Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España
Historia
Fórmula 1 GP de España

La derrota más dolorosa de Mika Häkkinen, en España

El 29 de abril de 2001, Mika Häkkinen esperaba reencontrarse con el triunfo tras un pésimo inicio de año. Y, cuando parecía que lo tenía en su mano, se le fue.

David Coulthard lleva en su coche a Mika Hakkinen, su compañero en McLaren
El podio: Juan Pablo Montoya, el Rey Juan Carlos y Michael Schumacher
Parada de pits para Rubens Barrichello
Parada de pits para Juan Pablo Montoya
Parada de pits para Juan Pablo Montoya
Juan Pablo Montoya y Jacques Villeneuve
La batalla entre Michael Schumacher y Mika Hakkinen
Un mecánico de Ferrari
Jean Todt
Eddie Irvine y Olivier Panis
Jacques Villeneuve en camino a su primer podio con el BAR
Giancarlo Fisichella y David Coulthard
La arrancada: Michael Schumacher y Mika Hakkinen abren el camino
Jean Todt, Michael Schumacher, el Rey Juan Carlos y Rubens Barrichello
Michael Schumacher antes de la carrera
Primera vuelta: Eddie Irvine al frente del pelotón
Jarno Trulli enfrente de Juan Pablo Montoya
Jacques Villeneuve en los pits
Jacques Villeneuve en el paddock
Ralf Schumacher saliendo del garage
Michael Schumacher en el garage, antes de la carrera
El podio: Juan Pablo Montoya, Michael Schumacher y Jacques Villeneuve
El podio: Juan Pablo Montoya, Michael Schumacher y Jacques Villeneuve
Michael Schumacher en el podio
Mika Hakkinen, después de la carrera
Erja y Mika Hakkinen entrando al paddock
Joe Ramírez y David Coulthard
Luciano Burti y Mika Hakkinen
Jenson Button y su premio
Jenson Button con su novia, Louise
Fiesta del Gran Premio para la Brain & Spine Foundation: Jenson Button recibiendo su
Fiesta del Gran Premio para la Brain & Spine Foundation: Jenson Button recibiendo su
Jenson Button le muestra su premio
Michael Schumacher recibe su
El lanzamiento del programa de desarrollo de pilotos deportivos de Renault
Patrick Faure en el lanzamiento del programa de desarrollo de pilotos deportivos de Renault
Patrick Faure y Flavio Briatore en ell lanzamiento del programa de desarrollo de pilotos deportivos
El lanzamiento del programa de desarrollo de pilotos deportivos de Renault: Flavio Briatore
Conferencia de prensa: Mika Hakkinen y Michael Schumacher
Lindo Ferrari, Mr. Schumacher. Lindo McLaren, Mr. Coulthard
Eddie Irvine de regreso a los pits
Los dos autos de Ferrari
42

Mika Hakkinen perdió el duelo por el tricampeonato contra Michael Schumacher en 2000, y esperaba que la temporada 2001 fuera una venganza contra el alemán. Sin embargo, un desastroso inicio de año echó por tierra sus esperanzas, especialmente porque Ferrari había diseñado el F2001, un coche innovador y magnífico.

Habiéndose clasificado tercero, a medio segundo de la pole position en Melbourne, había visto cómo su carrera terminaba en un gran accidente tras la ruptura de la suspensión. En Sepang, se quedó a ocho décimas de la pole, y a pesar de hacer la vuelta rápida de carrera, no logró ser más que sexto. En Interlagos, la clasificación había sido más positiva, pero un problema de embrague le hizo abandonar pronto. Sin embargo, la victoria de su compañero David Coulthard con el otro McLaren era motivo para confiar.

El equipo británico confirmó su recuperación en San Marino al monopolizar la primera fila de la parrilla de salida. Häkkinen había logrado en Imola su mejor resultado de la temporada con un cuarto puesto, pero solo había sumado cuatro puntos en cuatro carreras y era séptimo en el campeonato, a 22 puntos de Schumacher y Coulthard, quienes compartían el liderato tras el Gran Premio de San Marino.

