La columna de Felipe Massa: Cómo mantuve a Lewis detrás en China

En su primera columna exclusiva para Motorsport.com, Felipe Massa analiza el Gran Premio de China, incluyendo la ya famosa cena con los pilotos y su batalla con Lewis Hamilton en la carrera.

Hay algo muy especial que le otorga al Gran Premio de China una identidad única para mí. Cada vez que vengo a Shanghai, antes siquiera de pensar en la pista o en los compromisos del fin de semana, tengo una traducción especial: el encuentro con mis fans.

Conozco ya a algunos de ellos y todos los años me esperan frente a mi hotel -a veces durante un día entero - aguardando mi llegada.

En muchos otros países, el ritual termina con un apretón de manos, un autógrafo o un selfie. Pero en China no. Hay regalos. Y estamos hablando de fans que conocen mi vida... ¡a veces mejor que yo!

Saben los nombres de mis amigos y de mi familia. Este año he recibido regalos no sólo para mí, sino también para mi hijo y para mi sobrina.

Es realmente increíble pensar en el entusiasmo que estos fans tienen. Estoy a miles de kilómetros de distancia de casa, y encontrar personas que te valoran de forma cálida y educada, te produce una gran sensación.

La cena de los pilotos

En Shanghai también tuvimos una cena muy agradable, que fue organizada entre todos los pilotos. Puede parecer extraño decir esto, pero al final -aunque compartamos el mismo paddock durante años- en realidad no nos conocemos muy bien.

Cuando te subes al coche, todo el mundo piensa sólo en sí mismo, y yo soy el primero en querer superar a todos mis rivales y estar al frente.

Pero cuando nos quitamos el casco, somos un grupo de jóvenes que comparten el mismo mundo, los mismos problemas y los mismos objetivos.

Por eso, la cena de Shanghai fue una buena oportunidad para estar juntos en un contexto diferente, y pudimos contar historias que no estaban necesariamente relacionadas con lo que hacemos en la pista.

El ambiente fue muy relajado y alegre, y creo que muchos de nosotros volvimos a nuestras habitaciones del hotel a dormir con una sensación muy buena.

Estoy convencido de que encuentros como este son muy útiles, y espero que podamos tener citas parecidas con mucha más frecuencia.

La lucha con Hamilton

Después de la cena mis pensamientos volvieron a la batalla en la pista - y, para mí, el GP de China fue muy positivo.
En las vueltas finales de la carrera tuve que defender mi sexta posición del ataque de Lewis Hamilton, y fue difícil.

Teníamos los mismos neumáticos (él los había cambiado una vuelta antes que yo), así que en ese sentido estábamos igualados. Y aunque él tenía problemas en el coche, hay que recordar que aún así llevaba un Mercedes.

Al final controlé la situación - y creo que fue principalmente por la manera en la que fui capaz de gestionar los neumáticos.

La trazada que seguía en carrera fue muy diferente, porque si hubiera seguido la misma que en clasificación, tras unas pocas vueltas mis neumáticos se habrían venido abajo - sobre todo los delanteros.
Sólo me aseguré que pisaba a fondo el acelerador a la salida de las curvas cuando el coche estaba perfectamente recto, y esa técnica funcionó muy bien.

Creo que en esta carrera la diferencia entre Valtteri Bottas y yo fue el ritmo en tandas largas, ya que el suyo no era tan bueno.

Esto también confirmó la gran cantidad de información que proporcioné al equipo durante los test de invierno. Siempre es bueno conseguir un buen resultado después de trabajar con los ingenieros, ya que se convierte en un premio que ayuda a fortalecer las relaciones dentro del equipo.

El tercer mejor equipo

El sexto puesto me permitió dejar Shanghai ocupando la misma posición en el campeonato de pilotos, y creo que es un balance positivo después de tres carreras.

Muchas personas me han preguntado si esperaba algo más en el inicio de esta temporada, pero cuando empieza un campeonato, todos los pilotos tienen grandes expectativas - con una esperanza aún mayor de lo que parecería lógico.

Con todo, creo que Williams dio un buen paso adelante en comparación a finales de 2015, pero no podemos olvidar que nuestros adversarios también han trabajado duro.

A finales del año pasado estábamos luchando contra Red Bull por la tercera posición de escuderías y creo que hoy estamos en la misma situación.

Hemos visto en Bahréin y Shanghai que Red Bull ha mejorado mucho en términos de velocidad punta, y sólo puedo deducir que dio uno paso al frente con su unidad de potencia.

La confirmación vendrá en Sochi, donde hay largas rectas, pero creo que tenemos una oportunidad que aprovechar. Mi objetivo, por supuesto, es estar por delante de ellos.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Felipe Massa
Equipos Williams
Tipo de artículo Artículo especial