Por qué el estrés económico fomenta la agresividad entre los jóvenes pilotos

La presión que recae sobre los hombros de los jóvenes pilotos está en la raíz del aumento de la agresividad en pista que los estamentos del motociclismo quieren frenar con las nuevas reglas.

Por qué el estrés económico fomenta la agresividad entre los jóvenes pilotos

El Mundial de MotoGP cerrará sus puertas a los pilotos menores de 18 años a partir de 2023. Esa es la norma estrella del nuevo reglamento que implementarán, a partir del próximo año, los máximos estamentos del deporte, liderados por la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) y Dorna, el promotor de los campeonatos del mundo de MotoGP y Superbikes.

Además, se reducirá el número de pilotos que compiten en las copas de formación, se establecerán edades mínimas y se obligará a utilizar la última tecnología en equipamientos de protección.

Una batería de medidas que, si bien para muchos actores del deporte son acertadas, para otros no atajan la raíz del verdadero problema: un aumento desmedido de la agresividad de los jóvenes pilotos, sometidos a la presión de los resultados.

Son muchos los padres de corredores precoces que invierten grandes sumas de dinero, algunos incluso llegan a pedir préstamos o a hipotecar sus casas, para que sus hijos puedan disponer del mejor material en equipos punteros de campeonatos menores. Y muchas las escuderías que, ante la falta de resultados o al ser tentados por la llegada de otra familia con más posibles, presionan al piloto o le amenazan con bajarle de la moto en caso de no aumentar su rendimiento.

Hablamos de deportistas de entre 12 y 15 años, que deben soportar un enorme estrés a sus espaldas, a quienes se les repite que solo les sirve ganar si quieren seguir su camino hacia ‘El Dorado’, que es como ellos identifican la categoría de MotoGP.

‘Ansiedad de competición’

Pep Font, psicólogo del rendimiento en el CAR de Sant Cugat, lo define como "ansiedad de competición". Es esa que puede darse en pilotos de cualquier edad, categoría y nivel, pero que en los más jóvenes crea "una sensación de ‘amenaza" que puede acabar interfiriendo en sus acciones.

"Los deportistas que compiten en disciplinas que conllevan riesgo o peligro, lo tienen interiorizado de tal forma que no son conscientes de ello. Si lo fueran, ya no serían pilotos. Tienen mucho mayor temor a no competir a su nivel o no ser capaces de lograr lo que se proponen”, explica Font, en un razonamiento tan lógico como brutal.

Por si te lo perdiste:

En opinión de los involucrados, la presión que sufre un piloto joven por tener que conseguir resultados que permitan amortizar la inversión familiar puede contribuir de forma directa en el incremento de los niveles de agresividad que se aprecia en los últimos tiempos en las clases menores.

"Yo creo que tiene una evidente relación directa", admite Font, el psicólogo que esta temporada está trabajando con Raúl Fernández y que en el pasado lo hizo con Jorge Lorenzo, Carlos Checa y muchos otros atletas.

"Hay una realidad irrefutable: si un padre está pagando 140.000 euros para que su hijo corra el FIM-CEV, de Moto3, si el niño lo hace bien quizá el año siguiente solo pague 50.000. Si no lo hace bien, no sólo deberá pagar lo mismo, sino que, además, seguramente lo hará para correr con un equipo menos competitivo. El objetivo es pasar de pagar una barbaridad a acabar cobrando por correr. En cada carrera nos estamos jugando quedarnos en el camino. Y eso es lo que el piloto ve como una ‘amenaza’. Y el mensaje de padres y equipos a esos chavales es claro: hay que ganar como sea", denuncia Font.

Pagar o no pagar por correr

"Si tengo un hijo en el futuro, ni mucho menos hipotecaría mi casa para que corriese en moto. Le compro un parchís y que se ponga a tirar dados”, responde Iker Lecuona a Motorsport.com. El español es uno de esos talentos que no lo tuvo fácil para llegar al Mundial; que subió con 18 años a MotoGP y que ahora ha perdido su plaza porque KTM quiere entregársela a otro piloto más joven todavía, Raúl Fernández.

"Creo que a muchos padres se les va de las manos y no saben dónde está el límite. Piensan que tienen un Valentino Rossi o un Marc Márquez en casa, y no es así. Cada uno tiene sus posibilidades y llega el que puede. Obviamente necesitas dinero, pero no al nivel de arriesgar tanto", añade el todavía piloto del Tech3. antes de remachar: "Incrementar la edad mínima de los pilotos es una forma de advertir a los padres para que se tranquilicen, y a los equipos para que no utilicen a los pilotos”, avisa Lecuona.

