La columna de Felipe Massa: Williams está al nivel de Red Bull

En su segunda columna para Motorsport.com, Felipe Massa relata el buen momento por el que pasa su equipo, y el recorte importante en la distancia con los Red Bull.

Sochi es uno de esos lugares del mundo al que no es fácil llegar, por lo que desde hace dos años, he organizado un vuelo charter junto con el resto de pilotos que residimos en Mónaco.

Es una tradición que continua hoy día, y nos hemos asegurado de inmortalizar nuestro viaje con algunas fotos de grupo.

Este año dejé a Nico Rosberg organizar todo, y tengo que decir que a juzgar por el resultado de la carrera quizá le trajo muy buena suerte. ¡Es de esperar que aceptará esa tarea de buena gana en el futuro!

Impulso en el campeonato

En la pista, fue un Gran Premio de Rusia positivo para el Williams Martini Racing, sobre todo en término de puntos, que era muy positivo para nosotros.

En algunos momentos del fin de semana incluso llegamos a imaginar que se hubiera podido alcanzar el podio.

A pesar de que finalmente no fue así, dejar atrás Sochi con 22 puntos en la bolsa no es nada malo, y más si lo comparamos con Red Bull, que salió con cero. Hemos recuperado mucho terreno en el campeonato de constructores, que es realmente lo importante.

El fin de semana fue bueno desde el principio. Williams no suele alcanzar buenas posiciones durante los libres FP1 y FP2 del viernes, porque preferimos llevar a cabo trabajos de condiciones de carrera.

A los ingenieros también les gusta centrar su análisis en la degradación de los neumáticos, lo que significa un estricto programa de tandas largas, por lo que rara vez significa que tanto Valtteri Bottas como yo mismo acabemos entre los cinco primeros el viernes.

Pero eso es exactamente lo que sucedió en Sochi, donde los resultados estaban ahí desde el principio, y las posiciones no eran casualidad. El paso que habíamos hecho se confirmó también el sábado y el domingo, con Valtteri logrando la cuarta plaza y yo la quinta.

Es cierto que Ferrari y Mercedes no estaban a nuestro alcance, pero fuimos solidamente el tercer mejor equipo del fin de semana.

Oportunidad de vuelta rápida

Mi carrera fue bastante sencilla y estoy satisfecho de haber logrado encontrar un buen ritmo. En las últimas vueltas decidí, incluso, hacer una segunda parada en boxes por precaución, debido a que Valtteri estaba claramente por delante con un buen margen de ventaja, y detrás de mí la brecha con Fernando Alonso era grande, lo que me permitió cambiar los neumáticos sin riesgo a perder posiciones.

Volví al compuesto supersoft con el que había comenzado la carrera, sabiendo que si en las últimas vueltas de la carrera hubiese salido el coche de seguridad, ¡habría estado en una situación ideal!

Incluso sin ese factor, debo confesar que era optimista ante la posibilidad de conseguir la vuelta rápida de carrera, ya que se daban las condiciones perfectas: bajo nivel de combustible y los neumáticos superblandos frescos.

En un momento dado pensé que había tenido éxito, pero Rosberg respondió al final y me quitó la posibilidad. ¡Monstruoso! En cualquier caso, todo el mundo vio que el Mercedes en Sochi era inmejorable.

La filosofía de los neumáticos

La de Rusia era una carrera en la que había muy poco desgaste de gomas, y eso generó criticas mixtas. Creo que en la F1 a menudo vemos dos filosofías diferentes al respecto, cada una contentando a gente que piensa distinto.

Desde el punto de vista de los pilotos, cuando hay una fuerte degradación, la carrera es menos emocionante. Tenemos que centrarnos en otros mucho parámetros además de luchar contra los otros coches, y terminas convirtiéndote en un ingeniero dentro del habitáculo, porque hay muchas cosas que controlar.

Creo que esto es menos satisfactorio para los pilotos, a pesar de que para el espectador el espectáculo es más emocionante, como el que se pudo ver en China. Allí tuvimos muchas paradas en boxes y una gran cantidad de adelantamientos, que se generan por la existencia de una variedad de estrategias diversas.

Sochi es un tipo de carrera diferente, porque los adelantamientos eran muy difíciles. En carrera, no vimos muchas paradas y las estrategias eran prácticamente las mismas para todo el mundo. Cuando es así, los pilotos pueden apretar al cien por cien, pero paradójicamente eso se traduce en un espectáculo menos bueno.

Batalla con Red Bull

Ahora nuestro foco está ya puesto en la próxima carrera de Barcelona, una pista que los pilotos y equipos conocen muy bien después de los test de pretemporada realizados allá.

El Circuit de Barcelona-Catalunya es una pista que recompensa un buen chasis y una buena aerodinámica, especialmente en el tercer sector. No va a ser un fin de semana fácil para nosotros, pero vamos a tratar de sacarle la mayor cantidad de puntos a Red Bull que sea posible.

Tenemos buenas cartas que jugar todavía. Y quiero aprovechar este momento para hacer hincapié en que durante la primera parte de 2016, Williams ha dado grandes pasos en sus paradas en boxes. En las cuatro carreras disputadas hasta ahora, hemos sido el equipo más rápido en general, tres veces conmigo y una con Valtteri.

Así que me gustaría dedicar un aplauso a todos los chicos del equipo por el trabajo bien hecho. ¡Vamos a seguir así!

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Rusia
Pista Sochi Autodrom
Pilotos Felipe Massa
Equipos Williams
Tipo de artículo Artículo especial