Häkkinen y Schumacher llegaron a España en un estado de ánimo muy diferente, pero su genial duelo de 2000 se reanudó de la mejor manera. El alemán batió al piloto de McLaren por 85 milésimas  en la clasificación y los dos llenaron la primera fila. Durante 62 de las 65 vueltas ocuparon el primer y segundo lugar y solo dejaron migajas para los demás.

Schumacher mantuvo el liderato al inicio y hasta la vuelta 22, cuando hizo su primera parada en boxes. Salió tercero detrás de Häkkinen y Rubens Barrichello, luego se puso segundo en la vuelta 25 cuando entró su compañero, y volvió al mando de la prueba cuando Hakkinen apareció por el pitlane. Se mantuvieron cerca hasta la vuelta 43, cuando Schumacher entró a cargar combustible mientras tenía una ventaja de cuatro segundos sobre Häkkinen.

Durante siete vueltas, el finlandés siguió haciendo vueltas rápidas y en la 50 hizo su segunda parada. Después de haber creado un colchón de casi 27 segundos, salió al frente y dejó atrás a Schumacher, que sufría con sus neumáticos. Häkkinen había hecho lo más difícil, ya que su rival se vio obligado a perder ritmo para evitar intensificar las vibraciones de sus gomas, cada vez más presentes.

Schumacher podía permitírselo ya que Juan Pablo Montoya, tercero, estaba a más de un minuto de él. Häkkinen tenía varias decenas de segundos de ventaja al comienzo de la última vuelta, cuando su coche falló. Humo, desaceleración y luego lo inevitable, una detención al borde de la pista, embrague roto. Por tercera vez en cinco carreras, el MP4-16 había traicionado a Häkkinen, y esta vez le había costado muy caro.

Relacionado:

Volviendo a boxes montado en los pontones del otro McLaren, un Häkkinen hundido continuó luego encadenando malos resultados y abandonos. Un tercer lugar en Canadá y una victoria en Silverstone no le hicieron cambiar de opinión, y en Italia anunció que se tomaría un año sabático. Posiblemente liberado de esa carga, ya que también admitió que no tenía motivación para hacer su trabajo, ganó el Gran Premio de Estados Unidos y terminó la temporada quinto, lejos de Coulthard y, sobre todo, muy lejos de Schumacher.

Pasó página en la F1 pensando volver algún día, pero nunca fue así, excepto por un test no concluyente con McLaren a finales de 2006, y por lo tanto acabó su carrera con 20 victorias, 26 poles, 51 podios y dos mundiales.

Con su salida, la F1 perdió a un caballero y uno de los pocos que plantó cara a Schumacher, después de haber ofrecido espectaculares exhibiciones con el alemán. Seguramente por esa razón, a pesar de "solo" dos títulos, el finlandés es considerado uno de los mejores pilotos de la F1 moderna.

Recuerda 10 desgarradoras derrotas en Fórmula 1 sobre la bocina

(Pulsa en 'Versión completa' al final del artículo si no te aparecen las imágenes o sus textos)

1. Jim Clark - GP de Italia 1967

El Gran Premio de Italia de 1967 produjo uno de los finales más igualados de la historia. Pero ese duelo al milímetro entre John Surtees y Jack Brabham ensombreció una actuación formidable de Jim Clark. El escocés lideró hasta que perdió una vuelta con una rueda pinchada en su Lotus.

Clark logró seguir y volver al liderato. Sin embargo, en la última vuelta, verá escaparse una sensacional victoria cuando tuvo que reducir la velocidad con un problema en la bomba de combustible.

2. Jackie Stewart - GP de Bélgica 1968

En la F1 antigua, quedarse sin combustible en la última vuelta no era muy raro. Jackie Stewart perdió el Gran Premio de Bélgica de 1968 en el circuito original de Spa-Francorchamps cuando su Matra se detuvo, totalmente 'seco'.

