La exigencia de Zandvoort para los pilotos de F1, ¿extrema?

Los pilotos de Fórmula 1 se enfrentan a un importante reto en el renovado Zandvoort por las curvas de alta velocidad y los peraltes. Lo analizamos.

Los pilotos de Fórmula 1 están muy en forma y gran parte de su trabajo físico reside en entrenar los músculos del cuello, algo que siempre pilla por sorpresa a los rookies.

Sin embargo, incluso los mejor preparados se enfrentan a un nuevo reto en Zandvoort, gracias a la naturaleza ininterrumpida del circuito y a sus numerosas curvas de alta velocidad.

Los pilotos han probado el trazado en los simuladores, pero no conocerán realmente las fuerzas a las que se enfrentarán este fin de semana hasta que conduzcan en la pista real.

Y aunque los equipos han echado todos los números, antes de correr los ingenieros no sabrán exactamente cuánto agarre tiene la superficie de la pista, cómo interactúa con los tres compuestos de Pirelli, y cómo cambia el nivel de agarre general a medida que se deposite goma. Ciertamente, a primera hora del viernes se espera que esté resbaladizo, pero mejorará y la velocidad aumentará.

"La parte que es realmente difícil de estimar es el nivel exacto de agarre de la pista", dice el director de rendimiento de Aston Martin, Tom McCullough. "Hay arena en el asfalto y demás. El jueves se vio el coche de seguridad dando vueltas, había columnas de arena, el coche derrapaba por todas partes".

"Han salido con una máquina para tratar de limpiar la pista, pero las máquinas que estaban utilizando no eran las que tienen un buen lavado, ¡solo lograban esparcirla! Creo que la pista tendrá poco agarre al principio, pero cuando lleguemos a la clasificación ya habrán dado muchas vueltas".

Muchos circuitos tienen curvas destacadas en las que los pilotos experimentan altas fuerzas G, pero lo que hace diferente a Zandvoort es el número de picos, y lo pronto que se suceden, proporcionando poco respiro.

"Se trata más de cuántas veces llegamos a 5-5,5 G que de alcanzar simplemente 5 G", dice Carlos Sainz.

"Si lo alcanzas una vez en un circuito, está bien. Llegar ahí cuatro o cinco veces como vamos a hacer este fin de semana, va a ser potencialmente agotador para el cuello, para todo el cuerpo, diferente a lo que normalmente estamos acostumbrados. Y un reto emocionante".

"Parece que las dos curvas de alta velocidad en el sector 2 y las dos últimas curvas son las de mayor fuerza G. La curva 1 también debería tener mucha fuerza G, la curva 2 debería ser alta, y la curva 3 con el peralte. Así que vamos a tener muchas curvas de altas G. Y con el nuevo asfalto debería ser también de alto agarre".

"Creo que va a ser duro físicamente, porque no hay muchas rectas", dice Pierre Gasly. "Como de la curva 3 a la 7 no es básicamente recta, siempre estás girando. La recta principal es bastante corta, y hay muchos peraltes, muchas G. Nunca estás realmente recto. Así que esperamos que sea bastante físico".

Un aspecto intrigante de Zandvoort es el reto adicional que suponen las cargas verticales que experimentarán los pilotos en varios puntos.

"Creo que las velocidades, junto con el peralte, ejercen un tipo de fuerza diferente sobre tu cuerpo en algunas de estas curvas", dice Lando Norris. "No es solo como la izquierda o la derecha, es también un poco de compresión. Así que eso también contribuye a ello".

"No hay mucho tiempo para los descansos, se trata de curvas constantes en la mayor parte de la pista, con un par de rectas: la de meta y quizás la de la chicane. La curva 7 es muy rápida, y además está ligeramente peraltada en la entrada. No tengo ni idea de si va a ser tan alta como 6 G, pero supongo que será alrededor de 5-5,5 G".

"Es similar a Mugello, las curvas son de muy alta velocidad, pero también muy largas. Así que no es solo un pico, sino que lo mantienes durante un buen par de segundos, o quizás no tanto. Son muchas curvas de alta velocidad y, sobre todo, cuando añades esta sección de compresión y caída, el efecto se duplica".

 

Norris dice que la carga vertical inusualmente alta será la verdadera novedad para los pilotos.

"No es algo que se dé mucho en una temporada de F1. Y es algo para lo que es extremadamente difícil entrenar, una compresión de este tipo".

"Me pasó lo mismo en Daytona con las 24 horas de 2018. Las primeras vueltas que das son muy raras, porque la carga pasa verticalmente por tu cuerpo, y como que te empuja hacia abajo, más que hacia la izquierda o la derecha. Y también tus ojos tienen que adaptarse a este campo de visión... Solo tardas unas cuantas vueltas en que tu mente se reajuste, pero después de se convierte en algo normal".

Atento:

Los picos de carga más altos se verán en la clasificación, y los pilotos no replicarán esos tiempos y fuerzas en la carrera. Sin embargo, las 72 vueltas del domingo serán una distancia considerable, especialmente si no hay periodos de coche de seguridad que proporcionen un descanso.

"Obviamente, nunca vas a tirar tanto como en la clasificación con los neumáticos y la carga de combustible y cosas así", dice Norris. "Pero como he dicho, no hay mucho tiempo para relajarse y respirar en las rectas. Estás constantemente tomando curvas. Muchas de ellas son de media y alta velocidad. Es una vuelta corta, y eso hace que la cantidad de repeticiones que haces sea muy alta. Y eso siempre contribuye a la fatiga".

Como se ha señalado, los pilotos están muy en forma, por lo que probablemente se tomarán el reto de este fin de semana con calma.

Por lo tanto, es poco probable que el rendimiento real de nadie en la pista se vea afectado. Sin embargo, algunos pilotos podrían sentirlo un poco el domingo por la noche...

compartidos
comentarios
Por qué los pilotos de F1 vuelven a sus raíces en Zandvoort

Artículo Anterior

Por qué los pilotos de F1 vuelven a sus raíces en Zandvoort

Siguiente artículo

Pirelli justifica por qué no ha cambiado sus neumáticos para Zandvoort

Pirelli justifica por qué no ha cambiado sus neumáticos para Zandvoort