'La conquista de América', por Jacobo Vega

compartidos
comentarios
'La conquista de América', por Jacobo Vega
Jacobo Vega
Por: Jacobo Vega , Director
30 may. 2017 16:50

El director de Motorsport.com España reflexiona sobre la aventura americana de Fernando Alonso y el movimiento de marketing que hizo McLaren a través de ella.

Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda, Helio Castroneves, Team Penske Chevrolet
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
McLaren celebra el esfuerzo de Fernando Alonso en Indy 500
Fernando Alonso, McLaren-Honda-Andretti Honda Alexander Rossi, Herta - Andretti Autosport Honda
Fernando Alonso, McLaren-Honda-Andretti Honda pit stop
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda hace su versión de la toma de leche después de su retiro
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda, Tony Kanaan, Chip Ganassi Racing Honda
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda habla con la prensa.
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda
J.R. Hildebrand, Ed Carpenter Racing Chevrolet, Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda, Takuma Sa
Fernando Alonso, Andretti Autosport Honda

Indianápolis (EE UU).- Norteamérica no se le ha dado nunca del todo bien deportivamente hablando a Fernando Alonso. En 25 participaciones en los grandes premios de Canadá y Estados Unidos, ha conseguido apenas una victoria (Canadá 2006) y cuatro podios (dos en suelo estadounidense y otros dos en Canadá). Unos números por debajo de las estadísticas del bicampeón español en otros circuitos del mundial en los que sí ha obtenido mejores registros.

Pese a todo, el asturiano tiene bastante tirón en América y además, Estados Unidos es un país que personalmente le encanta, en el que se siente muy a gusto y al que acude a menudo para pasar sus vacaciones. 

No es de extrañar, entonces, que sintiera esa atracción por correr las 500 Millas de Indianápolis y que dijera sí casi de inmediato cuando Zak Brown, el nuevo jefe de McLaren que es norteamericano y con el que Alonso ha entablado una gran relación desde que se hiciera con las riendas del equipo, le propuso correr en la histórica carrera.

El fenómeno Alonso, traspasó una vez más las fronteras de nuestro país, y consiguió que una prueba que carece de atención mediática lejos de Norteamérica, alcanzase, de nuevo, una dimensión mundial y también despertó el interés de los aficionados estadounidenses por Fernando Alonso y el hecho de que un bicampeón de la F1 en activo decidiera ir a correr a su famoso óvalo. 

 

 

Porque la participación del asturiano en las 500 Millas de Indianápolis ha de analizarse en dos vertientes distintas: la primera, la proyección que ha alcanzado la carrera y el campeonato fuera de América y dos, el nuevo interés de los americanos por la figura de Alonso y, de refilón, por la F1.

En EE UU son maestros en el arte del marketing y de vender todo aquellos susceptible de ser vendido. Para muestra un botón: en Indianápolis los camiones de la basura llevaban el mensaje Servicio de Basuras oficial de las 500 Millas de Indianápolis. Si son capaces de vender eso, son capaces de vender cualquier cosa.

Mark Miles, CEO de Indycar, tardó menos de una semana en aprovechar el tirón de Alonso para organizar una gira por Europa y ofrecer las bondades de su campeonato a la prensa y a las principales operadoras de televisión del continente, aprovechando que los derechos se renuevan en 2018.

La misma agilidad que tuvieron para decir “sí” a Zak Brown y McLaren para lograr que Alonso pudiera correr allí, conscientes de esa nueva dimensión que cobraba el campeonato con la presencia del español.

"Tomaron ventaja rápidamente de la ventana que se les abría y dejaron pequeños a los dirigentes de Liberty Media"

Tomaron ventaja rápidamente de la ventana que se les abría y dejaron pequeños a los dirigentes de Liberty Media, envueltos en ver cómo le dan una vuelta a la F1 para ganar el terreno perdido estos últimos años.

Al menos en España, pero me consta que en muchos más países ha sucedido lo mismo, las 500 Millas doblegaron mediáticamente a la F1, desde que se anunció la participación de Alonso durante el GP de Bahréin. En la sala de prensa de Indianápolis estaban los principales medios de comunicación españoles, muchos periodistas que seguimos la F1 desde hace años, las tres radios principales haciendo un programa especial y también muchos periodistas extranjeros, muy importantes, que decidieron no acudir al GP de Mónaco de F1 y estar presentes en el debut de Alonso en la Indy 500.

La otra vertiente del fenómeno es el interés que ha creado Alonso en EE UU. Durante todo el evento, desde que comenzaron los entrenamientos, ha sido el piloto que más atención ha despertado en los aficionados y medios de comunicación norteamericanos. Fernando estaba como pez en el agua, no se le vio incómodo en ningún momento y habló con sinceridad siempre y con tranquilidad, tal vez sin ese corsé de la F1 en que no puedes decir nada, no vaya a ser…

Deportivamente, en EE UU han valorado mucho que Alonso se arriesgase a competir en una especialidad en la que nunca había probado con anterioridad y que, además, lograse ser muy competitivo desde el primer momento, sorprendiendo incluso a los miembros del equipo Andretti, acostumbrados a ganar y a trabajar con los mejores especialistas en óvalos del mundo.

Fernando luchó por la pole, constantemente estaba con las velocidades medias más altas de toda la parrilla y en la carrera supo manejar con maestría las cosas más complicadas como el tráfico, los rebufos o atender a las órdenes de los spotters. No ganó, pero pudo hacerlo, no cometió errores y sólo la rotura de su Honda, no podía ser de otra manera, le impidió estar esas últimas vueltas luchando en cabeza.

"El merchandising de Alonso se agotó en las jornadas previas a la carrera, el único piloto que colgó el sold out en sus productos"

Valga también como dato que el merchandising de Alonso se agotó en las jornadas previas a la carrera, el único piloto que colgó el sold out en sus productos. Pero el interés de Fernando en EE UU e Indianápolis va más allá de la carrera. Su nueva aventura empresarial, la marca de ropa Kimoa, tiene un gran interés en implantarse en Norteamérica y todo esto ha sido una gran campaña de marketing para la marca. Aquí Alonso ha demostrado tener la misma agilidad y olfato para el marketing que la Indycar.

No hay duda que Alonso ha conquistado Norteamérica y aunque no vuelva a correr las 500 Millas de Indianápolis, su figura ha alcanzado una nueva dimensión allí. La F1 tenía como objetivo principal conquistar el mercado estadounidense, Alonso se les ha adelantado.

Siguiente artículo
Alonso ganó 274.000 euros con la Indy 500; el ganador, 2'2 millones

Artículo Anterior

Alonso ganó 274.000 euros con la Indy 500; el ganador, 2'2 millones

Siguiente artículo

McLaren: "La decepción de Indy es chocante, pero no sorprende"

McLaren: "La decepción de Indy es chocante, pero no sorprende"
Cargar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos IndyCar
Evento Indy 500
Lugar Indianapolis Motor Speedway
Pilotos Fernando Alonso Compra Ahora
Autor Jacobo Vega