Mansour Ojjeh: la desconocida fuerza impulsora de McLaren

Recordamos quién fue Mansour Ojjeh, qué hizo y por qué su muerte fue un palo tan grande para McLaren y el mundo de la Fórmula 1.

Mansour Ojjeh: la desconocida fuerza impulsora de McLaren

Aunque muchos sabían que había tenido importantes problemas de salud y se había sometido a dos trasplantes de pulmón en 2013, pocos sabían que su situación se había agravado recientemente.

La noticia

Ojjeh fue un tipo frecuente en la categoría durante 43 años, conocido primero como patrocinador de Williams, luego como patrocinador del motor TAG Turbo que ganó tres títulos, y posteriormente como accionista de McLaren.

Fue el hombre cuyo apoyo financiero y visión estratégica ayudó a Ron Dennis a hacer crecer la organización de Woking, convirtiéndola en una marca mundialmente conocida, y en algo mucho más grande que un equipo de carreras.

A pesar de esa larga participación en la primera línea del deporte, siguió siendo un gran desconocido para el público, apareciendo raramente en los medios de comunicación y prefiriendo siempre permanecer en un segundo plano.

Y sin embargo, Ojjeh era todo menos un hombre sin carisma. Los que le conocieron bien recuerdan una fuerte personalidad con una presencia imponente que iluminaba cualquier habitación en la que entraba. Contaba con estrellas de Hollywood entre sus amigos íntimos y, sin embargo, trataba a todos los que conocía con el mismo respeto.

"Mansour era probablemente el mejor ser humano con el que me he cruzado", declara el actual director general de McLaren, Zak Brown. "Nadie tendrá nada más que grandes cosas que decir sobre Mansour”.

"Nunca conocí a alguien que no pensara que era un individuo increíble. Y ahora, habiendo trabajado para él, entiendo por qué. McLaren era su familia. Y todos los que trabajaban en McLaren eran su familia. Se preocupaba por la gente, inmensamente”.

"Es hora de que reciba un poco del reconocimiento que merece y que nunca buscó. A él no le habría gustado leer esta historia, pero creo que le debemos contar la historia de su contribución a McLaren en la F1".

Andreas Seidl, Team Principal, McLaren, Mansour Ojjeh, co-owner, McLaren, and Zak Brown, Executive Director, McLaren

Andreas Seidl, director McLaren, Mansour Ojjeh, copropietario de McLaren, y Zak Brown, CEO de McLaren

"Para mí, creo que él fue el corazón y el alma de McLaren durante casi 40 años", recuerda el ex director del equipo Martin Whitmarsh. "De lo que la gente tiene que darse cuenta es de lo grande que era como personalidad. Era un hombre increíble y querido por muchos”.

"Inspiró a todo el mundo en McLaren durante los años de victorias. Era discreto y tenía una tremenda humildad, pero también era muy generoso”.

"Y a pesar de esa discreción y humildad, cada habitación, cada garaje, cada motorhome, lo llenaba con su encanto, su ingenio, su calidez y su pasión".

"Desde los mecánicos o los hombres de los neumáticos hasta los pilotos, no conozco a nadie en el paddock que tuviera algo en contra de Mansour", recuerda Eric Boullier, otro antiguo jefe de equipo de McLaren. "Era muy simpático, muy carismático, muy inteligente. Sólo se pueden decir cosas positivas sobre él".

Ojjeh era, en el fondo, un astuto hombre de negocios y de marketing. Tenía una ventaja en la vida, ya que Techniques d'Avant Garde y las empresas que la componían fueron fundadas por su padre Akram. Así, creció en un mundo privilegiado de jets privados y yates.

Sin embargo, en lugar de dedicarse exclusivamente al ocio, estudió mucho y obtuvo un máster en negocios en California. Eso le capacitó para hacerse cargo de TAG y ampliar los intereses de la familia.

La implicación de la empresa en el mundo del motor se debe enteramente a sus esfuerzos. Comenzó con un viaje al GP de Mónaco de 1978, una visita que despertó su interés y llevó a un modesto patrocinio de Williams. El patrocinio creció con los años y TAG se convirtió en uno de los principales patrocinadores de la escudería, que se convirtió en una escudería que ganó títulos.

Aunque era leal a Williams, Ojjeh se sintió intrigado cuando un oportunista Dennis llegó buscando el financiamiento para pagar a Porsche y construir un motor turbo de F1. A Ojjeh le gustó la idea de que TAG se asociara con un fabricante tan prestigioso y, más allá de su uso en la F1, vio un futuro para el pequeño V6 como motor de helicóptero.

