'No, Alonso y la Fórmula 1 no han roto'

No piense que la decisión de Fernando Alonso de saltarse el Gran Premio de Mónaco de F1 para correr las 500 Millas de Indianápolis es una señal de que ya no está enamorado de la Fórmula 1.

Tras pasar un rato con Fernando Alonso el miércoles después del bombazo de su anuncio, rápidamente me di cuenta de que estaba ante un hombre más decidido que nunca a volver al frente de la parrilla.

Después de todo habría sido fácil para el español, tras una desastrosa pretemporada, tirar definitivamente la toalla con el sueño de McLaren-Honda y pasar más tiempo con la bicicleta y sentarse en la playa.

Pero Alonso no es considerado uno de los pilotos más luchadores de la F1 sin razón, y de hecho no fue ninguna sorpresa que asombrara a su propio equipo y al resto del mundo con dos brillantes actuaciones en las dos primeras carreras del año.

Sí, sus afirmaciones de que Australia y China fueron las dos mejores carreras de su vida pueden ser un truco para que el mundo tenga claro que está pilotando mejor que nunca, una especie de letrero que diga "ven a buscarme" para 2018, cuando acabe contrato. Pero, y es justo decirlo, la realidad es que se trata de un hombre que sigue empujando duro.

De hecho, tengo la impresión de que el inicio de año de McLaren-Honda, por debajo de las expectativas, ha permitido a Alonso reflexionar mucho más sobre su carrera, decidir por sí mismo si es tiempo de irse o quedarse, presionar más duro, sacar lo mejor de sí mismo y tener el tipo de compromiso que sólo los que luchan por el título tienen.

Su batalla con Hamilton por la primera posición de la Encuesta Global de Motorsport Network como piloto más popular es una señal positiva para él, un impulso moral, demostrando que sus años fuera del podio y sin tener un coche competitivo no han reducido la apreciación de los fans.

Su decisión de correr en Indianápolis y saltarse el Gran Premio de Mónaco no significa que deje la Fórmula 1: simplemente da el paso a convertirse en un piloto más completo, enfrentándose a un desafío que le empuje a encontrar nuevos límites.

Y al hacerlo, al comprenderse mejor a sí mismo y lo que quiere de la vida y las carreras, puede encontrar el camino correcto que quiere seguir en Fórmula 1.

Cuando se le preguntó en la conferencia de prensa del miércoles sobre si el paso a la Indy significaba que había perdido ilusión con la F1, lo negó.

"Probablemente es lo contrario", declaró. "Es una muestra de que quiero ganarlo todo y participar en todo. En F1 ahora mismo no tenemos el mejor paquete para lograrlo y, como equipo, estamos abiertos a participar en más cosas".

"Pero mi compromiso total sigue en F1. Quiero ganar el tercer título de campeón y espero que este año podamos ver alguna señal de que será posible, algún podio o victoria que por el momento es un sueño para nosotros porque no somos tan competitivos. Pero la temporada es larga y estamos trabajando para que esto suceda".

Lo que provocó el anuncio de Alonso a la Indy ha hecho recordar al mundo el poder que tiene el asturiano como superestrella.

Él solo logró que #Indy500 fuera tendencia en Twitter, y es alguien que tiene el poder de incrementar el alcance de la F1 en América durante dos semanas en mayo. Y tiene rivales que le ofrecen ayuda para que el sueño que tiene se haga realidad.

A los pocos segundos del anuncio, por ejemplo, Alonso recibió un mensaje en su móvil de un ex ganador de las 500 Millas de Indianáplis y actual competidor, Juan Pablo Montoya.

Lo leyó: "Felicidades por la Indy 500. A sus ordenes!".

Sin embargo, cuando Alonso corra en Indianápolis, volverá a la F1 para disputar el GP de Canadá y ahí tendrá una indicación mucho más clara de lo que quiere para su futuro.

A partir de ahí dependerá mucho del ritmo de progreso que Honda pueda lograr. Si es suficiente para que Alonso al menos huela los podios y victorias que tanto ansía, las conversaciones con McLaren en verano podrían acabar en un nuevo contrato.

Pero si el progreso es lento, entonces en los pasillos de Enstone, Brackley y Maranello sabrán que hay una superestrella de F1 que sigue encendida, que está rindiendo aún a su mejor nivel y que tiene un hambre increíble de lograr mucho más en esta categoría.

"Espero una enorme mejora de McLaren-Honda y poder luchar por podios y victorias en algún momento de este año", explicó Alonso esta semana. "Eso es todo lo que tengo en mi cabeza".

"Veo las 500 Millas de Indianápolis como una oportunidad increíble de correr esta espectacular prueba y un paso más para conseguir mi sueño de alcanzar la triple corona. Pero de cara al futuro no significa que vaya a estar más unido al equipo [McLaren] por eso, simplemente es un evento especial".

"No considero que mi futuro esté en Estados Unidos, todo mi potencial y mi técnica lo he desarrollado con coches de F1 y es lo que quiero seguir haciendo en el futuro".

Alonso y la Fórmula 1 aún no han roto.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1 , IndyCar
Pilotos Fernando Alonso
Equipos McLaren F1
Tipo de artículo Comentario
Etiquetas alonso, f1, fernando alonso, formula 1, mclaren, pilotos f1