Fórmula 1
02 jul.
-
05 jul.
FP1 en
31 días
30 jul.
-
02 ago.
FP1 en
59 días
27 ago.
-
30 ago.
FP1 en
87 días
03 sept.
-
06 sept.
FP1 en
94 días
17 sept.
-
20 sept.
FP1 en
108 días
24 sept.
-
27 sept.
FP1 en
115 días
08 oct.
-
11 oct.
FP1 en
129 días
R
GP de México
29 oct.
-
01 nov.
FP1 en
151 días
12 nov.
-
15 nov.
FP1 en
164 días
R
GP de Abu Dhabi
26 nov.
-
29 nov.
FP1 en
178 días

Phil Hill, el campeón que esquivó la muerte y aprendió de ella

compartidos
comentarios
Phil Hill, el campeón que esquivó la muerte y aprendió de ella
Por:
26 abr. 2020 17:17

Recordamos la historia y la carrera de Phil Hill, un inteligentísimo piloto que se convirtió en campeón del mundo de Fórmula 1 en 1961.

Philip Toll Hill Jr. es quizás el campeón del mundo menos valorado en la historia de la Fórmula 1, y uno se pregunta si eso es simplemente el resultado de ser tan inteligente. Las personas más sabias aprenden no solo de sus propios errores, sino también de los ajenos, y ese chico nacido en Miami y criado en Santa Mónica había sido testigo de muchas desgracias cuando alcanzó la gloria en la cima del automovilismo en 1961. Había esperado mucho y había aprendido a no tentar a la suerte.

"La verdad obvia es que es probable que todos nos matemos si pilotamos más allá de nuestras cabezas", dijo a su biógrafo, William F. Nolan. "Personalmente, mi conducción siempre ha tenido un alto factor de precaución".

Hill siempre dejaba un margen porque comprendía mejor la mecánica... y el peligro en una época en la que los coches eran mucho menos fiables que en la actualidad. Nunca fue un piloto espectacular, alguien que llevara el coche hasta el extremo de romperse. Por el contrario, trató de emular el estilo del gran Fangio, cuya política de ganar a la menor velocidad posible dio enormes resultados. Hill solo sacó a la luz la verdadera profundidad de su talento cuando tuvo que hacerlo, ya fuera en clasificación, para remontar en carrera o conduciendo bajo la lluvia con un coche en el que se sentía cómodo... relativamente hablando.

Y si Hill dejaba un margen por deseo de sobrevivir, esa también era una buena política en un periodo en el qu los coches se sacudían y se estremecían sobre ruedas de alambre en pistas rodeadas de zanjas, árboles y bancos empinados de tierra sólida. Las consecuencias de una rotura mecánica o de un error de conducción eran brutales.

Pero no hay que confundir su admitido 'factor de precaución' con falta de valentía. Cuando fue segundo en las 12 Horas de Reims en 1957, Hill fue testigo de la muerte de su amigo y compatriota Herbert Mackay-Fraser en la carrera de Fórmula 2 que se celebraba también allí ese fin de semana. Ocurió solo unos meses después de que Hill también hubiera perdido a dos compañeros de equipo en Ferrari, Eugenio Castellotti en un test en el Autódromo de Módena y Alfonso de Portago en el Mille Miglia.

"Cualquier euforia que pudiera sentir por haberlo hecho bien en Reims quedó a un lado con la muerte de Mac Fraser", explicó Hill. “Mac iba en un Lotus Mk XI muy rápido. En la vuelta 27, trompeó sobre un charco de aceite, volcó y salió disparado contra un poste. Fue un shock terrible, era un gran amigo, pero cuando compites aceptas el peligros así como las posibles recompensas. Simplemente no puedes permitir que otra fatalidad, por personal que sea, te haga perder la conciencia. Es difícil para un piloto comprender ese estado mental necesario, esa aparente insensibilidad, pero un profesional debe dejar a un lado todas las emociones destructivas si quiere continuar. Cuando tres pilotos como Castellotti, Portago y Fraser mueren en la misma temporada, no es fácil, pero aprendes a adaptarte al peligro o dejas de correr. Y yo no quería dejarlo".

