Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España
Análisis

Lo que el "gladiador" Allison debe hacer con el cambio de Mercedes F1

El regreso de James Allison como director técnico de Mercedes supone un antes y un después para el equipo en la temporada 2023 y en su forma de volver a la victoria.

James Allison, Mercedes

Foto de: Mercedes AMG

Motorsport.com reveló que James Allison volverá al puesto que ocupaba anteriormente en el equipo Mercedes, mientras que su sucesor, Mike Elliott, cambiará de función y se convertirá en el director técnico de la escudería. En varios sentidos, se trata de algo totalmente nuevo para el moderno conjunto de Brackley, ya que se encuentra en una situación muy desesperada si se compara con sus años de dominio en la Fórmula 1.

Por eso, se ha considerado necesario un cambio importante en su personal técnico, quienes no han sido capaces de recortar distancias con un plan de actualización del diseño del monoplaza, como hizo con éxito, por ejemplo, en 2021. Y hace apenas dos semanas el jefe del equipo, Toto Wolff, declaraba públicamente que Allison no había vuelto a trabajar directamente en el proyecto del coche de Mercedes, y eso implicaba trabajar con el equipo de la Copa América creado por el copropietario de Mercedes, INEOS.

Al mismo tiempo, la remodelación es muy Mercedes. El responsable austriaco dijo que el cambio se hizo a petición de Elliott, quien sentía que con Allison tenían "un gladiador" y las tropas van a pasar por el fuego por él y con él. Hasta ahora no ha habido ningún comunicado de prensa oficial del conjunto informando de que el cambio se había certificado, y se entiende que seguirá siendo así, lo que suaviza el impacto tanto para Elliott como para su organización en general.

No obstante, el equipo quería que la noticia se conociera a su manera, concediendo a Jonathan Noble, periodista de Motorsport.com, una entrevista exclusiva con Wolff para hablarlo. Eso es tanto un intento de preservar su cultura de equipo unido como también, aparentemente, un intento de avivar su fuego y revitalizar sus éxito en la Fórmula 1.

Lo que no se sabe a ciencia cierta en este momento es hasta qué punto la decisión de Elliott se tomó como reacción a la presión interna que se había estado generando en Mercedes, para recuperarse de la caída tan significativa de su rendimiento por el cambio de la normativa técnica que se llevó a cabo en 2022.

Siempre cabía la posibilidad de que uno de los equipos de arriba perdiera su lugar con la introducción definitiva de los nuevos monoplazas con efecto suelo, pero mientras Mercedes caía tan dramáticamente con el W13, Red Bull mantuvo su lugar y después se alejó una vez que aligeraron el RB18.

Además, ese concepto aerodinámico con los pontones ha demostrado ser el mejor de la nueva era, y el equipo que se movió primero y con tanta decisión para cambiarlo, Aston Martin, ha dado un gran salto como resultado. Al implementar evoluciones de sus muy diferentes coches 'sin pontones' y el conocido como efecto inwash a principios de 2023, Mercedes y Ferrari respectivamente, se arriesgaron a perder.

Eso añade presión sobre la frustración y, de hecho, al final se duplica, en el sentido de que un cambio de concepto al por mayor, como los germanos se comprometieron públicamente en Bahrein, ahora tiene que llevarse a cabo con éxito. Sin embargo, en Maranello, al aparentemente retrasar ese cambio de concepto a poco antes de 2024 han triplicado esa carga...

Tal vez la palabra más significativa del cambio cuidadosamente estudiado de Mercedes con Allison y Elliott está en la declaración de Wolff de que fue "muy impulsado por Mike Elliott como dueño del proceso". Eso sugiere que Elliott reaccionó a las deficiencias del equipo técnico bajo su liderazgo, pero la reacción posterior del austriaco es, de nuevo, muy Mercedes.

El hacha no ha ido hacia Elliott como sucede en el sentido tradicional de la Fórmula 1, como ha ido para Mattia Binotto en Ferrari y James Key en McLaren. En su lugar, Wolff lo ha mantenido, y su posición refleja el valor que claramente tiene para la organización, por lo que se ocupará ahora de la mejor manera de desplegar los recursos técnicos desde una perspectiva global de desarrollo de la organización, y Allison trabajará directamente en cómo convertir los W14 y W15 en monoplazas ganadores.

También hay algo más en las palabras del jefe de los alemanes, que arroja luz sobre cómo el otro gran cambio de las reglas del campeonato, en cuestiones financieras, ha afectado al hasta ahora exitoso equipo de diseño de Mercedes.

Por ese motivo, el jefe de diseño, John Owen, "se convirtió en administrador del límite de costes", según Wolff, con "la tonelada de trabajo extra que conlleva". Ahora, vuelve a estar más centrado en el diseño del coche, y su adjunto, Giacomo Tortora, pasa a desempeñar el papel de director de ingeniería y ayuda con el trabajo de la división del límite presupuestario.

Eso recuerda a la época en la que Aldo Costa trabajaba junto a Owen y Allison en ese rol antes de marcharse para dirigir el departamento técnico de Dallara en 2020. Y es que se han producido grandes cambios en el departamento técnico de Mercedes durante su etapa al frente de la Fórmula 1 entre 2014 y 2021, con otros ingenieros trasladados a puestos de gestión más altos y, quizá lo más sonado, el predecesor de Allison, Paddy Lowe, que se marchó a Williams para ser su jefe técnico en 2017. Sin embargo, los de las flechas de plata siguieron ganando.

