Thinking Forward
Especial

Thinking Forward

Berger sobre el futuro del motorsport: "Los fans quieren coches exigentes"

En la nueva entrega de #ThinkingForward, hablamos con el 10 veces ganador de grandes premios sobre su visión del DTM y lo que piensa de la actual Fórmula 1

Hace 30 años que Gerhard Berger fue compañero de equipo en la Fórmula 1 de Ayrton Senna en McLaren-Honda y hoy el austriaco está muy activo en el automovilismo como jefe del DTM.

La categoría ha sufrido una gran transformación este año, con un cambio de reglamento a GT3. Berger también está supervisando un ambicioso programa para crear un coche eléctrico del DTM de 1.000 CV como una posible vía para el futuro.

Empezamos con la F1, que ahora está dirigida por un antiguo colega de Berger de sus días en Ferrari, Stefano Domenicali.

"Me gusta la Fórmula 1. Sigue siendo muy competitiva, pero siento que en ocasiones ha perdido un poco el rumbo”, dijo Berger que destaca los espectaculares coches de los años 80 como referencia de lo que debería ser el Gran Circo. 

En cuanto a la dirección de la categoría, el directivo añade: "Chase [Carey, antiguo director general de la F1] nunca había visto la Fórmula 1 antes de entrar en su puesto. Y como estadounidense, es muy difícil entender la verdadera filosofía y las cosas reales que hay detrás de nuestro deporte".

"Por mucho que le aprecie como gestor, sigue sin ser la elección correcta, porque necesitas a alguien que entienda este negocio, que haya pasado tiempo en él y que sea capaz de hacer lo que Bernie [Ecclestone] hizo durante muchos años. Por eso pienso que Stefano es una opción mucho mejor en ese sentido, pero también conocemos el toque especial que tenía Bernie, un instinto asesino, con su forma de tratar diferentes temas. Ahora tenemos que ver si Stefano podría seguir de manera similar, pero creo que definitivamente ha sido la elección correcta para Liberty, y eso será muy bueno para el deporte”.

Gerhard Berger, McLaren

Gerhard Berger, McLaren

Mientras que Domenicali está trazando el rumbo de la F1, Berger está haciendo lo mismo con el DTM, una serie que se vio sacudida por los abandonos de los fabricantes tras el cambio de reglamento. Para 2021, la categoría de turismos alemanes aplicará el reglamento de GT3, pero a pesar de esto, Berger insiste en que el DTM sigue defendiendo los mismos valores.

"El ADN del DTM no cambiará en absoluto, lo que cambia es el reglamento técnico", afirma. "Tal vez los coches luzcan aún mejor como GT3 porque realmente parece un Mercedes, un BMW, un Audi, lo que faltaba antes. Además, durante muchos años, el gran tema era que debíamos tener más marcas y fabricantes en nuestra plataforma. Siempre teníamos dos o tres fabricantes y eso no era suficiente para los aficionados y los competidores".

"Ahora, los coches son más espectaculares porque los aficionados van a ver conceptos de coches como los que observan en la calle; con motor central, motor delantero, motor trasero. El único inconveniente con el que tenemos que lidiar es el Ajuste de Rendimiento, pero estoy bastante seguro de que lo vamos a gestionar de forma muy transparente y correcta. El resto, es todo lo mismo: el mismo formato de carreras sprint, la misma televisión, los mismos circuitos”.

Te puede interesar:

"El DTM no está relacionado con un reglamento técnico. El DTM significa que los pilotos profesionales compitan en coches; así que tenemos el más alto nivel de pilotos, tenemos los mejores equipos. Tenemos un formato de carreras sprint, así que no tenemos cambio de pilotos, lo cual nos distingue de otras series de GT que mezclan pilotos, quizá uno profesional y otro de pago”.

Gerhard Berger, ITR Chairman

Gerhard Berger, presidente de ITR

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta cualquier director general de una serie es decidir cuál será el tren motriz del futuro. La F1 y el WRC están apostando por los motores híbridos de combustión interna y los combustibles sostenibles, mientras otras categorías están apostando por la electricidad.

“Nadie sabe en dónde acabará finalmente la tecnología del tren motriz, incluso en un coche de producción”, dice Berger.

"Tenemos algunos mensajes muy claros que vienen de los políticos, pero me sorprende este gran paso. Nosotros decidimos ver si podemos crear un producto de carreras totalmente eléctrico, que podría ser interesante para los aficionados, pero paralelamente, seguimos manteniendo el motor de combustión, con biocombustibles o combustible sintético e híbrido".

Gerhard Berger, Ferrari 412T2

Gerhard Berger, Ferrari 412T2

Esta es una gran decisión, pero Berger tiene muy claro que deben ser los aficionados los que decidan cómo quieren que se motorice la serie que aman, aunque tiene claro cuál es el punto de partida.

"Cuando te alejas del deporte, entonces pierdes. Tienes que ser un deporte que muestre personas, pilotos, estrellas, quienes puedan gestionar situaciones de forma diferente a los seres humanos normales. Eso también tiene que ver con la fuerza motriz, mientras que todo lo demás viene después”, asegura.

"Como piloto, no me importa de dónde venga la potencia; ¿viene de un tren motriz eléctrico de hidrógeno o de un motor de combustión? No importa, porque lo que me gustaría como piloto es tener 1000 CV de potencia o más, porque eso permite un desafío”.

“Lo que los aficionados querrían ver es un coche que represente un reto, porque si no, no eres una estrella. Lo que salió de eso fue nuestro coche de pruebas en Hockenheim con 1200 CV de potencia y tracción a las cuatro ruedas, increíblemente rápido y espectacular. Ahora, nosotros construiremos a parte de ese modelo de demostración, un prototipo, con tecnología muy similar, pero con un aspecto diferente. Luego esperamos ofrecer en paralelo la posibilidad de elegir a los aficionados. Entonces veremos cómo se desarrolla el mundo, porque si no pones al aficionado en el centro, entonces esto no funcionará”.

En cuanto al futuro a más largo plazo, Berger es optimista y cree que el automovilismo tendrá una relevancia aún mayor, ya que la industria automotriz está sufriendo su mayor agitación del último siglo.

“Creo que será interesante en los próximos cinco años, en gran medida también porque la industria automotriz encontrará su solución final. En última instancia, debe haber una conexión entre los coches de calle y los de carreras. Creo que una vez que esto esté claro, entonces será de nuevo una gran posibilidad para el automovilismo el hecho de ser el banco de pruebas para las nuevas tecnologías de los coches de calle", concluyó.

Gerhard Berger, ITR Chairman with Rene Rast, Audi Sport Team Rosberg

Gerhard Berger, presidente de ITR con Rene Rast, Audi Sport Team Rosberg

compartidos
comentarios
Un ex compañero de Alonso en F1 pensó que moriría de COVID-19

Artículo Anterior

Un ex compañero de Alonso en F1 pensó que moriría de COVID-19

Siguiente artículo

Llega el primer canal en directo de noticias sobre el motor

Llega el primer canal en directo de noticias sobre el motor

Sobre este artículo

Campeonatos DTM , Fórmula 1 , General
Autor James Allen