Por qué el intento de Piastri de unirse a McLaren implica riesgos

La polémica entre Oscar Piastri, Alpine y McLaren no es nueva, y en el pasado hemos visto situaciones simulares que recuerdan a lo que pasó con Lewis Hamilton en 2006.

Por qué el intento de Piastri de unirse a McLaren implica riesgos
Cargar el reproductor de audio

Después del Gran Premio de Gran Bretaña de 2006, el padre de Lewis Hamilton, Anthony, era un hombre frustrado, a pesar de que su hijo, entonces una estrella de la GP2 Series, acababa de conseguir una memorable doble victoria en ambas carreras en ese fin de semana.

Anthony estaba muy molesto por la situación que se vivía en McLaren y sintió la necesidad de expresar su opinión a este escritor.

Lo principal era que él y su hijo estaban así por la falta de información de McLaren sobre el futuro. Naturalmente, el padre de Hamilton consideraba que Lewis estaba más que preparado para la Fórmula 1, y quería que los de Woking le dieran un asiento de titular y, en caso de no hacerlo, Anthony sugirió que se marcharían a otro equipo.

¿Qué ha pasado con Oscar Piastri en Fórmula 1?:

Unas semanas más tarde, la escudería británica anunció que Hamilton ocuparía un hueco en el Gran Circo en 2007, junto a Fernando Alonso.

Dieciséis años después, la historia se repite. Una vez más, el nombre del momento y los que gestionan su trayectoria parecen estar frustrados con el equipo que ha estado apoyando su carrera deportiva. Y curiosamente, Alonso y McLaren vuelven a figurar en la historia.

La gran diferencia es que esta vez el joven en apuros se ha marchado de verdad, y ha dejado a sus mentores dando tumbos, tras pensar que lo ideal está en otro lado.

El episodio entre Oscar Piastri y Alpine está lejos de terminar, y aún queda por ver cómo se desarrolla legalmente.

Sin embargo, ambas partes han dejado claras sus posiciones. Los franceses están convencidos de que tienen un contrato con el australiano para 2023, mientras que Piastri y los que le dirigen creen que tenían libertad para firmar por McLaren.

Recapitulando, fue en enero de 2020 cuando Alpine anunció a Piastri como miembro de lo que entonces era la Renault Driver Academy. Su contratación vino tras la consecución del título en la categoría Eurocup, y es que el ganador tenía la oportunidad de unirse a la estructura de Fórmula 1 si lo deseaba como premio.

Mark Webber ayudó a sellar el acuerdo, pero no fue hasta varias semanas después que el ex piloto de Red Bull fue confirmado públicamente como manager de Piastri en un comunicado de prensa de su empresa, JAM Sports Management.

JAM no es una compañía de un solo hombre. Webber trabaja con un equipo dirigido por su esposa Ann, que tanto lo ayudó en su propia carrera, y un director general en forma de empresario australiano, Jason Allen. JAM también se ocupa del piloto de Fórmula E, Mitch Evans, del campeón mundial de jabalina, Kelsey-Lee Barber, y de varias estrellas emergentes del mundo de las dos ruedas.

En la página web de la empresa se indica que el "enfoque de los negocios se basa en unos sencillos valores fundamentales: integridad, honestidad, lealtad, respeto, responsabilidad y compromiso".

A lo largo de 2020 y 2021, Renault y más tarde Alpine apoyaron a Piastri en su camino en las categorías inferiores para ganar en la Fórmula 3 y la Fórmula 2, éxitos que lo llevaron a las puertas de la Fórmula 1 quizá más rápido de lo que esperaba.

Eso generó un gran problema. Con Alonso y Esteban Ocon confirmados para 2022, Alpine no tuvo más remedio que darle al australiano un papel de piloto de reserva mientras se preparaba para el Gran Circo con pruebas privadas en un monoplaza de años anteriores, alguna que otra sesión de FP1 y un sinfín de sesiones en el simulador.

El segundo contratiempo llegaría en 2023. Ocon seguía con contrato en vigor, y era obvio que Alonso tenía toda la intención de prolongar su estancia.