A menudo se asume que simplemente abandonó el barco de Williams tras haber sido seducido por Dennis, pero eso sería hacer un flaco favor a Ojjeh. No sólo quería que Williams, el equipo que ya patrocinaba, compartiera el nuevo motor con McLaren, sino que también quería comprar una participación en él.

Sin embargo, Frank Williams rechazó ambas ideas, prefiriendo mantener la propiedad conjunta con Patrick Head y, en última instancia, buscar un acuerdo oficial con Honda.

Al ser rechazado, Ojjeh se vio obligado a trabajar con Dennis y McLaren.

Ron Dennis and Mansour Ojjeh

Ron Dennis y Mansour Ojjeh

"No hubo ninguna disputa entre Frank y Mansour", recuerda Head. "Creo que Mansour estaba decepcionado porque Frank no veía el panorama general, y creía que Ron tenía un mayor potencial. Habría sido un socio fantástico. Pero, sea como sea, no se dio”.

"Obviamente, yo no estaba entonces", dice Brown. "Pero conociendo a Mansour como le conocía, habría sido muy directo al respecto, y habría sido comprensivo y muy honrado. No creo ni por un segundo que hiciera las maletas y dejara colgado a Frank. Mansour no era así".

El motor TAG ganó el campeonato del mundo con McLaren en 1984, 1985 y 1986 antes de que Ojjeh apoyara el cambio a Honda. Para entonces, se había convertido en el propietario mayoritario del equipo.

En años posteriores, su participación real varió a medida que otros inversores entraban en el equipo, pero siguió siendo una fuerza preponderante. Es imposible cuantificar adecuadamente su contribución a lo largo de las décadas.

"Creo que fue el tipo que animó a Ron y a todos a pensar en grande", añade Whitmarsh, que se unió a McLaren en 1989. "Y a soñar y a luchar por esos sueños. Y lo hacías de forma natural al estar cerca de él”.

"Querías que McLaren fuera el mejor. Querías que tuviera los mejores coches, el mejor motorhome, el mejor muro de boxes, el mejor garaje, el mejor catering. Algunas personas no se identificarán con eso, dirán que eso es lo absurdo de McLaren. En ocasiones no lo presentamos de la manera correcta”.

"Pero eso no fue culpa de Mansour, sino del resto. Él sólo fue la inspiración: nos propusimos intentar ser los mejores. Íbamos a todas las carreras pensando que debíamos ganar”.

Ojjeh respaldó la creación de la filial TAG Electronics, que más tarde se rebautizó con el nombre de McLaren, y que ahora es un proveedor clave en toda la industria del automovilismo.

También merece gran parte del crédito por el nacimiento del coche de calle McLaren F1, el proyecto que ayudó a elevar la empresa a otro nivel, más allá de ser los rivales de Williams.

"Él era la fuerza motriz", asegura Whitmarsh. "Era un entusiasta de los coches, más que nadie, y en aquel momento éramos solo un equipo de carreras. Fue él quien dijo: 'Vamos a hacer un coche de calle'. Fue el que se atrevió a soñar, y no solo a eso, sino a construir el mejor coche de calle del mundo”.

"Gordon [Murray] merece crédito, Ron merece crédito. Pero no habría ocurrido sin la pasión y la insistencia de Mansour".

Ron Dennis and Mansour Ojjeh on the pitwall.

Ron Dennis y Mansour Ojjeh en el muro del pitlane

Una situación similar se produjo muchos años después, cuando Whitmarsh lanzó los planes de lo que se convirtió en McLaren Automotive, en plena crisis económica mundial.

"Sin alguien como Mansour, que fue decisivo y nos apoyó, ¿lo habríamos hecho?", se cuestiona el exintegrante de la firma británica. "Mansour fue un gran apoyo, él mismo quería un ejemplar de cada uno de los coches. Era un tipo mucho más apasionado y conocedor de los supercoches que cualquier otro que tuviéramos a nuestro alrededor".

Ojjeh participaba en todas las grandes decisiones estratégicas de McLaren, como la elección de los socios motoristas. No era responsable de las actividades diarias, ya que durante décadas dejó eso en manos de su socio y copropietario Dennis. Desgraciadamente, la relación entre estos dos hombres, tan motivados pero tan diferentes, acabaría implosionando.

La dinámica cambió cuando Whitmarsh y, posteriormente, Boullier, Brown y Andreas Seidl asumieron puestos de responsabilidad y, como su jefe, Ojjeh, ayudó a dirigirlos.

