Por qué la tensión entre Red Bull y Mercedes F1 no se rebajará

La tensión entre Red Bull y Mercedes no ha hecho más que crecer en las últimas semanas. Analizamos si serán capaces de controlarla en los próximos meses.

Por qué la tensión entre Red Bull y Mercedes F1 no se rebajará

El jueves del GP de Hungría los jefes de Red Bull Racing y Mercedes sugirieron que quieren dejar atrás ese suceso en particular después de que los comisarios de la FIA decidieran no llevar el asunto más allá.

"No fue la respuesta que esperábamos, pero la aceptamos y ahora cerramos el capítulo y seguimos adelante", insistió Christian Horner, director de Red Bull.

"Creo que la F1 necesita contenido y controversia, y mientras esté en torno al deporte, puede ser bastante entretenido", dijo Wolff. "Pero hay ciertos límites que debemos respetar, y el deporte debe unirse y no crear más polarización, y especialmente en un deporte que no puede estar más orgulloso a estas alturas de su diversidad e igualdad".

"Tenemos que acertar con las palabras, y por lo tanto, apuntemos a desescalar la tensión en lugar de avivarla".

La realidad es que esas palabras en particular representan solo una tregua superficial en una batalla que va a continuar no solo hasta el final de esta temporada, sino también en años futuros.

Para Mercedes, en 2021 el objetivo es lograr no solo el octavo Mundial de Lewis Hamilton, sino también el octavo consecutivo para el equipo. El dolor de perder en el último año de la normativa actual sería intenso.

Lewis Hamilton, Mercedes

Lewis Hamilton, Mercedes

Red Bull, por su parte, no gana desde su último título con Sebastian Vettel en 2013. El equipo sabe que por fin tiene un coche que puede dar a Max Verstappen ese primer Mundial que claramente merece, y también es el último año con Honda y el apoyo total de la fábrica.

Ambas escuderías también son conscientes de que el reglamento de 2022 representa un reinicio completo, y aunque su nivel de recursos y su impulso general hace que sea probable que sigan siendo los líderes, eso no está en absoluto garantizado. Ningún equipo quiere dejar escapar el título de este año sin luchar.

En este contexto, es comprensible que el accidente de Silverstone, con su pérdida de puntos y el impacto de 1,5 de euros en su presupuesto, se haya convertido en el centro de atención del equipo de Milton Keynes.

Y Horner y Wolff están en el centro de la tormenta. Son dos personalidades poderosas que no lograron triunfar como pilotos de carreras pero que, ayudados por estar en el lugar adecuado en el momento oportuno cuando asumieron sus actuales funciones, se han establecido como fuertes líderes fuera de la pista.

No son, ni mucho menos, los primeros jefes de equipo de F1 que se enfrentan. En 1976, Teddy Mayer, de McLaren, y Daniele Audetto, de Ferrari, se pelearon tanto como sus respectivos pilotos, James Hunt y Niki Lauda, y en años posteriores y representando a los mismos equipos, Ron Dennis y Jean Todt fueron compañeros de copas.

Incluso desde aquella época de Michael Schumacher/Mika Hakkinen, lo que está en juego es cada vez más importante. El campeonato del mundo siempre ha sido el objetivo, pero ahora los equipos son mucho más grandes, con más empleados, y hay más dinero que ganar y gastar.

En cierto modo, Horner y Wolff llevan sobre sus hombros responsabilidades mucho mayores que sus predecesores, y eso, a su vez, aumenta la presión sobre ellos.

Te puede interesar:

"La F1 es un negocio competitivo", dijo Horner el jueves. "Es competitiva en la pista y fuera de ella. Evidentemente, este año ya hemos visto polémicas sobre las paradas en boxes y los alerones flexibles, entre otras cuestiones de las que ustedes no son conscientes.

"Pero la competencia es feroz. Y en una competición como en la que estamos, se trata de ventajas marginales, y de no dejar ninguna piedra sin remover. Es la primera vez que Mercedes se encuentra en esta posición en la era híbrida, y nuestra atención se centra en tratar de obtener el máximo rendimiento que podamos de nuestros pilotos, de nuestros coches, de todo el equipo".

"Y creo que el equipo ha hecho un trabajo fenomenal en la primera mitad del año, y todo depende de lo que hagamos en la segunda".

Christian Horner, Team Principal, Red Bull Racing

Christian Horner, Team Principal, Red Bull Racing

"Y creo que, por supuesto, esa rivalidad será intensa, y espero que no se siente el precedente de lo ocurrido en el GP de Gran Bretaña. Pero es inevitable en un deporte como el nuestro, con lo que está en juego, que haya una fuerte batalla dentro y fuera de la pista, porque eso es la F1".

"Y, en última instancia, los mayores beneficiados de ello son los espectadores al ver una competición emocionante y justa".

Por encima de todo, los jefes de equipo protegen a sus propios empleados, y naturalmente los pilotos son los primeros de la lista. Al igual que Horner se molestó por una falta de respeto percibida cuando Hamilton celebró en Silverstone mientras Verstappen estaba en el hospital, Wolff se frustró por lo que consideró comentarios injustamente críticos sobre su piloto por parte de Horner y Helmut Marko.