Todo lo contrario, de hecho, pedía ser incluido en el equipo de Fórmula 1 de Ferrari y le molestaba que Enzo le considerara más un especialista en coches deportivos, mientras que a Castellotti, Luigi Musso, Peter Collins y Mike Hawthorn les permitía pasar de un lado a otro entre categorías.

Para entonces, Hill ya había ganado en las 12 Horas de Sebring, compartiendo un Ferrari 750 Monza Spyder con Carroll Shelby, había hecho lo mismo con Olivier Gendebien con un Ferrari 857S en los 1000 km de Buenos Aires, había ganado dos veces el Road America 500 (sí, con Ferrari las dos veces), y tres veces conquistó el Gran Premio de Monterrey en las carreteras de Pebble Beach, una vez con un Jaguar XK120 y dos con un Ferrari.

Hill drives co-driver Gendebien to the podium ceremony atop the Ferrari 250TR, following the first of their three Le Mans 24 Hour wins together.

Hill lleva al copiloto Gendebien a la ceremonia del podio en lo alto del Ferrari 250TR, tras la primera de sus tres victorias juntos en las 24 horas de Le Mans.

Hill decidió que en 1958 tenía que debutar en la Fórmula 1, independientemente de la aprobación de Ferrari.

"Sentí que se abría una brecha en mi carrera", explicaba Hill. "Tenía que pasar a la F1. Empecé a sentir que que tal vez nunca iba a ser un piloto de primer nivel, que algo en mí podría impedirme alcanzar la etapa final en el automovilismo. Hay varios pilotos a los que les va bien en coches deportivos y resistencia, pero parece que no pueden hacerlo bien con un F1. Yo estaba empezando a estar atormentado por el temor de que tal vez podría ser uno de ellos. Tenía que averiguarlo".

No era un hombre de una extrema confianza, sino de una firme determinación. Después de ganar los 1000 kilómetros de Buenos Aires en 1958 con Collins, Hill se quedó en Argentina para probar un Fórmula 1, el Ferrari Dino 246, y después de verse inicialmente sorprendido por la velocidad y la agilidad del monoplaza en comparación con los coches deportivos, redujo su tiempo hasta lograr una marca que lo habría colocado séptimo en la parrilla del Gran Premio de Argentina.

Sin embargo ni eso, ni sus victorias en las 12 Horas de Sebring (con Collins) y en la carrera que Ferrari valoraba por encima de todas las demás en ese momento, las 24 Horas de Le Mans (con Gendebien) fueron suficientes para que Il Commendatore diera al estadounidense de 31 años de edad una oportunidad en F1. Así que Hill aceptó la oferta de Jo Bonnier de competir con su Maserati 250F viejo en el Gran Premio de Francia, para disgusto del manager del equipo Ferrari, Romolo Tavoni!

 

Desde sus inicios en F1, Hill vivió de cerca el peligro. En su debut, cuando acabó séptimo, vio la muerte de Luigi Musso al perder el control de su Ferrari y salirse de la pista llegando a una zanja, que volcó el coche. Hill tenía una gran compasión y no vio esa tragedia como una oportunidad de unirse a Hawhorn, Collins y von Trips en el equipo de F1 de Ferrari. De hecho, sabía que haber debutado con un coche fabricado por el archienemigo de Ferrari, Maserati, podría poner en peligro su futuro con los del Cavallino. Hill se resignó a la idea de que tendría que esperar hasta 1959 para disputar otra carrera de F1. Pero su oportunidad llegó mucho antes que eso.

Solo tres Ferrari disputaron el Gran Premio de Gran Bretaña, y Collins y Hawthorn consiguieron un doblete. Pero cuando llegó el Gran Premio de Alemania en Nurburgring, y los organizadores de la carrera decidieron completar la parrilla con monoplazas de Fórmula 2, Ferrari inscribió a un pequeño 156 de 1.5 litros y se lo dio a Phil Hill. En clasificación fue segundo entre los participantes de F2 detrás del Cooper-Climax de Jack Brabham, pero justo antes de la carrera, cuando un mecánico le empujaba hacia la parrilla, vio cómo su coche perdía una rueda. No era el mejor presagio ni tranquilizaba mucho tener que dar 15 vueltas al 'Infierno Verde' de 23 kilómetros y decenas de curvas.