Como todo buen propietario de una empresa, conocía el valor de delegar en personas de su confianza. Sin embargo, siempre sabía exactamente lo que ocurría.

"Se metía en los detalles, pero daba poder", dice Brown. "Siempre me dio un gran apoyo en todo momento. Cuando las cosas fueron difíciles cuando me incorporé, me apoyó totalmente. Le gustaba estar al tanto para poder participar y contribuir”.

"No quería estar en los detalles para ser un microgestor, quería estar en los detalles para estar informado. Aportaba mucha dirección, tenía una opinión, pero me autorizaba a dirigir el equipo”.

"Probablemente hay algunos propietarios que aparecen y sólo quieren ir a la carrera, pero él estaba mucho más involucrado que eso”:

"Siempre solía decir que, como propietario de muchos negocios, sentía que su trabajo era contratar a los mejores directivos y darles el apoyo que necesitaban”.

"Pero tenía que estar lo suficientemente informado sobre sus respectivos negocios para poder formarse una opinión sobre si la directiva estaba haciendo el trabajo correcto o no”.

"En realidad estaba muy involucrado", recuerda Boullier. "Entre bastidores era muy activo y estaba muy conectado. Pero mantenía las distancias. Sabía todo lo que es importante, prestaba mucha atención a la gente, a cómo interactuaba la gente y cómo se sentía".

"Quería saber todo lo relacionado con el alto nivel, y estaba al tanto e involucrado y daba consejos, pero se comportaba como un accionista, lo cual es muy raro. Es muy tentador sentirse atraído por entrar en los detalles de un equipo de F1, pero él no era así, se mantenía a su nivel"

Mansour Ojjeh, TAG and Ron Dennis, McLaren Executive Chairman

Mansour Ojjeh, TAG y Ron Dennis, McLaren

Ese grado de confianza fue muy apreciado por los altos cargos de McLaren.

"Te inspiraba a tomar las decisiones correctas", continúa Whitmarsh. "No te decía cuál debía ser la decisión y eso es algo muy importante”.

"Si eres el director del equipo y piensas que no me apoyan aquí o que al final otro va a tomar una decisión, no te sientes de la misma manera”.

"Él hacía que te adueñaras de ello, y también que lo quisieras cumplir. No fue muy duro. Nos hizo hacer muchas cosas, pero lo hizo inspirándonos, no dirigiéndonos, por decirlo así".

"Y ese es el liderazgo más poderoso, ¿no? Esa es la forma más segura de liderazgo".

Ojjeh no sólo era un buen delegado, sino una fuerza que podía arrastrar a todos con su entusiasmo.

"Tenía un gran sentido del humor, era muy ingenioso y tenía mucha energía", dice Brown. "Y quería ganar y de la manera correcta. Muy ético. Eso se podía ver en su familia, su mujer, sus hijos, sus amigos”.

"Vivía bien la vida, vivía a lo grande, con grandes casas, aviones y barcos. Era un hombre rico, y vivía en consecuencia, pero no trataba de ser ostentoso”.

"Era simplemente una persona de primera clase en todos los sentidos. Muy educado, muy mundano, pero era una fuerza motivadora para todos en la fábrica”.

"No quería ni necesitaba el protagonismo. Fue mucho más influyente y contribuyó mucho más a McLaren de lo que la gente puede pensar, debido a que no buscaba ninguna atención, o no quería el crédito. Se veía como parte del equipo".

Mansour Ojjeh, co-owner, McLaren

Mansour Ojjeh, copropietario de McLaren

"Creo que hizo que todos nosotros quisiéramos que McLaren y nosotros mismos fuéramos mejores", señaló Whitmarsh. "Era un tipo que se preocupaba por todos. Era un hombre grande, con una gran personalidad”.

"Pero lo que siempre me impresionó, sin importar si lo veías en una habitación, en un barco, en cualquier circunstancia, social, privada o pública, es que se preocupaba por todos. Quería que todos se sintieran incluidos y cómodos”.

"No era uno de esos tipos grandes que gravitan hacia los otros tipos de su mismo estilo e ignoran a la gente pequeña”.

"En cualquier lugar del mundo, inspiraba una increíble lealtad a su personal, y eso era simplemente porque inspiraba a la gente, era encantador y considerado".

Ojjeh estuvo cerca de varias generaciones de pilotos de McLaren, desde Niki Lauda, Alain Prost y Ayrton Senna, pasando por Mika Hakkinen y Lewis Hamilton, hasta la alineación actual.