"Tus emociones se disparan", dijo Horner. "Por eso es deporte. Y creo que todos tenemos derecho a una opinión. Y creo que la principal preocupación era la seguridad de nuestro piloto".

Se dijo más en las presentaciones de esta semana a los comisarios de la FIA por parte de Red Bull, y en la propia audiencia, lo que llevó a una rápida respuesta en los medios de comunicación por parte de Mercedes, que señaló "esperamos que esta decisión marque el final de un intento preparado por parte de la alta dirección de Red Bull Racing para empañar el buen nombre y la integridad deportiva de Lewis Hamilton".

Era un mensaje bastante directo.

"Creo que queríamos devolver un poco de respeto a la discusión", explicó Wolff. "Entendemos que las emociones pueden estar a flor de piel y siempre es una cuestión de perspectiva y percepción, pero sentimos que esa línea se sobrepasó".

"Los comentarios que se hicieron durante y después del Gran Premio en Silverstone se elaboraron más en el documento y no siempre mirando solo el incidente, sino dándole un toque más amplio. Y eso, más allá de otras cosas, fue un paso más allá".

"Creo que los comentarios que se hicieron, seguramente por la emoción, iban directamente contra un siete veces campeón del mundo. Palabras como amateur no deberían tener cabida".

¿Esperaba Wolff una disculpa por lo de Hamilton?

Toto Wolff, Team Principal y CEO, Mercedes AMG

Toto Wolff, Team Principal y CEO, Mercedes AMG

"Todo el mundo tiene que decidir si quiere pedir disculpas o no", dijo. "Consideramos que los comentarios que se hicieron durante y después de la carrera y después en una declaración escrita y en la propia reunión estuvieron por debajo de lo normal, pero no depende de mí, ni tampoco Lewis quiere exigir ninguna disculpa".

Horner afirmó no estar demasiado preocupado por el punto de vista de su rival.

"Creo que la declaración de Mercedes es un poco antagónica, digamos", dijo Horner. "Pero realmente no le doy demasiada importancia. Nunca ha habido nada personal contra un solo piloto. Se trata de los acontecimientos que sucedieron y de una competición entre dos tipos. Si hubiera sido cualquier otro piloto, la reacción habría sido idéntica".

"No hay nada personal en ello, pero incluso un siete veces campeón del mundo puede cometer a veces errores o equivocaciones. Es algo normal de la vida".

¿Y qué pasa con el resto de la temporada? Al final todo depende de lo que ocurra en la pista.

Está en manos de Max Verstappen y Lewis Hamilton mantener el control: ambos son competidores por excelencia y son muy capaces de correr rueda a rueda y al límite sin sobrepasarlo, como demostraron en varias carreras a principios de esta temporada.

"Son carreras de coches y son peligrosas. Por eso creo que el respeto y la cabeza fría deben prevalecer en la pista", dijo Wolff. "Creo que es un gran campeonato, y vamos a seguir viéndolo".

"Creo que esa es la narrativa que siempre es emocionante, cuando tienes una rivalidad así entre grandes pilotos. Como sabemos, en la vida nunca nada es 100% correcto o incorrecto, cuando se miran los comentarios es bastante parejo. El 50% dice que Lewis tuvo la culpa, y el 50% dice que Max tiene la culpa. Así que cada uno tendrá su propia percepción".

"Creo que estamos preparados para una fascinante segunda mitad del año", dijo Horner. "Es inevitable que estos dos pilotos vayan a salir muy cerca en, potencialmente, las 12 o 13 carreras restantes".

"Obviamente, hemos visto el resultado de este incidente, solo espero que no juegue un papel importante en el resultado del campeonato y en las futuras carreras. Queremos buenas carreras. Queremos batallas duras y justas, y creo que eso es exactamente lo que nos gustaría ver al final de este campeonato".

Independientemente de lo que hagan los pilotos en el circuito, fuera de él es poco probable que las cosas se calmen.

"Es una competición", dijo Horner. "Y todos los departamentos de nuestra empresa están compitiendo, de igual a igual, contra Mercedes, nuestros pilotos, en todo el equipo, y hemos visto la intensidad de esa rivalidad en lo que va de año. Estoy seguro de que la segunda mitad va a ser tan fructífera como la primera".

Después de esa rueda de prensa, Valtteri Bottas provocó un accidente que dejó fuera de carrera a Checo Pérez y fuera de la lucha por la victoria a Verstappen, y volvieron los cruces de declaraciones (aunque esta vez en un tono un poco más leve).

Pero no, la tensión entre los dos gigantes con sed de victoria no bajará, al menos hasta que uno de ellos haya alcanzado la gloria y el otro acepte (o no) la derrota.

compartidos
comentarios
Sainz valora su primera mitad de año en Ferrari y su mejor carrera
Artículo Anterior

Sainz valora su primera mitad de año en Ferrari y su mejor carrera

Siguiente artículo

Alpine: "Lo impresionante de Alonso es cómo lee las carreras"

Alpine: "Lo impresionante de Alonso es cómo lee las carreras"