Por eso, hace unos meses, Alpine empezó a hablar con Williams sobre una posible cesión, similar a lo que hicieron con George Russell en Grove.

Ahí fue cuando en algún momento de las últimas semanas, McLaren entró en escena. El director de la escudería, Andreas Seidl, trabajó muy cerca de Webber en su época con Porsche en el WEC, y siguen siendo amigos. Además, Piastri fue nombrado en marzo piloto de reserva del equipo de Woking, con el permiso de Alpine.

Por lo tanto, no fue difícil para McLaren plantear a Webber una pregunta sencilla. ¿Vendría Piastri con ellos si se deshacían de Daniel Ricciardo?

Inevitablemente, Webber y Piastri estaban interesados, ya que McLaren sería un claro paso adelante respecto a Williams. La gran diferencia era que el CEO de los de Woking, Zak Brown, y sus socios querían tener el derecho completo sobre el joven, y no dejar a Alpine "vinculado" con él para un posible regreso en 2024 o 2025. El manager australiano confirmó que, desde su punto de vista, su piloto sí podía firmar por McLaren, ya que no tenía obligaciones con Alpine.

Fue solo después de que se alcanzara dicho acuerdo, Piastri asumiría un papel de reserva en 2023, a la espera de un acuerdo con Ricciardo, después de que Alonso sorprendiera a Alpine al firmar por Aston Martin, sin siquiera detener formalmente las conversaciones sobre la próxima temporada.

Eso significaba que su asiento en Alpine estaba disponible para Piastri. Sin embargo, ese barco había zarpado...

A principios de la semana pasada, el director del equipo galo, Otmar Szafnauer, y el director general, Laurent Rossi, ya sabían que el joven piloto australiano había sido seducido por McLaren. Pronto jugaron su mano legal anunciando que correría para Alpine el próximo año, sabiendo que la respuesta probable sería un "no, no lo haré", que es exactamente lo que ocurrió.

En Woking insisten en que el piloto está libre, y que el contrato correspondiente simplemente no se firmó [no hubo una fecha límite hasta el 31 de julio, ni nada por el estilo].

El mal para Alpine viene porque perdieron de vista el mercado de pilotos, no previeron que Alonso y Piastri encontrarían otras opciones, y que el equipo pasaría de repente de tener tres pilotos a ninguno.

Fuentes de Alpine lo desmienten y sugieren que los papeles que tiene la escudería aseguran que aún tienen hasta el 31 de diciembre para decidir qué hacer con Piastri el año que viene, ya sea darle un asiento en Enstone o colocarlo en Williams. Existe a su vez una opción para 2024 que se extiende hasta mediados de septiembre de 2023.

Sea cual sea la situación legal, ¿han tomado Webber y Piastri la decisión correcta?

Naturalmente, todo piloto quiere estar en el mejor coche posible lo antes posible.

Sin embargo, un año o incluso dos al lado de Alex Albon en Williams habría sido un buen lugar para aprender. El hecho de no ir directamente a una escudería importante no perjudicó a Russell, ni tampoco a pilotos como Alonso en Minardi, Max Verstappen en Toro Rosso, y Kimi Raikkonen y Charles Leclerc en Sauber, por nombrar solo algunos.

Resulta que, en realidad, Piastri no se aleja de Williams, sino de la posibilidad de comenzar su carrera en Alpine, un equipo oficial de un fabricante de coches, no lo olvidemos.

Ocon lleva un tiempo allí y está bien asentado, pero el propio Piastri lleva tres años en la escudería. Habría tenido todo el apoyo de un conjunto que ha invertido en él, y por lo tanto le habría dado tiempo para hacer coger experiencia y cometer el tipo de errores que los novatos normalmente tienen que pasar y aprender de ellos.

En McLaren estará en un entorno desconocido, y se enfrentará a Lando Norris, el protegido de Zak Brown, que cumplirá su quinto año en el equipo. El británico es muy bueno, y se encuentra totalmente a gusto en  Woking, tras pasar por sus filas como junior.

