¡Felices 35!

Nuestra columnista Nira Juanco se acuerda de Fernando Alonso en su 35 cumpleaños y reivindica su papel como uno de los 'veteranos' en la F1.

35 años. La verdad es que yo escucho esa edad y me parece la flor de la vida. Pero en el deporte profesional, con 35 uno entra a formar parte de ese temido grupo al que todos llaman "veteranos". ¡Veterano con 35! Parece una locura... Pero no lo es si tenemos en cuenta que la vida profesional de estos deportistas comienza normalmente con el karting antes de cumplir los 10 años. Y bueno, le ley de la vida. Por detrás vienen los "jóvenes" pisando fuerte. Le pasó a Schumacher con Alonso, a Alonso con Vettel, a Vettel con Verstappen...

35 fueron los años que cumplió el pasado viernes un sonriente y feliz Fernando. A él no parece importarle en absoluto el paso del tiempo, aunque sé que en alguna etapa de su vida le preocupó mucho la caída del pelo, así como el nacimiento de alguna que otra arruga. Pero sinceramente, creo que esa fase está más que superada. Y tampoco parece quitarle el sueño el hecho de que actualmente sólo le superen en edad su compañero Button (37), Raikkonen (36) y Massa (35). Él, como digo, está en la flor de la vida y así se siente.

A Alonso no parece importarle en absoluto el paso del tiempo, aunque sé que en alguna etapa de su vida le preocupó mucho la caída del pelo, así como el nacimiento de alguna que otra arruga.

Yo le conocí en 2009. Un año de transición hasta su llegada a Ferrari. Estaba tranquilo, disfrutando de lo poco que podía hacer con ese Renault que sólo fue capaz de brindarle un podio en Singapur. En 2010 llegó Ferrari y ese debut soñado con una increíble victoria en Bahrein. Parecía que el tercer título estaba hecho. Yo disfrutaba más que nunca de mi trabajo de reportera porque a Alonso se le veía divertirse y seguro de sí mismo. Pero el sueño que se convirtió en pesadilla esa noche del 14 de noviembre en Abu Dhabi. Por lo menos para los periodistas españoles porque, aunque yo no logro quitarme de la mente su mirada perdida cuando le tuve cara a cara en la zona de entrevistas, él sólo ve el lado positivo de ese año. Fue subcampeón y luchó hasta el final.

Tras ese subcampeonato, llegaron otros dos en su cinco temporadas con Ferrari. Y con eso se queda él. No con lo malo, con los dos títulos que le ganó Vettel en la última carrera en 2010 y 2012. En que no pudo ser campeón con la escudería italiana. Se queda con lo bueno. El vaso siempre medio lleno. Y eso es lo que admiro profundamente de este Fernando maduro, sereno y paciente de los últimos años. No sé si han sido las lecturas y sabios consejos de los samurais que tanto le gustan, el paso de los años o simplemente que él es feliz. Porque como me comentó el año pasado en sus peores momentos con McLaren-Honda, él se siente un afortunado, tiene todo lo que quiere y más, y no entiende que la gente le mire con pena por la calle porque ahora no gana.

El vaso siempre lo ve medio lleno. Y eso es lo que admiro profundamente de este Fernando maduro, sereno y paciente de los últimos años.

Tiene energía de sobra para seguir peleando por el tan ansiado tercer título mundial. Pero si no llega, se queda con los dos que tiene que no están nada mal y con la reputación a sus espaldas de haber sido uno de los mejores pilotos de la historia. Nos ha brindado a todos momentos inolvidables que se repetirán en las televisiones de todo el mundo una y otra vez, año tras año, generación tras generación. Y aunque con estas líneas parece que le esté retirando (nada más lejos de mi intención), sí que creo que se puede ir cuando quiera con la cabeza muy alta. Él ha sido, es y será un campeón en todos los sentidos. ¡Felices 35 Fernando!

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Alemania
Pista Hockenheim
Pilotos Fernando Alonso
Tipo de artículo Artículo especial