La pesadilla de Giovinazzi en Rusia: solo ante el peligro... y la lluvia

Antonio Giovinazzi vivió una pesadilla de GP de Rusia 2021 de Fórmula 1, teniendo que gestionar neumáticos y rodar bajo la lluvia sin comunicación con el equipo.

La pesadilla de Giovinazzi en Rusia: solo ante el peligro... y la lluvia

Si hubo algo que no podía fallar durante el alocado GP de Rusia del domingo fue la radio. En el caos que se desató a siete vueltas del final, cuando la lluvia fue empapando el circuito de Sochi, los pilotos rodaron casi a ciegas, pendientes de lo que sus equipos vieran en sus radares y cámaras. 

Pero Antonio Giovinazzi sufrió aún más que el resto de sus compañeros de parrilla. El italiano  se vio obligado a depender de las señales analógicas de su tablero de boxes, que, obviamente, carecían del tipo de detalle necesario para gestionar adecuadamente su carrera.

Eso, como era de esperar, contribuyó a que fuera uno de los últimos pilotos en entrar en boxes bajo la lluvia en las últimas vueltas, y solo Lando Norris y Charles Leclerc cambiaron a los neumáticos intermedios (verdes) después de él.

Tras perder posiciones en la parrilla de salida por una penalización en la caja de cambios, que le hizo caer a la 17ª plaza, la carrera de Giovinazzi se torció después de que un contacto con el Haas de Mick Schumacher le dejara 19º al final de la primera vuelta. 

"Tuve un contacto con no sé quién en la curva 2, y perdí algunas posiciones ahí", dijo. "No tuve radio desde la primera vuelta, así que fue imposible comunicarme con el equipo, y fue una carrera difícil con el ahorro de combustible".

"Intenté vigilar mi box en la recta principal para ver qué tenía que hacer, pero sin la radio fue un lío. Y luego también con la lluvia al final no tuve comunicación. Ha sido una carrera en silencio para mí, así que fue realmente complicada desde la primera vuelta".

"También era difícil adelantar, así que perdí mucho tiempo. En cambio, cuando estaba en aire limpio, el ritmo era bueno. Pero hemos perdido muchas vueltas", añadió tras acabar 16º.

Después de unas buenas sesiones de clasificación en las dos últimas carreras en Zandvoort y Monza, Giovinazzi necesitaba una buena actuación en Rusia para mantener vivas sus escasas esperanzas de aferrarse al asiento de Alfa Romeo para 2022, y un accidente en los entrenamientos y su problemática tarde del domingo le hicieron flaco favor.

"Este fin de semana fue un poco más difícil", dijo el jefe del equipo Alfa Romeo, Fred Vasseur, a Motorsport.com. "Ayer tuvimos un problema con los frenos. No quiero decir que la carrera haya sido mala en absoluto, porque hemos tenido muchos problemas. El primero fue el contacto en la curva 1".

"Mick golpeó la parte trasera de Antonio, se fue recto, dañó el suelo y luego se quedó atrapado detrás del grupo. Y perdimos la comunicación por radio desde el principio, así que tuvimos que comunicarnos a la vieja usanza".

"En cuanto tienes que dar órdenes sobre la gestión de neumáticos y demás, es difícil. No puedes dar tantos detalles como cuando hablas, y no puedes decir que tienes que ahorrar neumáticos o combustible a este o aquel nivel".

"No era capaz de hablar en absoluto. Al principio pudimos hablar con él, y luego perdió completamente la comunicación".

Respecto a las esperanzas de Giovinazzi de conservar el asiento, Vasseur dijo: "No hay que prestar atención a una sola sesión. En los últimos fines de semana el ritmo fue realmente positivo en la clasificación en Zandvoort y Monza, y este fin de semana creo que también el viernes".

Más de la F1 en Rusia:

compartidos
comentarios
Red Bull y Verstappen, un 2º en casa Mercedes que sabe a triunfo
Artículo Anterior

Red Bull y Verstappen, un 2º en casa Mercedes que sabe a triunfo

Siguiente artículo

Alonso, el más listo de la clase, cumplió en Sochi su amenaza

Alonso, el más listo de la clase, cumplió en Sochi su amenaza