Piastri, con un enorme talento como es obvio, será el recién llegado, el hombre que también tiene que justificar al mundo que valía la pena deshacerse de Ricciardo por él. La historia puede contar con que lo haga, pero es una tarea difícil

Queda una pregunta obvia, ¿será McLaren más competitivo que Alpine en los próximos tres o cuatro años? Nadie puede responder a eso todavía y, por tanto, ir a Woking es, en cierto modo, tirar una moneda al aire.

Es inevitable que la disputa pase ahora a la Junta de Reconocimiento de Contratos, el organismo que los equipos de F1 acordaron hace muchos años que emitiría juicios sobre estos asuntos.

Podría pasar que Piastri y Webber tuvieran razón por un tecnicismo legal, y que Alpine pasara por alto algo, o se olvidara de marcar una casilla, permitiendo al joven australiano eludir cualquier compromiso. Se podría argumentar que se trata de una práctica típica de la F1, pirañas en acción.

Sin embargo, Alpine ha dejado claro que hay algo aquí que va más allá de cualquier asunto legal enterrado en un contrato, y eso es la lealtad y los otros valores fundamentales destacados por el propio sitio web de JAM.

A veces, los jóvenes pilotos ligados a los equipos de F1 pueden encontrarse en un callejón sin salida, y no se los puede culpar por querer liberarse.

Sin embargo, Renault/Alpine tenía una intención genuina de llevar a Piastri de la Fórmula Renault a la F1, y el equipo hizo todo lo posible para que eso sucediera, a pesar del bloqueo provocado por Alonso/Ocon que parecía que lo obligaría a iniciar su aprendizaje en el Gran Circo con Williams.

Hay que considerar lo que Alpine ha realizado en la carrera de Piastri solo en 2022. Hasta ahora ha hecho unos 3.500 km de un total previsto de 5.000 km de pruebas privadas, incluyendo un test con el RS18 en Paul Ricard en febrero, seguido de otras sesiones en el A521 en COTA, Doha, el Red Bull Ring, Silverstone y Monza.

Está previsto que tome parte de dos sesiones de entrenamientos libres oficiales en algún momento después de las vacaciones de verano.

El equipo se ha gastado millones de euros para realizar esas pruebas y prepararlo para que llegue a la F1 lo más listo posible.

Y a cambio, Piastri y Webber parecen haber mostrado el dedo corazón a Alpine y se han dirigido a la puesta de sol de Woking.

Al hacerlo, han enfadado, no solo a Alpine y al Grupo Renault en general, sino también a Williams, desairada en favor de McLaren.

Es posible que Piastri resulte ser tan bueno y esté tan solicitado que McLaren pronto luche contra equipos como Ferrari, Mercedes e incluso Red Bull, y así no tendrá que preocuparse por haber hecho enfadas a escuderías de la parte más baja de la parrilla.

Sin embargo, la F1 es un mundo pequeño. Nunca se sabe cuándo Piastri podría necesitar un favor en el futuro. También se puede especular con que la próxima vez que Webber tenga un joven piloto a su lado no le resulte tan fácil conseguir apoyo.

Lo más importante es lo que este caso podría significar para los programas de jóvenes pilotos en el automovilismo. Una empresa como Renault, con miembros del consejo de administración y accionistas a los que rendir cuentas, podría pensárselo dos veces la próxima vez que su equipo de F1 le pida que ayude a un joven piloto.

¿Por qué invertir millones si el piloto puede salirse tan fácilmente?

Existe una gran posibilidad de que el siguiente paso de Alpine vaya más allá de la Junta de Reconocimiento de Contratos y llegue a los tribunales, si el equipo decide que quiere recuperar lo que ha gastado en preparar a Piastri para la F1.

compartidos
comentarios
Análisis: Hamilton, el único en la F1 que no falla en 2022
Artículo Anterior

Análisis: Hamilton, el único en la F1 que no falla en 2022

Siguiente artículo

Hamilton explica cómo vivió el "indescriptible" final de Abu Dhabi 2021

Hamilton explica cómo vivió el "indescriptible" final de Abu Dhabi 2021