No obstante, Hill mantuvo una ventaja de un minuto sobre los demás F2 cuando trompeó sobre un parche de aceite, golpeó un banco y dañó el coche antes de continuar y ser quinto en su categoría. Sin embargo, cuando volvió a boxes, se enteró de que Collins luchaba por su vida después de salirse de pista y chocar con un árbol mientras luchaba contra el Vanwall de Tony Brooks. El apuesto británico moriría en el hospital esa noche.

Y ahí, con la muerte de dos de sus estrellas en menos de un mes, Ferrari realmente necesitaba a alguien, además de a von Trips, para ayudar a Hawthorn en su batalla por el título contra Stirling Moss (Vanwall). Eso quedó claro cuando Moss derrotó a Hawthorn en Oporto, mientras que von Trips fue quinto. En el Gran Premio de Italia, habría cuatro Ferrari en la parrilla, con Hill y Gendebien completando la alineación. Hill atacó desde el principio tratando de actuar como 'liebre', esperando que Moss exprimiera mucho su Vanwall en su búsqueda. Pero contaba con frenos de tambor, a diferencia de los discos en el Vanwall, o incluso en el Ferrari de Hawthorn, y también con una iteración menos potente de 15 CV en el motor Dino, en comparación con el de Hawthorn. Hill tenía que esforzarse mucho más para mantener el liderato. En la vuelta 4, sufrió daños en uno de sus neumáticos traseros Englebert, lo que le hizo trompear y tener que volver a boxes.

Hill volvió a la carga, batió el récord de vuelta de Monza y volvió a la cabeza de carrera (Moss se había retirado por un fallo en la caja de cambios) antes de tener que parar nuevamente por sus neumáticos. A pesar de otro trompo, se acercó a Hawthorn y persiguieron al Vanwall de Brooks, pero Hill se contuvo para permitir que Hawthorn, que sufría problemas de embrague, recortara más puntos a Moss. Hill no tuvo reparos en hacer de jugador de equipo y se contentó con lograr su primer podio en la que era su segunda carrera con un Fórmula 1.

Hill heads Hawthorn in Casablanca, but the rookie would cede second to his teammate, allowing him to score enough points to become Britain's first F1 World Champion.

Hill, por delante de Hawthorn en Casablanca, pero el novato cedería en segundo lugar a su compañero de equipo, lo que le permitió sumar suficientes puntos para convertirse en el primer campeón del mundo de F1 de Gran Bretaña..

Cuando se le pidió que rindiera igual en la última carrera de la temporada en Casablanca, Marruecos, quedó en evidencia la enorme confianza que ya tenían Ferrari y Tavoni en Hill. Y se trataba de un veterano que solo había disputado tres grandes premios de F1 (solo uno en el coche que iba a llevar en esa carrera), y que tenía que luchar contra el mejor piloto de F1 del momento y que tenía un monoplaza con mejores frenos que él. Phil se puso brevemente primero por delante de Moss antes de una pequeña salida de pista que le bajó al cuarto puesto. En cinco vueltas había vuelto a pasar al BRM de Bonnier y a su compañero de equipo Hawthorn, pero no podía con el Vanwall del líder. Finalmente, sin embargo, cedió en segundo lugar a Hawthorn, lo que permitió a su compañero de equipo hacerse con el título de campeón solo un punto por delante de Moss.

Hawthorn was grateful for his teammate's help at both Monza and Casablanca.

Hawthorn, agradecido con su compañero por la ayuda en Monza y Casablanca.

