La historia no se negocia

La Fórmula 1 cada año afronta nuevos retos y en su refundación constante, puede dejar en el camino parte de su historia, escribe nuestro columnista Mauricio Gallardo.

Los numerosos cambios técnicos que transformaron a la categoría, pasando de potentes motores a unidades de potencia híbridas, perdiendo su sonido tan cautivante y característico, sumado a un desarrollo ultra limitado y reglas complejas para el gran público, dejaron a la Fórmula 1 contra las cuerdas en muchos aspectos, principalmente en la atención de los fans.

Si bien la categoría máxima de monoplazas siempre resurgió de sus propios males basándose en su rica historia, a veces corre el riesgo de dejarla en el olvido, por las urgencias de los negocios que impulsan los fabricantes, actores principales de estos tiempos, y por la ambición de quienes rigen el negocio global del certamen.

Las alarmas en el universo Fórmula 1 vuelven a sonar concretamente por Monza, el templo de la velocidad, que una vez más ve amenazada su continuidad dentro del calendario.

Tal como ocurrió hace poco tiempo con el mítico Spa-Francorchamps de Bélgica, Monza está ahora en el centro de la escena por tratarse de una pista que para el grueso de los fanáticos y de los mismos pilotos, jamás debería faltar en el campeonato.

A la hora de enumerar una lista de circuitos favoritos, claramente Monza y Spa-Francorchamps entran al tope, junto con Mónaco, Suzuka, Silverstone, Montreal y un par más, dependiendo de las preferencias de cada uno.

A pesar de los cambios que sufrieron los trazados de la vieja escuela, en muchos casos para hacerlos más seguros y en otros para darles un toque de suntuosa modernidad, ellos conservan una impronta que los hace únicos.

La historia de maniobras o definiciones de otros tiempos siempre vuelven al ruedo cada vez que se visitan circuitos emblemáticos y la Fórmula 1 debe tener eso en cuenta, porque allí forjó su presente.

Cada nueva negociación entre los popes de la categoría y los organizadores de clásicos grandes premios se vuelve más dura a medida que avanza el tiempo. Lo sufrió Melbourne, también el Gilles Villeneuve de Canadá y como señalamos, el maravilloso trazado de Bélgica, entre otros.

Ellos lograron sobrevivir a las fuertes exigencias planteadas por Bernie Ecclestone y su cúmulo de empresas. Pero no fue el caso de Magny Cours, Estoril, Paul Ricard, Imola, Donington Park, Jerez de la Frontera, Adelaida, Zandvoort y la lista es enorme.

La amenaza de nuevas plazas para el calendario, sin tradición en el automovilismo pero con fuerte respaldo económico, como el caso de Azerbaiyán, mueven el tablero de las negociaciones hasta extremos impensados, asfixiantes.

Teniendo en cuenta que resulta saludable para el deporte motor la apertura de nuevos mercados, con flamantes escenarios interesados en formar parte del campeonato mundial, es importante que se cuide el equilibrio entre lo tradicional y lo novedoso.

Asi encontramos como aciertos la llegada de Texas y el regreso de México, con grandes circuitos y el apoyo del público. Por otro lado, son varios los que sostienen su permanencia únicamente con cifras siderales de dinero.

Sin historia, la Fórmula 1 no sería lo que es, pero también queda claro que por tratarse del pináculo del motorsport internacional debe buscar nuevos horizontes en todos los sentidos, lo que nunca debe dejar de tener en cuenta es lo que interesa a la gente, porque la clave del éxito siempre estuvo allí.

Los coches super tecnológicos del presente ya causaron un gran revuelo entre los más puristas, acaso el mayor porcentaje de los seguidores de la Fórmula 1. Imaginen como se podría profundizar la falta de interés, en un hipotético calendario sin como Monza donde pueden correr de verdad.

Seguramente primarán las buenas intenciones y todo quedará zanjado a tiempo, mientras tanto la incertidumbre nos lleva a pensar en la cantidad de buenas pistas que ya no están y que nunca más regresaron al mundial de Fórmula 1.

Monza signo en el parque

Monza signo en el parque
1/15

Photo by: XPB Images

Monza logos

Monza logos
3/15

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W06 y Sebastian Vettel, Ferrari SF15-T en la salida de la carrera

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W06 y Sebastian Vettel, Ferrari SF15-T en la salida de la carrera
4/15

Photo by: XPB Images

Sebastian Vettel, Ferrari SF15-T en la salida de la carrera

Sebastian Vettel, Ferrari SF15-T en la salida de la carrera
5/15

Photo by: XPB Images

Daniel Ricciardo, de Red Bull Racing RB11 y Will Stevens, Manor Marussia F1 Team en el inicio de la carrera

Daniel Ricciardo, de Red Bull Racing RB11 y Will Stevens, Manor Marussia F1 Team en el inicio de la carrera
6/15

Photo by: XPB Images

Felipe Nasr, Sauber C34 bloqueo de frenos

Felipe Nasr, Sauber C34 bloqueo de frenos
7/15

Photo by: XPB Images

Valtteri Bottas, Williams FW37 y Fernando Alonso, McLaren MP4-30

Valtteri Bottas, Williams FW37 y Fernando Alonso, McLaren MP4-30
8/15

Photo by: XPB Images

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W06 lidera al comienzo de la carrera

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W06 lidera al comienzo de la carrera
9/15

Photo by: XPB Images

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W06 lidera al comienzo de la carrera

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W06 lidera al comienzo de la carrera
10/15

Photo by: XPB Images

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W06 lidera al comienzo de la carrera

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W06 lidera al comienzo de la carrera
11/15

Photo by: XPB Images

Fans en la tribuna

Fans en la tribuna
12/15

Photo by: XPB Images

Fans en la tribuna

Fans en la tribuna
13/15

Photo by: XPB Images

Fans en la tribuna

Fans en la tribuna
14/15

Photo by: XPB Images

Jenson Button, McLaren MP4-30 y Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso STR10 batalla por la posisción

Jenson Button, McLaren MP4-30 y Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso STR10 batalla por la posisción
15/15

Photo by: XPB Images
Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Artículo especial