Conectados por una pasión

La conectividad en tiempo real cambió la forma de vivir el deporte motor. Generó visibilidad a los fans más tecnológicos y relegó en parte a los que se resisten al ciber espacio, aunque todos siguen conectados por las grandes emociones.

Para los fanáticos del motorsport nada peor que un domingo sin acción y por ello se cuentan las horas y los días que restan para ver a los guerreros de la velocidad luchando por la victoria.

La pasión no se toma descanso más allá de que muchos intenten distraerse o pasar el rato, lo cierto es que todos esperan con ansias cualquier señal de que la nueva temporada está próxima a comenzar. 
Para muchos latinoamericanos, el Rally Dakar vino a poner un freno a esa espera y desde 2009, generó en pleno mes de enero, la dosis de acción que hace varias décadas atrás se disfrutaba con los Grandes Premios de Fórmula 1 en Argentina y Brasil. Inmediatamente después llega el clásico Rally de Montecarlo y definitivamente ya es una señal de que el año está en marcha.

Pero para los que no logran identificarse con el rally raid o con la categoría de los derrapes, la espera es un poco más larga, aunque hoy existe la posibilidad de ver todo lo que hacen los pilotos, los equipos, los circuitos, las categorías, es decir esa inmediatez que proponen las redes sociales.

La interacción es muy fuerte y la conectividad permite descubrir y contactar con aquellos que viven de igual manera el sentimiento por el motorsport, entonces todo aquel ritual que antes se hacía en solitario, como el hecho de prepararse para ver la transmisión de una competencia, vaya uno a saber a qué hora de este lado del mundo, en la actualidad se vive diferente porque del otro lado de las pantallas, a un click de distancia, hay otros apasionados haciendo lo mismo y todo se comparte.

De algún modo para muchas personas, esa interrelación a través del espacio cambió la forma de ver y de seguir las carreras y por supuesto modificó el escenario de la información, ya que se comparten datos, opiniones, broncas y alegrias todo en tiempo real y en algunas ocasiones con el piloto que da ese golpe de sorpresa al interactuar con sus seguidores o los relatores que ponen sus voces a las transmisiones y también se hacen eco de lo que sucede en el termómetro de las redes sociales.

Todo cambió abruptamente en los últimos años y la realidad indica que si bien la pasión es la misma, cada vez hay más medios que fomentan esa circulación permanente de datos y avivan la llama, aunque el riesgo es creer que todo lo que sucede pasa únicamente en ese micromundo tan particular de lo virtual.

Aún hay muchas personas que siguen mirando por el rabillo eso de armar tribunas virtuales para seguir una competencia. Eso no los hace ni más ni menos apasionados pero lo que ocurre es que hoy son invisibles para un sistema que fomenta todo el tiempo la participación de la gente.

Noten que las categorías, los equipos, los mismos pilotos y nosotros desde los medios de comunicación, invitamos todo el tiempo a ser parte, a vivir la experiencia, a integrarse y todo ello está dirigido pura y exclusivamente a quienes están más o menos cerca de las nuevas tecnologías, el resto convive con algo que pasa pero que no sabe muy bien como funciona.

Lo bueno y saludable es que para ellos la pasión por el deporte motor no decae, a pesar de no poder participar en el sorteo del casco de tal piloto o que su opinión no sea escuchada en el programa de la hora, todo porque la palabra hastag no está en su diccionario.

Esto es una muestra de que la evolución del deporte motor no solo se produjo en las pistas y en las máquinas, también fue cambiando el entorno de sus seguidores.

Y a pesar de que la esencia del motorsport pudo ser alterada en estos últimos años, no hay nada igual como ver a un piloto lanzado a toda velocidad, controlando a su máquina, superando cualquier obstáculo, erigiéndose en una especie de héroe al intentar batir al cronómetro.

Al fin y al cabo, estés o no del lado de los seguidores más tecnológicos, esas emociones que nos unen no necesitan nada más, para que estemos siempre conectados.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series General
Tipo de artículo Artículo especial