Fue la última carrera de Hawthorn, que había decidido retirarse a los 29 años, pero el rubio inglés solo pudo disfrutar tres meses de su jubilación, antes de morir en un accidente de tráfico. Cuando comenzó la temporada 1959, el dueño del equipo Vanwall, Tony Vandervell, estaba desconsolado por la pérdida de Stuart Lewis-Evans. El prometedor piloto, que ya sumaba dos poles y dos podios, se estrelló en Casablanca cuando su motor se detuvo rápidamente y el impacto provocó un incendio. Aunque Lewis-Evans pudo salir del coche, murió a causa de sus quemaduras seis días después.

La desaparición del equipo Vanwall llevó a Brooks a Ferrari, donde Hill aprendió observando de cerca a un hombre que en sus mejores días había demostrado ser capaz de igualar a Moss. Brooks lograría dos victorias para los de Maranello, y aunque ninguna fue para Hill, logró tres podios y fue cuarto en el campeonato, a pesar de que el equipo no disputó el GP de Gran Bretaña cuando los trabajadores de su fábrica se declararon en huelga. Hill tendría que contentarse con tres victorias en coches deportivos: él y Gendebien tuvieron que usar el Ferrari Testa Rossa de Dan Gurney/Chuck Daigh Ferrari en Sebring cuando se rompió un diferencial en su coche, y Hill añadiría luego triunfos en Nassau y Riverside.

1959 French GP at Reims. Brooks's Ferrari battles with Brabham's Cooper, Hill's Ferrari runs third, while Moss's BRM and Masten Gregory's Cooper dispute fourth. Brooks would lead Hill home in a Ferrari 1-2, the first of three podium finishes for the American in his first full season of F1.

GP de Francia de 1959 en Reims. El Ferrari de Brooks lucha con el Cooper de Brabham, el Ferrari de Hill va tercero, mientras que el BRM de Moss y el Cooper de Masten Gregory se disputan el cuarto lugar. Brooks y Hill darían un doblete a Ferrari, siendo el primero de tres podios para el estadounidense en su primera temporada completa en F1.

Brooks dejó el equipo a final de temporada para poder pasar más tiempo en su Inglaterra natal, mientras que Gurney, al que habían fichado por recomendación de Hill, también se fue, harto de la política del equipo. Pero Hill se quedó en 1960 con resultados similares: éxito en coches deportivos, pero sin la gloria en F1. Hill compartiría el coche ganador con Cliff Allison en los 1000 km de Buenos Aires, el ganador de su categoría en el Targa Florio con von Trips, y el coche que fue tercero en los 1000 km de Nurburgring con Allison y Willy Mairesse.

En Fórmula 1, logró un impresionante tercer puesto en Mónaco, pero fue en Monza donde al fin logró su primera victoria. Fue un triunfo vacío, ya que la carrera se llevó a cabo en la versión de la pista que incorporaba el peralte, y Lotus, Cooper y BRM se habían retirado considerando que era inseguro, pero Hill encabezó un triplete de Ferrari. Sin embargo, tanto en la clasificación como en la carrera se dio un resultado doblemente significativo. Fue la última victoria en Fórmula 1 para un coche con motor delantero, y la primera victoria de un estadounidense en un gran premio desde la de Jimmy Murphy había en Le Mans 1921.

Una victoria significante, a pesar de la ausencia de los equipos británicos. El triunfo de Hill en Monza 1960 fue el último de un coche con motor delantero en F1, y el primero de un americano en 40 años

Una victoria significante, a pesar de la ausencia de los equipos británicos. El triunfo de Hill en Monza 1960 fue el último de un coche con motor delantero en F1, y el primero de un americano en 40 años.

Para el final de la temporada en Riverside, California, las cosas cambiaron. De hecho, los equipos británicos sí disputaron esa carrera, pero Ferrari no, lo que le dio a Hill la oportunidad de probar un Cooper-Climax para el equipo Yeoman Credit. Ahí descubrió que pilotar coches de F1 con motor trasero le gustaba más (también probó el primer coche de ese estilo de Ferrari durante los test en Zandvoort), y Hill, pese a problemas en la salida, logró ser sexto.

