La Fórmula 1 necesita a Fernando Alonso

45,085 Vistas

Nuestra columnista Nira Juanco analiza la actuación del piloto asturiano durante las últimas vueltas del GP de Estados Unidos para terminar quinto y añora verle luchar por el podio.

Menos mal que apareció él. Yo ya empezaba a bostezar después de que el coche de seguridad virtual decidiese la carrera al marcar la última parada de gran parte de la parrilla, entre ellos, los tres primeros. Sus diferentes estrategias volaron por los aires y con ellas, la emoción. Tras esa última detención, Hamilton lideró cómodamente, Rosberg le siguió sin que nadie pusiese en peligro su valioso segundo, y Ricciardo supo que su oportunidad de ser algo más que tercero se había esfumado. Pero entonces, en medio del sopor, apareció él. Surgió el mejor Fernando Alonso

Las cámaras se centraron en la lucha por la quinta posición entre Sainz, Massa y el asturiano. Y ahí, en esas últimas vueltas volvimos a verle hacer magia. Exprimió un coche condenado a sufrir y no puntuar antes de arrancar. De hecho en McLaren Honda habían sentenciado el GP de EE UU al fracaso antes de correrlo echando la culpa, no al monoplaza que no está a la altura de un equipo con los recursos y la historia de la escudería de Woking, sino al trazado, que no les beneficia, dicen.

"En McLaren Honda habían sentenciado el GP de EEUU al fracaso antes de correrlo, echando la culpa al trazado, que no les beneficia"

Pero había sido un juicio injusto porque nadie tuvo en cuenta la magistral defensa que haría Alonso para no sólo salvar el honor de McLaren, sino para entretener a medio mundo. Se preparó el adelantamiento de Massa durante unas vueltas y en cuanto vio el hueco, ahí se tiró. Hubo toque y posterior investigación, pero afortunadamente, por el bien de la Fórmula 1, los comisarios entendieron que fue un lance de carrera. 

Tras dejar atrás a Felipe, se fue a por su amigo "Carlitos". Pocas vueltas tenía para rebasarlo y ahí vivimos un gran duelo entre compatriotas que tienen el ADN ganador en sus venas. Una batalla sin contemplaciones por un quinto puesto que sabía a gloria dado el pobre potencial de ambos monoplazas sentenciados a sufrir en esta parte final del campeonato. Un duelo que se llevó finalmente el bicampeón que sacó del baúl muchos recuerdos.

"Todos echamos de menos a ese Fernando Alonso que era capaz de levantarnos del sofá de madrugada con adelantamientos de infarto"

Porque da la casualidad que el pasado sábado se cumplieron 10 años de su último título. Ese bicampeonato responsable en cierta medida del retiro del más grande de la F1, por lo menos en cuanto a números, Michael Schumacher. Los medios se hicieron eco durante e fin de semana del aniversario con nostálgicas crónicas. Y digo "nostálgicas" porque todos echamos de menos a ese Fernando Alonso que era capaz de levantarnos del sofá de madrugada con adelantamientos de infarto. Añorábamos poder verle pelear cuerpo a cuerpo con rivales de altura. Extrañábamos esa agresividad en la batalla que el McLaren Honda le había robado. Y casualmente este fin de semana, volvimos a ver al mejor Alonso, ese que se parecía al jovencito que sonreía hace 10 años en Brasil junto a Flavio Briatore título en mano. 

La versión que pude ver de Fernando el pasado domingo, me recordó lo mucho que ha perdido la Fórmula 1 al no tenerle en un equipo top. No digo el mejor equipo, no digo Mercedes. Digo un equipo que le permita luchar por podios. Ojalá McLaren Honda le dé por fin en 2017 un coche con el vuelva a motivarse, con el que vuelva a hacernos vibrar. Porque Fernando Alonso es uno de los grandes. Y la F1 le necesita.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Fernando Alonso
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas austin, fernando alonso, gp de estados unidos, opinion