El curioso sueño de la infancia de Christian Horner lejos de la F1

El jefe de Red Bull, Christian Horner, siempre deseó dedicarse al automovilismo o la competición, aunque su sueño de la infancia estaba lejos de lo que ha acabado siendo.

El curioso sueño de la infancia de Christian Horner lejos de la F1
Cargar el reproductor de audio

Llegar a trabajar en la Fórmula 1 es el sueño de muchos aficionados al automovilismo, más aún si se trata de desempeñar el papel de director de un equipo y ser la estrella en las ruedas de prensa en grandes premios que deciden campeonatos del mundo. Así es como ha vivido el jefe de Red Bull, Christian Horner, desde el inicio de la escudería en la temporada 2005.

Natural de Leamington Spa [Reino Unido], el máximo responsable del conjunto de las bebidas energéticas comenzó su carrera en el mundo de la competición en su tierra natal en la Fórmula 3 en 1994, además de participar en la Fórmula 3000 en 1997, pero poco a poco se fue encaminando hacia el área de gestión cuando en 1999 fundó Arden International.

Lee las últimas noticias sobre Christian Horner en la F1:

En tan solo cinco cursos con Red Bull logró que subieran a lo más alto del podio, en el Gran Premio de China de 2009 con Sebastian Vettel, y precisamente con el alemán cosechó cuatro títulos mundiales de manera consecutiva desde 2010 a 2013, además de los campeonatos con Max Verstappen en 2021 y 2022.

Sin embargo, el sueño de Christian Horner no era ser el director de uno de los equipos más laureados de la historia de la Fórmula 1. El el podcast Diary of a CEO, el británico reveló lo que deseaba ser: "Quería ser Evil Knievel, un especialista. Había un programa llamado The Fall Guy, Lee Majors conducía un camión grande y me encantó".

Para quienes no lo conocieran, Robert Craig Knievel, más conocido como Evel Knievel, fue un motociclista de acrobacias estadounidense de la década de 1960 y 1970, y una de sus hazañas más recordadas fue la de saltar el Cañón Snake River en 1974.

"Siempre estuve obsesionado con los coches y la velocidad, lo que me fascinó desde muy joven. Cuando tenía 12 años, traté de ahorrar dinero y comprar un vehículo", continuó el inglés. "Encontré uno de segunda mano de veinte años en un anuncio en la parte de atrás de un periódico, no podía conducirlo en el césped, así que buscamos una pista y me di cuenta de que podía correr".

El jefe de Red Bull también explicó de dónde le venía esa pasión por las cuatro ruedas y la gasolina: "Mi familia tuvo una gran influencia, a mi padre siempre le gustaron los coches, y le apasionaban las motos y las carreras, además, trabajó como comisario de pista en su juventud".

"Mi madre siempre nos animó a hacer realidad nuestros sueños. Nos enseñó desde pequeños que no debemos conformarnos con lo 'normal', era muy decidida", aseguró Horner. "Así es como descubrí el mundo de las carreras a los 12 años. Después, mi padre y yo viajamos por todo el país para competir y se hizo internacional".

"Nunca me he visto como jugador de tenis o algo así, solo quería correr y ver horas de vídeo de carreras", explicó el británico. "Estudié todos los detalles y siempre observé de cerca lo que estaba haciendo Nigel Mansell".

"Si tienes algo en mente y realmente lo quieres, entonces se puede lograr. Después, fíjate una meta y concéntrate en ella", sentenció el responsable del equipo Red Bull en la máxima categoría del automovilismo.


¿Quieres leer nuestras noticias antes que nadie y de manera gratuita? Síguenos aquí en nuestro canal de Telegram y no te perderás nada. ¡Toda la información, al alcance de tu mano!

compartidos
comentarios

Mick Schumacher compara su coche de F1 con Ferrari de su padre

Por qué Sainz es clave para los objetivos del presidente de Ferrari