Bruce McLaren se llevó la victoria. Stewart aun así fue cuarto, por delante de algunos coches que terminaron dos vueltas por detrás.

3. Jack Brabham, GP de Gran Bretaña 1970

Jack Brabham lideraba cómodamente el Gran Premio de Gran Bretaña de 1970 en Brands Hatch en su propio coche, el Brabham BT33 azul y amarillo, hasta que también se quedó sin combustible. En Stirling's Bend, la penúltima curva, su Brabham comenzó a detenerse, y Brabham intentó llegar como fuera a la bandera a cuadros.

Brabham lo logró, pero le adelantó en el último suspiro el piloto de Lotus, Jochen Rindt.

Sería el último podio de Brabham en la F1 y la penúltima victoria de Rindt. Rindt fue originalmente descalificado por un alerón trasero supuestamente ilegal, pero después de una espera de tres horas se le devolvió el triunfo.

4. Patrick Depailler, GP de Sudáfrica 1978

Después de un problema de motor para el líder Riccardo Patrese, Patrick Depailler parecía listo para ganar el Gran Premio de Sudáfrica de 1978 en Kyalami. Desgraciadamente para él, su motor Ford Tyrrell también parecía tener problemas.

Eso dio a Ronnie Peterson la oportunidad de arrebatarle la victoria. Después de un brillante duelo en la última vuelta, Peterson se puso primero y ganó.

5. GP de Mónaco 1982

Parecía que nadie quería ganar el Gran Premio de Mónaco de 1982. El escenario que se desarrolló en el puerto de Montecarlo no lo habría escenificado ni un niño jugando con coches de juguete.

Alain Prost lideraba hasta que comenzó a llover en la Costa Azul. Prost perdió el control de su Renault entre la chicane y Tabac, dejando toda la ventaja a Riccardo Patrese. El piloto de Brabham trompeó en la horquilla, y entregó el liderato al Ferrari de Didier Pironi, seguido de Andrea de Cesaris con el Alfa Romeo.

En la última vuelta, tanto Pironi como De Cesaris se quedaron sin combustible. Eso podría haberle dado una victoria poco probable a Derek Daly, con el Williams. Pero Daly, a quien le faltaba un alerón trasero y medio alerón delantero después de un accidente anterior, tuvo que detener su coche con problemas de caja de cambios.

Al final, Patrese logró que su Brabham volviera a funcionar después de su trompo y se llevó a casa su primera victoria en F1, una increíble.

Pironi y De Cesaris acabaron en segundo y tercer lugar, porque los cuatro coches restantes estuvieron a una vuelta o más.

6. Nigel Mansell - GP de Canadá 1991

¿Qué es peor que un desamor? Quizás un ridículo en el que te pones tú mismo. En la última vuelta del Gran Premio de Canadá de 1991, Mansell pilotaba tranquilamente por el Circuito Gilles Villeneuve, seguro de que la carrera estaba ganada.

Cuando comenzó a saludar a la multitud, su Williams se detuvo antes de la horquilla. Williams aseguró que Mansell había sufrido problemas eléctricos, pero después de la carrera el coche parecía funcionar bien.

Lo que pasó fue que Mansell había permitido que las revoluciones bajaran demasiado en su vuelta final y eso detuvo el monoplaza. Nelson Piquet se llevó así su última victoria en F1.

7. Damon Hill - GP de Hungría 1997

El antiguo compañero de equipo de Mansell, Damon Hill, sufrió varios sinsabores en su etapa en F1, pero ninguno fue más cruel que el del Gran Premio de Hungría de 1997. Pilotando para el modesto equipo Arrows tras salir de Williams, el vigente campeón del mundo logró acercarse a un triunfo que parecía poco probable en Hungaroring.

Hill se clasificó tercero y superó a Jacques Villeneuve al comienzo. Unas vueltas más tarde, superó al líder Michael Schumacher y comenzó a crear una ventaja, ya que sus neumáticos Bridgestone claramente funcionaban mejor ante las condiciones calientes que los Goodyear de Ferrari.