Te puede interesar:

Un piloto que sabe bien los sacrificios económicos que deben hacer las familias es Jorge Martín, que pasó por la Red Bull Rookies (fue campeón en 2014) antes de llegar al Mundial, en el que lleva siete temporadas. Desde 2015 hasta este 2021 ha sido campeón de Moto3 (2018), ha ganado carreras en Moto2 y también en MotoGP, adonde promocionó este curso de la mano de Pramac. En su camino hasta su posición de privilegio actual, en varias ocasiones ha destacado el vértigo que sintió al verse obligado a ganar para poder seguir compitiendo. Por su experiencia, Martín detecta el problema que puede generar para las familias el que los niños lleguen más tarde.

“El principal problema si suben la edad es que las familias que se están gastando dinero para que sus hijos lleguen al Mundial deberán seguir gastándolo uno o dos años más”, contesta a Motorsport.com el piloto de Ducati.

“No creo que el problema venga de la edad. Gente como Márquez o Pol Espargaró llegaron con 15 años y no sucedían las locuras que vemos ahora. Quizá habría que pensar en otras soluciones, como un filtro de nivel o haber conseguido ciertos resultados para tener acceso. O sea, que se demuestre que estás preparado”, propone el madrileño, que en 2018, cuando se proclamó campeón de Moto3 ya avisaba de la presión que tuvo que sufrir para llegar.

“Hubo un par de momentos en mi carrera que o lo hacía bien, o me iba para casa. Cuando tenía que entrar en la Rookies Cup, o acababa primero o no entraba, y una vez dentro, o ganaba o dejaba de correr. Todo esto me enseñó a trabajar bajo presión”, explicó entonces..

Algo parecido a lo que explicó Jorge Lorenzo, tricampeón de MotoGP, cuando estaba en la cima de su carrera y le preguntaban por la presión. “Yo no me siento presionado por ganar un Mundial, presión era cuando empezaba en 125cc y sabía que o lo hacía bien, o me iba para casa”.

Cambios en la figura de los ‘stewards’

Jorge Viegas, presidente de la FIM, considera que el anuncio de las nuevas medidas que se implementarán a partir del próximo año es la mejor noticia que podía darse. “Estamos trabajando en mejoras de seguridad desde hace mucho tiempo, no es que ahora lo hayamos decidido al calor de la tragedia de las últimas fatalidades”, apunta.

“Hay que trabajar desde la base, con los pilotos, pero también con los equipos y los padres. Muchos invierten demasiado dinero, incluso hipotecan sus casas para que sus hijos corran. Por eso también intervendremos, junto con Dorna, en el FIM CEV, la Rookies Cup y las Talent, además de en el Mundial”, relata el portugués.

“Los pilotos deben entender que no se puede ganar a toda costa y poner en peligro la vida de otros. Ahí van a tener un papel importante los ‘stewards’, que van a ser árbitros que impongan sanciones. Vamos a prepararlos para que tengan un mismo criterio y apliquen las mismas sanciones para los mismos pecados. Y que sean firmes. Haremos muchos cambios para asegurarnos de que las personas que juzgan sean las mejores”, desvela.

Toma nota:

En un momento en el que KTM se ha convertido en el fabricante que mejor domina el mercado de jóvenes talentos, a partir de la Rookies Cup, su director deportivo, Pit Beirer, se muestra de acuerdo en introducir modificaciones para mejorar la seguridad.

“Es el paso correcto”, dijo antes valorar que hasta 2023, año en el que entre en vigor el paquete de contramedidas, se verán algunos casos de pilotos menores que, al ganar copas de promoción, puedan llegar antes. “No podemos abogar por una edad mínima de 18 años y luego buscar lagunas en el reglamento para colar a jóvenes de 16 años”" advirtió en Speedweek.

Beirer coincide en que el estrés económico al que están sometidos los jóvenes pilotos está en la raíz del problema.

"“A los padres de los talentos a veces se les pide sumas considerables si quieren llevar a sus hijos a un equipo. Deben pagar 300.000 hijo compita con una moto de gran premio", dice en referencia al FIM-CEV, de Moto3.

"Eso crea mucha presión sobre los pilotos, ya que posiblemente sus familias no tengan tantos medios y puedan verse arruinadas si la temporada no es buena", argumenta el alemán.

"Los pilotos no deberían tener la presión de comprar una plaza para ir al Mundial con 14 o 15 años, antes tendrían que recibir una educación básica sólida, sin la necesidad de invertir grandes cantidades", apunta el ejecutivo de la marca de Mattighofen, como solución al problema de la agresividad de los pilotos jóvenes, empujados por la presión económica a ganar ‘sea como sea’.

(Pulsa en 'Versión completa' al final el artículo si aquí no te aparece el reproductor del podcast)

 

compartidos
comentarios
Bradl sustituirá al lesionado Márquez en Portimao
Artículo Anterior

Bradl sustituirá al lesionado Márquez en Portimao

Siguiente artículo

Pol Espargaró: “Portimao será más difícil que Misano”

Pol Espargaró: “Portimao será más difícil que Misano”