Por qué la propuesta de clasificación sería un desastre

De alguna manera, la Fórmula 1 se encuentra considerando un sistema de clasificación de tiempo agregado para reemplazar al actual - un movimiento que haría las cosas aún peor, argumenta Jonathan Noble.

Los dementes están huyendo al asilo. Esa era la única explicación lógica que podría darse de lo ocurrido en el fin de semana de Bahrein, con la demencia de la Fórmula 1 acerca de qué hacer con la clasificación alcanzando niveles completamente nuevos.

Pues a pesar de que los equipos, los jefes de este deporte, los fans y los pilotos estaban todos de acuerdo en que el nuevo formato de eliminación no funcionaba, la Fórmula 1 está estudiando ahora un sistema que podría ser aún peor.

Tan malas han sido las alternativas al sistema y tan arraigadas están algunas de las posiciones políticas que piensan que ir de nuevo al formato de 2015 es inaceptable, que la Fórmula 1 está planteándose ahora un sistema de tiempo agregado que ofrece aún más cosas negativas que el que tenemos actualmente.

Tiempo agregado de nuevo

Once años después de que la F1 abandonara un formato anterior de tiempo agregado de dos sesiones que involucró a los niveles de combustible de la carrera, el concepto de sumare los dos mejores tiempos de los pilotos ha ganado algo de tracción debido a dos argumentos principales.

El primero es que asegurará que los coches estarán más tiempo en pista, y el segundo es que aumenta las posibilidades de alterar el orden porque en lugar de tres vueltas perfectas para lograr la pole, un piloto necesitará ahora seis vueltas buenas.

Los que apoyan la idea reclaman la evidencia de que Bahrein - donde Lewis Hamilton tuvo una primera vuelta fallida en la Q3 - muestra que la propuesta mezclaría el orden porque sus dos mejores vueltas le habrían valido solo para ser cuarto en parrilla.

Pero ese argumento es erróneo porque Hamilton no pilotó ante la exigencia de tener que hacer dos vueltas. Tenía la necesidad de conseguir una vuelta ultra rápida - a juzgar por su brillantez al final de la sesión - y esa es poca razón para pensar que no lo habría hecho bien con esa propuesta de formato.

De hecho, mientras que la clasificación de tiempo agregado tiene algunos defensores que piensan que puede alterar el orden, lo que no tienen en cuenta es que la naturaleza ultra competitiva de la Fórmula 1 -añadida a la dirección técnica que ha tomado - significa que lo que esperamos y lo que ocurre difiere mucho.

Competición de ahorro

Pidiendo a los conductores realizar dos buenas vueltas puede mostrar la concepción idealista de ellos estando al borde del precipicio, tratando de conseguir de lograr la vuelta perfecta el doble de veces que ahora.

Pero la realidad es que los equipos y los pilotos irán rápido exactamente hasta donde dure la vida útil de los neumáticos y durante el tiempo que permitan los sistemas de recuperación de energía. El resultado más probable será que los pilotos tendrán que refrendar su rendimiento en ambas vueltas dentro de los límites que los neumáticos y del coche sean capaces de alcanzar.

En lugar de ser una vuelta a pleno rendimiento y la siguiente tratar de mantener los neumáticos con vida, probablemente será más hacer dos vueltas en general al 95%. Lo mismo es cierto para la recuperación de energía - los pilotos tendrán que economizar la energía para estirar su buen rendimiento durante dos vueltas.

Ya no vamos a ver a los pilotos y los coches en su límite absoluto - como Romain Grosjean dejó claro el domingo por la noche.

"No soy un gran fan", dijo cuando le pregunté por sus opiniones sobre la eliminación en clasificación. "Hablé con Jenson [Button] y le dije que no me preocupaba. Pero sí, en la Q3 tienes dos juegos de neumáticos nuevos, por lo que deseas hacer el mejor tiempo posible. Con este sistema propuesto no puedes empujar del todo.

