McLaren y las 500 Millas de Indianápolis (VII): el regreso, con Alonso

La última entrega de nuestro serial de McLaren y las 500 millas de Indianápolis nos lleva a su regreso con Fernando Alonso y la búsqueda de la Triple Corona.

McLaren estuvo 38 años alejada de las 500 millas de Indianápolis y no fue hasta que Fernando Alonso, bicampeón del mundo de Fórmula 1, se propuso conquistar la Triple Corona del automovilismo cuando la marca de Woking decidió volver. 

Gracias a la presencia del estadounidense Zak Brown como CEO de la compañía, tras la salida del omnipresente Ron Dennis, y la relación que este tenía con el piloto español –embarcado en el fallido proyecto de McLaren y Honda en la F1–, en abril de 2017 tomaron la decisión de participar en la Indy 500 por primera vez desde 1979. Eso sí, dentro del equipo Andretti. 

Todo partió de "una broma", según reconoció el directivo de Woking, y el debut de Alonso en Indianápolis implicó que se perdiera el GP de Mónaco de F1 de aquel año, donde le sustituiría Jenson Button. 

El español se adaptó de manera excelente al óvalo de Indiana y se clasificó entre los cinco primeros. Después, en carrera, logró liderar durante 27 vueltas, antes de que a falta de 21 para la bandera a cuadros su motor Honda (fabricado en EE UU) dijera 'basta'. 

La gran actuación de Alonso le valió el premio al Debutante del año, pero la espina seguía clavada y después de retirarse momentáneamente de la F1, decidió volver al ataque en la edición de 2019, de nuevo con McLaren, que esta vez se asoció con Carlin, un equipo con menos experiencia que Andretti.

La segunda presencia del español en las 500 millas no fue, ni de lejos, lo esperado. Con problemas desde la semana de entrenamientos y con un accidente incluido, Alonso y McLaren no lograron clasificarse para la 103ª edición de la carrera estadounidense.

La llamada "bola de nieve de errores" implicó que Alonso no pudiera entrar entre los 33 más rápidos y, por lo tanto, no pudo ni siquiera comenzar la carrera. Brown desveló que el equipo tuvo ya problemas para encontrar un volante en el test previo de Texas y, ya en Indianápolis, muchos contratiempos más: sensores de neumáticos erróneos, incorrectas relaciones de marchas, confusión sobre mediciones que acabaron haciendo que el coche tocara la pista y hasta retrasos causados por cambiar la pintura del monoplaza de repuesto a un naranja 'papaya'.

Todo sobre Indy 500 2020:

Brown aseguró que no hubo un problema principal que fuera clave para provocar el tropiezo de McLaren, pero dice que todos los fallos juntos fueron determinantes. 

Pero las ganas de seguir conquistando disciplinas diferentes a la F1 y salir de su zona de confort llevaron a Alonso a volver a confiar en McLaren para su tercer asalto. En esta ocasión, los de Woking formaron equipo propio junto a Arrow Schmidt Peterson para regresar a tiempo completo a la IndyCar por primera vez desde 1979.

Para ello, contaron con dos jóvenes pilotos, Patricio O'Ward y Oliver Askew. Alonso quería volver a Indianápolis en un 2020 en el que solo tenía agendada la hazaña de completar el Dakar a principios de enero, y aunque los rumores le situaron en Andretti, aseguró a finales de febrero que McLaren siempre fue la primera opción.

Así, y con una decoración que no tiene absolutamente nada qué ver con el naranja papaya, Alonso afrontará este domingo 23 de agosto su segunda carrera en el óvalo de Indianápolis (26º en parrilla) con el deseo de entrar en la historia de la categoría y de igualar a Graham Hill. ¿Lo conseguirá?

Lee los demás capítulos:

compartidos
comentarios
Indy 500: ¿cuál será la mejor estrategia de Alonso y los que salen detrás?

Artículo Anterior

Indy 500: ¿cuál será la mejor estrategia de Alonso y los que salen detrás?

Siguiente artículo

Tradiciones y datos de las 500 Millas de Indianápolis

Tradiciones y datos de las 500 Millas de Indianápolis

Sobre este artículo

Campeonatos IndyCar
Lugar Indianapolis Motor Speedway
Pilotos Fernando Alonso
Equipos McLaren F1
Autor Sergio Lillo