Todos le valoraban como un verdadero amigo mucho más que como un jefe, y por eso esas amistades continuaron durante años después de que dejaran el equipo.

"Cuando fichamos a Daniel [Ricciardo], él jugó un papel clave", recuerda Brown. "Sólo en lo que respecta a la relación, era alguien que te daba unas vibraciones muy cálidas y te hacía sentir muy bienvenido y querido".

"No se metía con Daniel en temas como 'tenemos un nuevo túnel de viento en camino', pero hacía que la gente se sintiera bienvenida en su casa".

No temía compartir la responsabilidad de las decisiones difíciles.

"Cuando no renovamos el contrato de Stoffel [Vandoorne] era muy importante para él que se hiciera con respeto", dice Brown. "Aunque no funcionara con Stoffel, Mansour quería a todos los pilotos, y compartimos esa noticia juntos”.

"Así que fue muy honesto y sincero. Algunas personas habrían dicho: 'Zak, tu puedes gestionar las cosas difíciles'. Pero él no tenía ningún problema en sentarse a la mesa y ser sincero con la gente".

Ojjeh había tenido problemas de salud durante varios años antes de someterse a dos trasplantes de pulmón en 2013 y, como su estilo discreto, pocos sabían de sus problemas. La segunda operación, que fue un éxito, le permitió empezar de nuevo, aunque en realidad vivía de prestado.

Mansour Ojjeh, co-owner, McLaren

Mansour Ojjeh, copropietario de McLaren

"Su determinación, su energía, su amor por la vida y por lo que hacía, y por su familia y su equipo de carreras, es lo que le impulsaba", dice Brown. "Era impresionante cómo se desenvolvía”.

“Creo que en los últimos tiempos vivió con mucho más dolor de lo que la gente cree. Pero no se trataba de eso. Vivió la vida al máximo, con una gran familia, grandes amigos, siendo increíblemente exitoso”.

“No era el tipo de persona que quisiera que alguien sintiera pena por él. Él simplemente siguió adelante”.

Lamentablemente, ese tiempo extra se le acabó el pasado fin de semana. Dejando a un lado su papel en McLaren, a Ojjeh le echarán de menos los que le conocieron, no sólo como un valioso amigo, sino también como alguien tan inspirador que provocaba aspirar a ser como él.

"Era un maestro influyente”, comenta Whitmarsh. "Mucha gente quería ser como Mansour. No conozco a nadie que lo haya conseguido. Pero todos queríamos ser un poco como él. Todos nos inspirábamos en cómo trataba a la gente, en cómo trataba la vida".

"Hay momentos con mis propios hijos, en mi propia vida, en los que sé que no soy tan bueno como Mansour Ojjeh. Hay momentos en los que debería tener más encanto, debería tener más paciencia, debería tener un mejor trato con la gente. Él era el mejor ejemplo de eso”.

"No quiero parecer demasiado efusivo al respecto, pero no puedo dejar de recalcarlo. No hay muchos casos en los que pueda decir que realmente quería a este hombre. Es increíblemente triste sobre todo para Kathy y la familia, pero también para muchos de nosotros que le queríamos y le echaremos mucho de menos".

Los intereses de la familia serán ahora atendidos por el hijo de Mansour, Sultan, que ya es miembro del consejo de administración del Grupo McLaren.

"La familia Ojjeh está totalmente comprometida con McLaren", sigue Brown. "Mansour salió del consejo de administración el año pasado, pero incorporó a Sultan. Él es muy inteligente, ha estado toda su vida en torno a las carreras”.

"Así que Sultan llevará ahora la antorcha de la familia Ojjeh. Creo que hará un gran trabajo”.

¿Cuánto echará de menos McLaren la aportación de Mansour?

"Mucho", admite Brown. "Pero creo que también va a otorgar toneladas de inspiración y motivación dentro de la fábrica”.

"Creo que aunque no esté allí en persona, está allí en espíritu, y nos va a mantener muy motivados. Nuestra próxima victoria será 100% para él".

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 and Mansour Ojjeh, TAG

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 y Mansour Ojjeh, TAG

compartidos
comentarios
¿Podrá la F1 hacer 23 carreras en 2021? Así están las cosas

Artículo Anterior

¿Podrá la F1 hacer 23 carreras en 2021? Así están las cosas

Siguiente artículo

Mazepin aclara los rumores del servicio militar ruso

Mazepin aclara los rumores del servicio militar ruso