Los equipos británicos habían intentado luchar contra las nuevas reglas de motores de la F1 para 1961, cuando la FIA redujo la capacidad del motor de 2.5 a 1.5 litros en un intento por frenar los coches buscando mayor seguridad. Eso añadió 3 segundos a los tiempos por vuelta en una pista de "pilotaje" como Mónaco, y 9 segundos en una pista de "potencia" como Spa. Ferrari, después de haber usado el V6 de 1.5 litros en su coche de F2 durante tres años, estaba de acuerdo con la idea y el primer F1 con motor trasero competitivo de la Scuderia fue el 'Sharknose' Ferrari 156.

Hiill cumplió. Tanto en Mónaco como en Nurburgring, el equipo tuvo que ver cómo el brillante Moss ganaba con su Lotus 18 de baja potencia, pero durante el largo recorrido de la temporada, la batalla por el título se convirtió en una lucha entre Hill y su compañero von Trips. Cada uno ganó dos carreras, y por lo general estuvieron igualados, pero Hill sumó cinco poles consecutivas, ¡incluida la primera vuelta a Nurburgring en menos de nueve minutos! Solo estuvo por detrás de von Trips en un lluvioso Aintree. Allí Phil se asustó a sí mismo después de solicitar un cambio en el equilibrio de los frenos que enfáticamente no funcionaba en mojado y le hizo tener una falta cercana con un poste de la puerta. Un giro y pérdida de alquitrán fundido en Reims sería su único error para perder la carrera en toda la temporada.

No obstante, llegó a Monza detrás de von Trips en la lucha por el título, y en un circuito que nuevamente usó el diseño con la banca, Hill no estaba contento con su motor durante los entrenamientos y solo pudo clasificarse cuarto. Sin embargo, con una nueva unidad de potencia para la carrera, Hill ya estaba en cabeza al final de la primera vuelta, por delante de Ginther, cuando se dirigían a la Parabolica en la vuelta 2. Von Trips acababa de pasar al Lotus de Clark pero, juzgando mal su diferencia de velocidad con el Lotus, se echó a la izquierda de la pista al frenar para girar. Su neumático trasero izquierdo rozó el delantero derecho de Clark y ambos perdieron el control de sus cochees. El Lotus se tocó con un banco de tierra dejando a Clark aturdido pero no herido, pero el Ferrari de von Trips subió por el blanco y acabó contra los espectadores, matando a 14 de ellos, antes de detenerse y de arrojar el cuerpo del piloto al suelo.

Another Italian GP win for Hill, this time in the Ferrari 156 in 1961, and resulting in the championship. There would be no celebration, however as teammate and title rival Wolfgang von Trips had died in an accident on Lap 2.

Otra victoria del GP de Italia para Hill, esta vez en el Ferrari 156 en 1961, y que le dio el título. Sin embargo, no habría celebración, ya que Wolfgang von Trips, su compañero de equipo y rival por el mundial, había muerto en un accidente en la vuelta 2.

Hill pasó por el lugar del accidente y, como era de costumbre en esa época, la carrera no se detuvo. Vio a los coches involucrados y después de ganar la carrera, se sorprendió al escuchar la noticia de la violencia y las consecuencias del accidente. Después de portar el féretro en el funeral de su compañero alemán, solo una visita privada con la madre de Wolfgang comenzó a aliviar la tensión que Phil había estado sintiendo durante todo el año.

La temporada en resistencia había sido una mezcla pe sensaciones ara Hill. Él y Gendebien ganaron las 12 Horas de Sebring con el Ferrari 250TRI / 61, luego se pelearon inmediatamente antes del comienzo de la Targa Florio, lo que provocó que Hill, enfadado, estrellara el nuevo 246SP de motor central en la primera vuelta del Piccolo Curso de Madonie. Hill se había unido a von Trips para los 1000 km de Nurburgring, y demostró ser sensacional en ese mítico trazado, superando el récord de vueltas de coches deportivos en 16 segundos. Sin embargo, con neumáticos de lluvia desgastados en una pista que se secaba, su 246SP pisó un charco en una recta y el accidente les obligó a abandonar.