Nadie lamentaría una victoria de cuento de hadas para Hill después que tuviera que dejar Williams, pero lo que se suponía que sería una alegría histórica se convirtió en otra angustia para Arrows. Cuando faltaban tres vueltas, Hill comenzó a informar de problemas de aceleración, que empeoraron gradualmente. Hill tuvo que frenar tanto que Villeneuve logró reducir la diferencia y pasarle en la última vuelta.

Hill acabó con un segundo puesto que sabía a poco, pero a su vez logró el mejor resultado de la historia de Arrows.

 8. Mika Hakkinen, GP de España 2001

Después de ser derrotado por Michael Schumacher en 2000, Mika Hakkinen y McLaren esperaban recuperarse en 2001 con el nuevo MP4-16. Sin embargo, la temporada de Hakkinen tuvo un mal comienzo, y solo logró 4 puntos en las primeras cuatro carreras.

En España, Hakkinen volvió a dejar una actuación genial. Todo parecía listo para su primera victoria de la temporada, superando a Michael Schumacher por 40 segundos, hasta que su motor se averió en la última vuelta de la carrera.

Un abatido Hakkinen volvió al pitlane montado en el coche de su compañero de equipo David Coulthard. Schumacher conseguiría su tercera victoria en cinco carreras, consolidando el camino para revalidar el título.

9. Kimi Raikkonen - GP de Europa 2005

Cuatro años después, McLaren volvió a sufrir un drama en la última vuelta. Kimi Raikkonen lideraba el Gran Premio de Europa de 2005 en Nurburgring, pero Fernando Alonso se estaba acercando rápidamente al finlandés con el Renault.

Anteriormente, Raikkonen había sufrido un pinchazo lento en su neumático delantero derecho mientras doblaba a Jacques Villeneuve. Debido a las reglas de 2005, que obligaban a los pilotos a hacer la clasificación y la carrera con el mismo juego de neumáticos, Raikkonen no pudo cambiar el neumático dañado. Tuvo que continuar durante media carrera con vibraciones y las gomas cada vez peor, lo que costó mucho tiempo al piloto de McLaren.

Alonso se acercó en la última vuelta de la carrera, pero ni siquiera necesitó hacer un adelantamiento sobre Raikkonen. Al frenar en la primera curva, la suspensión delantera de Raikkonen finalmente se rompió después de soportar 30 vueltas de vibraciones.

Como consecuencia del cruel abandono de Raikkonen, la FIA modificó las reglas para que los pilotos pudieran cambiar un neumático dañado en carrera.

10. Felipe Massa - GP de Brasil 2008

La derrota de Felipe Massa en el Gran Premio de Brasil de 2008 es la más reciente de esta lista. Y podría decirse que también es la más icónica.

En un duelo por el título inolvidable en Sao Paulo, Massa no falló en todo el fin de semana, a pesar de la presión y las expectativas del público local. El piloto de Ferrari lideró desde la pole hasta la bandera a cuadros, mientras que su rival por el título, Lewis Hamilton, tuvo una dura carrera desde el cuarto lugar de la parrilla.

Con Hamilton en sexta posición tras el aguacero que había caído, Massa parecía listo para dar a los aficionados brasileños muchos años después un mundial que celebrar, pero en la última curva de la última vuelta, Hamilton superó a Timo Glock, que sufría con neumáticos de seco en una pista mojada, para alcanar el quinto lugar y ganar su primer campeonato del mundo por un solo punto.

El corazón roto de Massa quedó a la vista de todos, pero se mantuvo digno en la derrota, lo que le valió ganarse el respeto de todo el paddock.

10

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior El ex jefe de Pirelli: "Esta pandemia será una bandera a cuadros para la F1"
Siguiente artículo "No habrá margen de error cuando vuelva la F1 2020"

Mejores comentarios

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España