El GP de España de 1951 que coronó por primera vez a Fangio

Juan Manuel Fangio venció en el primer GP de España de Fórmula 1 en 1951 gracias al tamaño de sus neumáticos, lo que le dio su primer título mundial.

El GP de España de 1951 que coronó por primera vez a Fangio

Con antecesores como Guadarrama, Terramar y Lasarte –en este último se pudieron admirar las grandes máquinas europeas de los años 30– Barcelona albergó el primer gran premio de la recién bautizada como Fórmula 1. Ya en 1950, en el año de su creación, entró en el gran circo, pero como prueba de segunda división.

Fue un gran premio, pero no puntuó para el mundial, algo que sí sucedió en 1951. No en vano, Barcelona, a través de la Penya Rhin, había organizado muchas carreras en Montjuic, a instancias de Rudolf Caracciola, permitiendo a los aficionados españoles disfrutar de las manos de muchos de los mejores pilotos que dio la primera mitad del siglo XX.

La Guerra Civil española, primero, y la II Guerra Mundial, después, aletargaron la competición en España y Europa, y sólo después de más de un lustro se fueron restableciendo las competiciones patrias. Figura clave en ello fue Joaquín Molins. Como presidente de la Penya Rhin, empezó a organizar carreras en 1946. Los GP Penya Rhin pudieron haber tenido la categoría de GP de España, pero no fue así. Incluso la prueba de 1950 no se consideró como tal. Sí lo sería la edición de 1951, que sería la decimotercera.

El trazado constaba de parte de la Avenida del Generalísimo Franco, la Carretera de Esplugas y la Avenida de la Victoria, más un trozo del Paseo de Manuel Girona y de la Calle Numancia, para más de seis kilómetros de recorrido y seis curvas.

Fijado para el 28 de octubre, el GP de España fue la octava cita y última del calendario de 1951, y  a la misma llegaron tres pilotos a jugarse el título. Alberto Ascari y su Ferrari como líder; Juan Manuel Fangio, con su Alfa Romeo a dos puntos; y José Froilán González, con Ferrari también, a ocho puntos de Ascari. El que menos opciones tenía era González, que debía ganar, marcar la vuelta rápida y esperar a que sus rivales prácticamente no terminaran.

Más grandes premios históricos:

Cuestión de tamaño... de los neumáticos de la F1

Pirelli puso a disposición de los equipos unas gomas para llantas de 18 pulgadas que Alfa Romeo adoptó. No así Ferrari, que decidió seguir con las de 16. En la clasificación, Alberto Ascari no dio opción a nadie con un 375 rapidísimo. Juan Manuel Fangio se colocó segundo, por delante del otro Ferrari de González y del todavía campeón vigente, Nino Farina.

A pesar de la rapidez del Ferrari, la táctica del equipo de Maranello era no forzar en exceso y aprovecharse de la 'sed' de los Alfa Romeo: los de Portello debían parar más a repostar. En total, 19 coches tomaron la salida.

Alberto Ascari lideró la carrera en las primeras vueltas, pero en la cuarta, Fangio se puso primero. No sospechaba el argentino que no iba a abandonar esa posición en el resto de la carrera. A pesar de que se esperaban más paradas en boxes de Alfa Romeo, no fueron los repostajes los que decidieron la prueba, fue el tamaño de los neumáticos.

En la sexta vuelta, Piero Taruffi y su Ferrari entraron a boxes. Su coche había perdido una banda de rodadura. No se le dio mayor importancia, pero cuando en la vuelta siguiente el problema se reprodujo en el coche de Luigi Villoresi, el desasosiego se apoderó del box de Ferrari. En la octava vuelta era Ascari el que llegaba con las gomas destrozadas. Cuando en la 14 González se veía obligado también a parar, la causa quedó clara.

Las ruedas más pequeñas de Ferrari giraban más veces sobre el asfalto barcelonés, lo que unido a la gravilla en algunas zonas, castigaba a los neumáticos duramente. A más giros de la rueda al ser más pequeña, más desgaste. Los Alfa Romeo, con los nuevos neumáticos más grandes y con unas presiones altas recomendadas por Pirelli, se comportaban de manera excepcional.

Quedaba una opción para Ferrari. El ritmo muy regular de González cuidando sus neumáticos le llevó hasta la segunda posición a falta de 15 vueltas. Pero Fangio, que tuvo una carrera de lo más tranquila, subió un punto su velocidad para no tener problemas y ganar. Con ello consiguió el primero de sus cinco títulos mundiales. En el podio le acompañaron su compatriota González, único Ferrari en la vuelta del líder, y Nino Farina.

Hubo dos pilotos españoles inscritos con la Scuderia Milano y sus Maserati. Paco Godía, que llegó 10º, y Juan Jover, que no pudo tomar la salida por problemas graves de motor.

Hubo que esperar tres años, a 1954, para que la F1 volviera a Pedralbes, donde se volvieron a ver a las 'flechas de plata' de Mercedes. El accidente de Le Mans en 1955 provocó la clausura del circuito y la suspensión del GP de España a finales de aquel año. Alfa Romeo y Fangio vencieron en aquella carrera por tenerlos más grandes... los neumáticos.

Resultados del GP de España 1951 de Fórmula 1 donde se coronó Fangio

Pos Dorsal Piloto Constructor Vuelltas Tiempo
1 22 Flag of Argentina.svg Juan Manuel Fangio Alfa Romeo 70 2:46:54.10
2 6 Flag of Argentina.svg José Froilán González Ferrari 70 +54.28
3 20 Italia Nino Farina Alfa Romeo 70 +1:45.54
4 2 Italia Alberto Ascari Ferrari 68 +2 vueltas
5 24 Italia Felice Bonetto Alfa Romeo 68 +2 vueltas
6 26 Suíza Toulo de Graffenried Alfa Romeo 66 +4 vueltas
7 28 Francia Louis Rosier Talbot-Lago-Talbot 64 +6 vueltas
8 34 Francia Philippe Étancelin Talbot-Lago-Talbot 63 +7 vueltas
9 14 Francia Robert Manzon Simca-Gordini 63 +7 vueltas
10 44 España Paco Godia Maserati 60 +10 vueltas

compartidos
comentarios
Todos los récords de adelantamientos de la Fórmula 1
Artículo Anterior

Todos los récords de adelantamientos de la Fórmula 1

Siguiente artículo

Una nueva configuración de Red Bull impulsa a Pérez

Una nueva configuración de Red Bull impulsa a Pérez