Mercedes, Bottas y Paco Costas, por Albert Fábrega

Nuestro columnista, Albert Fábrega, analiza esta semana en su sección el escenario que le queda a Mercedes de cara al título de 2017 y si Bottas es un candidato real en la lucha.

Como decía aquella imborrable frase de Paco Costas, “que bueno sería contar en ocasiones con una segunda oportunidad”. Y a Bottas le llegó. Una oportunidad que lleva al piloto de Mercedes a un nuevo plano en el campeonato, pero también dentro del equipo. Un segundo triunfo que llega justo antes de una cita clave para el certamen, sobre todo para Lewis Hamilton: Gran Bretaña

En el post del Gran Premio de Austria se habló más de la salida que de la llegada. Y es que la maniobra de Bottas y posterior investigación de los comisarios levantó algunas suspicacias. Bottas se movió antes que se apagara el semáforo. Sí, pero lo hizo dentro del margen y de la tolerancia que permite el “transponder” (sensor) que la FIA ha venido aplicando durante los últimos 20 años. No voy a quitarle mérito, ni mucho menos. La salida es legal si nos ajustamos al criterio definido en el reglamento. Bottas arriesgó y ganó, pero no estaría mal que la FIA pusiera sobre la mesa el tema para encontrar un sistema más preciso.

Pero no era el tema de este artículo aunque no he podido, ni querido, pasarlo por alto. La victoria de Bottas va más allá de lo que pueda significar para su carrera deportiva. Volvió a lo más alto del podio cuando Hamilton estuvo penalizado a la par que desconocido. Una victoria que añade valor al finlandés como piloto de equipo y que, de paso, aleja las pocas dudas que quedaban sobre su renovación.

¿Es Bottas un rival para Hamilton de cara al campeonato?

Pero el triunfo de Bottas fue una moneda de doble cara para Hamilton. Por un lado, evitó que Vettel consiguiera 25 puntos y se alejara más. Pero ¿y la cruz? ¿Es Bottas un rival para Hamilton de cara al campeonato? El británico ya ha demostrado que no es capaz de desconectar en pista de lo que pasa fuera de ella. No es que Hamilton deje de creer en sus prestaciones y posibilidades como piloto, no. La crisis de confianza es con su equipo. En 2016 el tricampeón entró cólera en una fase decisiva del campeonato. Una mano negra y un dedo acusador que no dudó ni un momento en dirigir hacia su propia estructura cuando no encontró las respuestas que buscaba a la falta de fiabilidad en aquella rotura de turbo en Sepang cuando se jugaba el título con Rosberg. En la carrera siguiente, el Gran Premio de Japón, Rosberg lideró todos los libres, consiguió la pole, la victoria y medio mundial.

Y estoy seguro de que, tanto piloto como equipo, aprendieron de aquel pasaje y tomaran medidas para que no se repitan las consecuencias de aquella rotura. La fiabilidad es incluso para Mercedes incontrolable, pero Hamilton también. Mercedes sabe y quiere que el campeón sea Lewis. Pero también son conscientes que la situación es muy diferente que en los 3 últimos años. Ahora el rival no es del mismo equipo. Es Vettel y es Ferrari. Una lucha interna como la que sufrieron sería gasolina – con un poco de aceite- para los de Maranello y para el quinto título del alemán. Lo saben y está vez actuarán acorde. Porque de segundas oportunidades hay para todos.

P.D. Para los nostálgicos: os dejo la cabecera de aquel programa 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Austria
Pista Red Bull Ring
Equipos Mercedes , Scuderia Ferrari
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas bottas, f1, f1 2017, formula 1, gp austria, hamilton, lewis hamilton, mercedes f1, scuderia ferrari, vettel