En el pasado, hacías un buen tiempo de vuelta con el primer set y luego ponías el nuevo conjunto, por lo que no te preocupabas por el estado en el que quedara, simplemente era: 'vamos, ¡a por ello!'".

"Si tienes que hacerlo dos veces, no es lo mismo. Tienes que ser coherente. El tiempo de vuelta más rápido puede no salir desde la pole. Entonces, ¿quién es el poseedor del récord de vuelta? Creo que a cada piloto le gusta la clasificación del año pasado. Eso es lo que queremos".

Perdiendo esas vueltas que se hacen con todas las agallas significa que hay menos posibilidades de error, por lo que en realidad hay menos posibilidades de alterar el orden establecido.

Un espectáculo complicado

Desde la perspectiva de la conducción no es bueno, y para los aficionados en las tribunas y en la televisión no va a ser positivo, ya que va más allá de ver a los coches en su máximo potencial.

Tratar de seguir lo que los pilotos están haciendo durante dos vueltas va a ser muy complicado para los realizadores de televisión y los comentaristas. Mientras un formato estilo al de las 500 Millas de Indianápolis – es una vuelta corta y los coches corren solos en la pista, así es fácil seguir todo los gráficos de pista y las tiempos en las pantallas – todos los coches juntos es una receta para complicarse.

Con tantos coches en la pista – y ninguno de ellos necesariamente estableciendo los mejores sectores – no habrá mucha narrativa en la sesión. Como lo fue en 2005, no estará claro quién es el más rápido o el desenlace de la batalla por la pole, y al final todo lo que se estará observando serán los resultados, más que lo que los coches están haciendo.

La otra gran preocupación es que la F1 se ha metido en tal aprieto que no puede permitirse el lujo de que el próximo paso sea malo: cualquier cosa que se implemente a partir de ahora será sometida a gran presión para producir emociones de inmediato.

Máximo ataque

La F1 ha estado trabajando durante más de un año entregando coches para hacer a los pilotos héroes de nuevo, por lo que parece totalmente contraproducente querer abandonar la perspectiva de permitirles ir al máximo los sábados. 

Lewis Hamilton habló brillantemente antes del Gran Premio de Bahrein sobre la forma en la que la F1 ha perdido uno de sus elementos clave: la necesidad de poner a los pilotos en la línea cada vez que se suben al coche.

En un momento dio una perfecta explicación del por qué no poder presionar al máximo no era bueno para las carreras.

Reflexionando sobre por qué no podía superar a Max Verstappen de Toro Rosso en Melbourne, dijo: "Tengo que explicar que es como si tienes 100 dólares, y tienes que rodar más de 40 vueltas. Así que si tratas de superar a otro coche y gastas 90 dólares, entonces no llegas al final de la carrera.

"Pero la gente no se preocupa por eso: la gente quiere verme en la carrera hasta el final. Ellos quieren ver el sudor que me cuesta adelantar y que haga una fantástica maniobra".

Para los aficionados, y por el bien del deporte, necesitamos que los pilotos se enfrenten. Y la historia de la F1 lo ha demostrado, especialmente ahora que estamos en el territorio de romper los registros por vuelta – que lo que sucede el sábado cuando estamos al borde importa.

Hacer que los pilotos usen sus 100 dólares en dos vueltas con un sistema de tiempo agregado en lugar de jugárselo todo a rojo o negro no es la respuesta.

**

Y si te interesa cuál es mi opinión, si se considera que existe una necesidad real de cambiar las cosas para el sábado (que no estoy convencido de que haya que hacerlo, y sería mejor volver al formato de 2015 y perfeccionar un formato de eliminación para 2017), entonces diría una carrera de clasificación de 22 vueltas.

Una parrilla invertida según la posición del campeonato (el líder comienza el último), empieza detrás del coche de seguridad y ya está. El último hombre en cruzar la línea de meta al final de cada vuelta es eliminado para compensar la parte de atrás de la parrilla.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Comentario