"Los motores de F1 son demasiado complejos para atraer nuevos fabricantes"

La actual normativa turbo híbrida de la F1 es demasiado compleja y cara para atraer a nuevos fabricantes, asegura David Richards, propietario de Prodrive.

"Los motores de F1 son demasiado complejos para atraer nuevos fabricantes"

La renovación técnica, ahora pospuesta para 2022, originalmente habría llegado en 2021, antes de que la pandemia de la COVID-19 obligase a la Fórmula 1 a retrasar su introducción. Esta, solo cuenta con algunos ligeros cambios en la normativa de motores.

Aunque inicialmente se esperaba simplificar más las unidades de potencia, haciendo desaparecer el MGU-H, la F1 prefirió mantener la misma composición de los motores. 

Los únicos cambios se centran en los materiales utilizados, con lo que se pretende ahorrar costes, así como la llegada de las bombas de gasolina estándar para todos los equipos.

Mientras que los actuales fabricantes de la categoría se beneficiarán de costes más reducidos para desarrollar sus nuevos motores, Richards asegura que el coste inicial de desarrollo es demasiado elevado para que un nuevo fabricante considere entrar en la F1, sobre todo con la previsible crisis mundial.

"La inversión para entrar ahí es simplemente colosal", comentó Richards a Motorsport.com. "Es algo que no puede ser siquiera valorado por un fabricante de coches hoy en día con el ambiente actual". 

"Tendrías que dar dos pasos para atrás antes de que a alguien le empezara a encajar invertir el dinero que se necesita para estar al nivel de los actuales suministradores de motores". 

"Esas piezas de equipamiento tienen los motores de combustión interna más sofisticados que nunca antes se hayan construido". 

Richards también asegura que la propia normativa técnica limita que ningún fabricante independiente desarrollo su propio sistema turbo híbrido, sobre todo sin inversión externa.

Cosworth fue el último fabricante independiente en entrar en la F1 como suministrador de motores, al volver al campeonato para la temporada 2010, gracias al importante respaldo de Bernie Ecclestone y la FIA.

Una vez que la normativa turbo híbrida llegó a la F1 en 2014, Cosworth se retiró, dado que no tenía el presupuesto para producir su propia unidad de potencia y su único cliente, Marussia, había firmado con Ferrari

Cuando se le preguntó si la F1 podría introducir a un suministrador independiente de nuevo, Richards respondió: "No con la actual normativa técnica tal y como está hoy en día, es demasiado complicada y demasiado compleja".

Un documento que te encantará:

compartidos
comentarios
Hamilton insinúa racismo en la Fórmula 1

Artículo Anterior

Hamilton insinúa racismo en la Fórmula 1

Siguiente artículo

La reacción de los pilotos de F1 al mensaje de Hamilton y el racismo

La reacción de los pilotos de F1 al mensaje de Hamilton y el racismo

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Autor Jake Boxall-Legge