Ahora las cosas son muy diferentes para Allison y Wolff. No es una coincidencia que Aston Martin lo esté haciendo tan bien después de haber contratado al antiguo director aerodinámico de Red Bull, Dan Fallows, pero también al ex jefe en el mismo área de Mercedes, Eric Blandin, como director técnico adjunto. Así que, en lugar de reemplazar la parte superior de la pirámide, la estructura interna importante es, metafóricamente al menos, más débil de lo que era cuando Allison entregó las riendas de director técnico de Mercedes a principios de 2021.

Eso, por lo tanto, centra la atención en este nuevo desarrollo. Mercedes está imponiendo a Allison la responsabilidad que conlleva la presión de volver a ganar, pero lo ha hecho precisamente por su valor para el equipo. Merece la pena recordar que Allison esperaba retirarse en el "sofá para animar al equipo desde la barrera como aficionado" cuando dimitió como director técnico, queriendo evitar "convertirse en una vieja vergüenza".

No obstante, en lugar de eso, Wolff creó el puesto de director técnico a tiempo parcial para él y lo mantuvo en funciones, una decisión que parece estar dando sus frutos de forma significativa en estos momentos, puesto que Mercedes cuenta con un director técnico contrastado para intentar revitalizar su suerte. Al mismo tiempo, el importante cambio de funciones refleja que un momento clave en el liderazgo de Wolff en Mercedes, con su segundo cambio de director técnico, fue infructuoso.

La explicación de Wolff sobre el valor de "gladiador" de Allison a través de Elliott refleja que Mercedes piensa que este tercer nombramiento de director técnico será una remodelación bien recibida de manera interna. Allison es una figura popular y respetada entre el personal del equipo, y su carácter afable y detallista también es del agrado de los aficionados. El hecho de que Allison vuelva a la Fórmula 1 también hace volver lo que Mercedes había perdido en este frente al perder a James Vowles, que se fue a Williams.

Allison también tiene un gran historial en la Fórmula 1. Trabajó como jefe de aerodinámica en Benetton durante los años de Michael Schumacher y Ross Brawn, y siguió a esa combinación ganadora hasta Ferrari, siendo una parte importante de todo su período de dominio hasta 2005. Ese mismo año se incorporó a Renault como director técnico adjunto y consiguió otros dos dobletes de títulos con Fernando Alonso.

Por lo tanto, el español estaba encantado cuando Allison se reincorporó a Ferrari en 2013, primero como director técnico de chasis y luego como director técnico general, después de que su cotización y su perfil aumentaran gracias a que los monoplazas de Lotus ganaron algunas carreras con Kimi Raikkonen y molestaron al Red Bull de Sebastian Vettel.

Esa segunda etapa en Maranello no funcionó, con un Allison mucho menos involucrado en el diseño de esos coches, y también teniendo que lidiar con la muerte de su esposa en 2016, poco antes de dejar todo para mantener a su familia. La Fórmula 1 se sorprendió un poco cuando los rumores de que podría volver a unirse a lo que volvía a llamarse Renault se materializaron en su llegada a Mercedes como director técnico en 2017.

Su trabajo en la mejora de los diseños de chasis de Mercedes, siempre considerados más débiles en los primeros años de la era turbo híbrida con respecto a Red Bull, pero apoyados por el rendimiento del motor, se hizo cada vez más crítico a medida que las unidades de potencia se igualaban. Ferrari [polémicamente] y Honda [sorprendentemente] acabaron superando a Mercedes, pero los germanos siguieron ganando.

Allison no dirigió el departamento técnico que dio a luz el W08 durante su diseño al principio de esa era, pero para cuando ese periodo de reglas terminó en 2020, la escudería había ideado el W11 con el innovador DAS, algo que devolvió la ventaja de Mercedes a la altura de 2014.

Ese coche seguramente pasará a la historia como una leyenda de la Fórmula 1, pero producirlo en una era con gran estabilidad de las reglas técnicas fue realmente impresionante, aunque por supuesto también se vio ayudado por la desaparición de Ferrari de la parte alta gracias a su "acuerdo" con la FIA por el diseño del motor en 2020.

Sin embargo, el hecho de que Mercedes haya vuelto al liderazgo del departamento técnico que le llevó a cotas de éxito en el Gran Circo nunca antes alcanzadas y a los últimos títulos de su récord de ocho consecutivos en el campeonato de constructores no significa que vaya a volver a ganar al instante.

De hecho, Allison debe calmar esa estructura técnica ahora alterada y dirigirla para hacer frente a la aplastante superioridad actual de Red Bull, recorriendo un camino conceptual que el rival de los alemanes ha completado ya, pero la convergencia siempre es probable en la nueva era de las reglas técnicas.

Lo que fue inesperado fue que la cultura del equipo Mercedes y las decisiones en torno a la sucesión de Allison como director técnico se pusieran tan a prueba en la escudería después de haber producido dos malos coches de manera consecutiva, con el W13 y W14. Por lo tanto, una reacción como la que se ha visto hoy no podía preverse hasta que tuvo que plantearse.

Los próximos resultados de ese desafío inesperado para Mercedes y Wolff serán la historia de cómo evoluciona por completo un equipo moderno de Fórmula 1. O bien, los de Brackley habrán tocado techo y no podrán volver a subir tan alto a pesar de sus movimientos para corregir su caída, o su mala situación actual no es más que un breve bache entre tantos capítulos ganadores.


¿Quieres leer nuestras noticias antes que nadie y de manera gratuita? Síguenos aquí en nuestro canal de Telegram y no te perderás nada. ¡Toda la información, al alcance de tu mano!

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior Russell asegura que la logística del calendario de F1 "mejorará"
Siguiente artículo Así es el nuevo formato al sprint de la F1 que debutará en Bakú

Mejores comentarios

No hay comentarios todavía. ¿por qué no escribes uno?

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España