Para Le Mans, Hill y Gendebien corrigieron sus diferencias y volvieron al V12 Testa Rossa con motor delantero. En un duelo durante 15 horas con el coche similar de Pedro y Ricardo Rodríguez que llevaba el equipo norteamericano NART, el combo estadounidense-belga solo pudo relajarse cuando sus rivales mexicanos perdieron casi media hora en boxes con un fallo del condensador, y luego abandonaron. Hill y Gendebien lograron su segunda victoria juntos, y la tercera de Gendebien en total.

The Hill/Gendebien V12 Ferrari 250 TRI/61 heads to another Le Mans triumph in ’61, here chased by the Ginther/von Trips V6 246SP which would fail to go the distance.

El Hill/Gendebien V12 Ferrari 250 TRI/61 camino a otro triunfo en Le Mans en el 61, aquí perseguido por el V6 246SP de Ginther/von Trips.

Con el título ganado, un Hill más relajado debería haber sido un piloto aún mejor en el 62, a pesar de su creciente malestar por lo que consideraba un clima de traición en Ferrari, donde desconfiaba de algunos miembros del equipo. Climax y BRM habían creado motores V8 de 1.5 litros que superaban a los Ferrari 156 V6 apenas desarrollados, y después de empezar la temporada con tres podios, Hill nunca volvió a aspirar a victorias.

Nuevamente encontró alivio en los coches deportivos: con Ricardo Rodríguez fue segundo en las 3 Horas de Daytona, mientras que con Gendebien vencería en la categoría GT (segunda general) en las 12 Horas de Sebring con el nuevo Ferrari 250 GTO, ganó los 1000 km de Nurburgring con el 246SP y alcanzó una tercera victoria en Le Mans con la versión 330TRI del Testa Rossa.

Sin embargo, Hill finalmente dejaría Ferrari al final de la temporada, y lo haría sin mirar atrás.

"Enzo Ferrari nunca me entendió", dijo Hill. "No era su tipo, no era tan entusiasta como para satisfacerle. Muchos buenos pilotos murieron corriendo para él y siempre favoreció al hombre que asumiera ese riesgo adicional en una situación de vida o muerte. Yo gané muchas carreras para él, por eso me mantuvo cerca, pero nunca fui su tipo de piloto. No estaba dispuesto a morir por Enzo Ferrari. No estaba dispuesto a convertirme en uno de sus sacrificios ".

The weirdly shaped 4-liter Ferrari 330 TRI/LM would earn the third Le Mans win for the Hill/Gendebien combo in 1962. Here it leads a little Porsche 695.

El Ferrari 330 TRI / LM de 4 litros con forma extraña daría la tercera victoria en Le Mans para el binomio Hill / Gendebien en 1962. Aquí, delante de un pequeño Porsche 695.

Unirse al equipo ATS compuesto por otros "desencantados" ex de Ferrari fue un desastre para Hill. El coche estaba constantemente entre apenas listo y lejos de ser competitivo. El cambio a Cooper en 1964 no fue mejor, y una campaña sólida aunque poco espectacular para el equipo de Bruce McLaren en la serie Tasman fue su único punto positivo en monoplazas en el 65. Cuando volvió a la F1 fugazmente, en el 66, fue para rodar la genial película Grand Prix.

Relacionado:

En coches deportivos aún encontró cierta satisfacción Hill a mediados de los años 60: logró una victoria de categoría en Sebring con un AC Cobra en 1963, y ganó en los 2000 km de Daytona de 1964 (un precursor de las 24 horas de Daytona) con un NART Ferrari compartido con Pedro Rodríguez. En las 24 Horas de Le Mans del 63, Hill llevó el Aston Martin DP215, pero no pudo esquivar el capó de un coche que había sufrido un accidente que se había quedado en la pista, y luego se retiró con un fallo en la transmisión.

Los siguientes dos años, Hill también pudo demostrar que el nuevo Ford GT40 inicialmente frágil tenía mucho potencial... pero necesitaba mucho trabajo

The early versions of the Ford GT40 were somewhat scary to drive given their tendency to lift at the front end, but Hill's input and bravery helped push their development.

