltas) que su compatriota de Honda, y volvió a irse de Phillip Island con el mejor registro.

 

Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing

Photo by: Yamaha MotoGP

El Doctor está en apuros

Por más tranquilidad que trate de transmitir Valentino Rossi, los nervios se han instalado en su lado del garaje. El italiano va con el gancho en el cuello, y hasta el momento Viñales ha encontrado la forma de meterle una marcha más a la M1, por hablar de quien conduce la misma moto que él. Rossi fue alrededor de cuatro décimas más lento que su vecino a una vuelta y seis décimas en las tandas largas, una distancia que en la última carrera en Phillip Island le habría dejado el sexto en la clasificación. “Queda mucho por hacer, tenemos dudas y en los próximos test de Qatar vamos a buscar caminos distintos. No estoy satisfecho porque no hemos conseguido resolver los problemas que teníamos”, resumió Il Dottre, muy descontento con la pérdida de agarre en el tren trasero con el paso de las vueltas.  Sorprenden, en cualquier caso, los apuros que arrastra el de Tavullia para engancharse a los de arriba. Aún tiene tiempo y nadie duda de la capacidad de reacción que ha demostrado tantas veces antes, aunque el 26 de marzo cada vez está más cerca.

 

 

Jorge Lorenzo, Ducati Team
Jorge Lorenzo, Ducati Team

Photo by: Gold and Goose Photography

La Ducati no gira y Lorenzo, despacio

Como dice Andrea Dovizioso, el momento de Ducati depende de cómo se analice. Según el italiano, la situación actual es mejor que la que atravesaba el equipo la temporada pasada en este mismo punto del invierno. Sin embargo, eso no es un consuelo si uno piensa dónde pretendía estar el constructor de Borgo Panigale a mediados de febrero, sobre todo a partir de la incorporación de Jorge Lorenzo. La Desmosedici de este 2017 no gira para desgracia del tricampeón del mundo de MotoGP, que históricamente ha hecho del paso por curva una de sus principales armas. Mal asunto cuando en la casa de las motos rojas ya empiezan a referirse al daño que ha hecho la prohibición de las alas, algo que estaba cantado desde hace muchos meses. El ritmo del mallorquín en su tanda más larga (13 vueltas) es unas nueve décimas por vuelta más lento que el de los más rápidos, y eso no entraba en los planes de la compañía boloñesa. Habrá que ver cómo se desenvuelven Lorenzo y Dovizioso en Qatar, uno de los escenarios en los que el músculo que esconde su prototipo en la panza puede sacar más ventaja. Y también habrá que ver qué tiene preparado para allí Gigi Dall’Igna, el director técnico, que ya anunció en la presentación alguna que otra sorpresa, seguramente en lo relativo al carenado.

 

 

Alex Rins, Team Suzuki MotoGP
Alex Rins, Team Suzuki MotoGP

Photo by: Gold and Goose Photography

Suzuki, una incógnita

Suzuki es uno de los equipos, junto a Ducati y Lorenzo, que más incertidumbre genera después del ensayo en Australia. Si en Valencia y Malasia todo fueron buenas sensaciones y mensajes positivos, Andrea Iannone, la nueva piedra angular del proyecto de la fábrica de Hamamatsu, no se encontró a gusto esta vez, sin saber, o al menos decir, exactamente por qué. Aunque su ritmo en las tandas largas fue unas dos décimas más rápido que el de Alex Rins, su compañero concluyó su paso por  Phillip Island mucho más satisfecho, y con un mejor tiempo cuatro décimas más rápido que el del italiano. Por lo demás, la escudería de la gran S presentó su propuesta para mitigar la prohibición de las alas, un nuevo carenado muy trabajado del que nadie quiso dar demasiados detalles. En Losail, dentro de dos semanas, se podrán sacar más conclusiones y saber si Suzuki sigue creciendo como en los dos últimos años, o se ha estancado.

 

 

Johann Zarco, Monster Yamaha Tech 3
Johann Zarco, Monster Yamaha Tech 3

Photo by: Gold and Goose Photography

Tech 3 y sus novatos

Da gusto escuchar hablar a Jonas Folger y Johann Zarco, dos de los novatos que promocionaron a MotoGP y que están causando sensación. Su adaptación a la categoría de las motos pesadas va muy bien, seguramente facilitada esta por la Yamaha M1, un prototipo hecho que en 2016 ganó varios grandes premios. El alemán abandonó Australia con el cuarto mejor registro aunque a última hora se fue al suelo, mientras que el francés, actual campeón del mundo de Moto2, se sacó de la manga un simulacro de carrera (20 vueltas) muy consistente y con un ritmo más que destacable. Zarco se lo tomó con calma y desde el primer momento reconoció que Phillip Island no es un escenario propicio para hacerse el valiente, aunque salió de allí muy reforzado.

 

 

Pol Espargaro, Red Bull KTM Factory Racing
Pol Espargaro, Red Bull KTM Factory Racing

Photo by: KTM

KTM lo tiene claro

Un test, un paso. O dos. KTM parece decidida a ponerle picante al Mundial, primero desde abajo para después ir subiendo. La marca de las motos naranjas se fue de Malasia con las ideas muy claras acerca de los principales aspectos de la moto a mejorar, y muchos de ellos se resolvieron en Australia. “Estamos muy cerca, mucho. No sé qué han hecho los técnicos pero la moto es otra, no tiene nada que ver con la que estrené en Valencia”, dijo Pol Espargaró. El constructor austríaco logró extraer los puntos fuertes de los chasis que se probaron en Sepang, y el resultado fue de lo más positivo. De cara a los tres días de entrenamiento en Qatar, se espera que la fábrica de Mattighofen desplace un nuevo motor que entregue la potencia de forma algo más suave y facilite un poco la vida a Espargaró y Smith.

 

 

Aleix Espargaro, Aprilia Racing Team Gresini
Aleix Espargaro, Aprilia Racing Team Gresini

Photo by: Gold and Goose Photography

Aprilia va a su ritmo

La llegada de Aleix Espargaró le insufla energía a la escudería de Noale, que se atrevió con un nuevo carenado con muy buenas referencias según los datos del túnel del viento, que en Qatar, con más vueltas, deben corroborarse o no. Por lo demás, Espargaró, con toda su experiencia acumulada, afirmó estar muy contento con las sensaciones que le transmite su nueva moto, especialmente el tren delantero. Los tiempos le salen al corredor de Granollers en las tandas cortas, aunque está por ver cómo tratará la Aprilia las gomas con el paso de las vueltas. Por lo demás, la marca espera poder volver probar en el test de Qatar su nuevo propulsor, con el que debería acercarse un poco al pelotón. “En Jerez y en Malasia noté que la moto comenzaba a derrapar después de 10 vueltas, y me sorprendió cómo eso se mejoró aquí”, valoró el español. 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento Pruebas febrero en Phillip Island
Pista Phillip Island Grand Prix Circuit
Tipo de artículo Análisis