Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España
Noticias
Fórmula 1 GP de Ciudad de México

La FIA y Liberty, muy distanciadas: ¿acabará la F1 en los abogados?

La convivencia entre la FIA y Liberty Media es cada vez más difícil. Los dos organismos necesitan un mediador o la F1 podría convertirse en un duelo de abogados.

Mohammed bin Sulayem, Presidente de la FIA, y Stefano Domenicali, Director General de la Fórmula 1, en la parrilla de salida.

En el paddock del Autódromo Hermanos Rodríguez, las casas rodantes de la FIA y Liberty Media están a una cierta distancia, separadas por las de Red Bull y Ferrari.

Las apariencias siempre se respetan. Cuando el presidente de la FIA, Mohamed Ben Sulayem, y el CEO de Liberty Media, Stefano Domenicali, se cruzan durante alguna ceremonia de entrega de premios, llega la foto de rigor. Sin embargo, no hay absolutamente nadie en el paddock que niegue la tensión entre ambos.

La última polémica entre ellos hace referencia a la posible entrada en el campeonato del equipo Andretti, un proyecto liderado por Michael Andretti con el apoyo de General Motors (Cadillac). La FIA aprobó su solicitud, pasando la pelota al tejado de Liberty Media, que ahora tendrá que gestionar una patata muy caliente.

En declaraciones al diario británico Daily Mail, Ben Sulayem describió con palabras bastante duras la situación en la que se encuentra y las circunstancias por las que ha pasado: "Pasé por un infierno", explicó el presidente de la FIA.

"Me atacaron incluso cuando murió mi hijo (víctima de un accidente de coche en Dubai el pasado mes de marzo), intentaron doblegarme sólo porque había abierto una licitación de interés (el proceso que llevó al OK para el equipo Andretti). Tenemos un contrato ahora mismo en vigor con 12 equipos, no lo olviden".

"Me pregunté: ¿qué he hecho para sufrir todos estos ataques? ¿Cómo puedes rechazar a una entidad como GM? Soy optimista y creo que (Liberty) no dirá que no. Es bueno para el negocio. Es bueno para el automovilismo. Y si hay otro equipo fiable que pida ser admitido, abriré un nuevo procedimiento de expresión de interés", añadió.

Mohammed bin Sulayem: il Presidente della FIA è a favore dell'ingresso di Andretti

Ben Sulayem envía mensajes claros. Mientras tanto, Michael Andretti se reunió con Stefano Domenicali en Austin, un primer paso en una negociación que no será breve.

Liberty Media se encuentra en una situación incómoda: por un lado están los diez equipos que actualmente forman la parrilla de la Fórmula 1 y que han dejado claro que no quieren nuevas escuderías con las que compartir el pastel de los ingresos, pero por otro lado hay una candidatura que cumple todos los requisitos para entrar en la F1.

Los equipos son espectadores de facto, pero su papel podría ser crucial. Recientemente han comenzado los primeros intercambios de puntos de vista para definir las líneas maestras del nuevo "Pacto de la Concordia", es decir, el contrato que regula la relación entre los equipos y el titular de los derechos comerciales de la Fórmula 1, que en este caso es Liberty Media. El actual pacto, que expira a finales de 2025, establece que doce escuderías son el número máximo de equipos que pueden participar en el campeonato, pero ese límite podría reducirse a diez una vez firmado el nuevo contrato.

Se trata de un ajuste estratégico que podría dar lugar a escenarios impredecibles. Por un lado, Andretti ha solicitado entrar en la F1 a partir de 2025, pero no se sentará en la mesa de negociación del nuevo Pacto de la Concordia, por lo que si el número máximo de equipos se fijara en diez, Andretti se quedaría fuera, con el riesgo de ir a los tribunales con resultados que nadie puede jugar a adivinar.

"Me eligieron para cuidar de la categoría, yo no pongo nada de mi bolsillo y no hay accionistas', subrayó Ben Sulayem. "Al igual que no hay un consejo de administración para repartir los beneficios. Mi misión es diferente a las suyas", explicó.

Si los dos organismos se encierran en sus ideas y nadie cede, se corre el riesgo de que la Fórmula 1 se convierta en el paraíso de los despachos de abogados. Será necesaria una política de compromiso, una mediación capaz de satisfacer a los dos bandos, pero incluso ese escenario parece hoy cualquier cosa menos probable.

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior Massa no espera ir al GP Brasil mientras resuelve su batalla con la F1
Siguiente artículo Exclusiva: Red Bull F1 niega los rumores sobre Alonso y Pérez

Mejores comentarios

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España