Las primeras versiones del Ford GT40 fueron algo aterradoras de conducir dada su tendencia a elevarse en la parte delantera, pero el aporte y la valentía de Hill ayudaron a impulsar su desarrollo.

Dos temporadas con Chaparral fueron suficiente muestra de su ritmo (y el de esos coches), aunque esas bestias técnicas eran previsiblemente temperamentales. Sin embargo, con el 2D, Hill y su viejo amigo Bonnier ganaron los 1000km de Nurburgring de 1966, y con el 2E ganó en un doblete de Chaparral en la ronda de la Serie Can-Am en Laguna Seca, mientras que con el 2F, Hill y Mike Spence conquistaron el BOAC 500 en Brands Hatch. Sería la última carrera de Hill, ya que decidió retirarse, a los 40 años, en lo más alto.

Jim Hall's Chaparrals were like nothing Hill had experienced before, which is one reason why he loved the last two years of his career. Here his Chevy-powered 2E heads for second place in the Can-Am race at Mosport.

El Chaparral de Jim Hall no se parecía a nada de lo que Hill había experimentado antes, razón por la cual amó los últimos dos años de su carrera. Aquí su 2E con motor Chevy se dirige al segundo lugar en la carrera Can-Am en Mosport.

Luego Hill finalmente se casó, y se dio el lujo de coleccionar coches antiguos, escuchar ópera, escribir e informar para la revista Road & Track (su prosa era muy elegante, pero informativa), y asistir a innumerables exhibiciones de coches, eventos de carreras retro y de coches actuales.

Después de la muerte de Phil el 28 de agosto de 2008, tras una larga batalla contra la enfermedad de Parkinson, quien escribe esto habló con Brooks, que siempre quedaba con Gurney y Hill cuando visitaba a su hija en California. Brooks describió a Hill como "un piloto inteligente, muy inteligente pero muy rápido ... También muy seguro en pista. Wolfgang von Trips era un tipo que preferías detrás de ti en lugar de delante, si sabes a lo que me refiero, pero Phil era muy sensible y controlador, lo que lo convirtió en un tremendo piloto de resistencia con coches deportivos. Era consciente de lo que sucedía a su alrededor y empatizaba mecánicamente con el coche”.

Moss también le rindió homenaje y dijo: "Además de ser una persona súper agradable, fue un excelente piloto... Siempre rindió muy bien, ya fuera con coches deportivos o en Fórmula 1, lo cual es un verdadero cumplido. Una gran cantidad de pilotos de coches deportivos no fueron tan buenos en la Fórmula 1, así que me imagino que por eso no tuvo problemas cuando los F1 cambiaron de motor delantero a motor trasero".

"Phil era un piloto de carreras bastante completo y si disputabas el mismo evento que él, siempre buscabas su nombre en las hojas de tiempo en la práctica y en la clasificación para ver lo rápido que había sido".

Mucho pudo ser más rápido, pero dejaba un margen crucial para sobrevivir en una época peligrosa. Campeón del mundo de Fórmula 1, cuatro veces ganador de Sebring, tres veces ganador de Le Mans, dos veces ganador de 1000 km de Nurburgring... Phil Hill fue sin duda uno de los ases de su era.

El autor recomienda enormemente el libro Phil Hill: Yankee Champion, de William F. Nolan, disponible en Amazon.com.

Wheeling the winged wonder to a win at Brands Hatch. This race in the Chaparral 2F with Mike Spence was Hill's perfect sign-off to a great career.

La carrera en Brands Hatch con el Chaparral 2F y Mike Spence de compañero fue el broche perfecto de una gran carrera de Hill.

Siguiente artículo
La carrera de Jarno Trulli en F1, en números

Artículo Anterior

La carrera de Jarno Trulli en F1, en números

Siguiente artículo

Silverstone claudica: no habrá GP con aficionados

Silverstone claudica: no habrá GP con aficionados

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1 , Le Mans , WEC
Pilotos Phil Hill
Autor David Malsher