Cómo se compara la temporada 2022 de Verstappen con los grandes de la F1

La temporada 2022 de Fórmula 1 será recordada como una clase magistral de Max Verstappen que reescribe el libro de récords. Pero, ¿qué lugar ocupa en comparación con las grandes campañas de todos los tiempos?

Cómo se compara la temporada 2022 de Verstappen con los grandes de la F1
Cargar el reproductor de audio

Max Verstappen reconoce que ahora las temporadas de Fórmula 1 son más largas que anteriormente y, como la mayoría de los deportistas, no se preocupa demasiado por batir récords. Pero su nueva marca de 15 victorias en una sola campaña campeonato del mundo sigue siendo notable y merece ser comparada con algunas de las mejores de la historia.

El porcentaje de triunfos de Verstappen en 22 citas hace que tenga un porcentaje del 68%. Sí, los errores de estrategia y la falta de fiabilidad de Ferrari han hecho que esta cifra aumente, pero el neerlandés también ha hecho su trabajo propio para conseguir esos números, y lo hizo, a pesar de varios baches en el camino, como las penalizaciones en Spa y Monza.

Las estadísticas son impresionantes, pero lo que hace que la temporada de Verstappen destaque es que, en el rendimiento bruto, el RB18 tenía una ventaja menor que la mayoría de los monoplazas que han acumulado éxitos similares. Una forma de demostrarlo es echando un vistazo a los supertiempos.

Los supertiempos se basan en el giro individual más rápido de cada coche en cada fin de semana de carrera, expresado como un porcentaje de la vuelta individual más rápida en general (100%) y promediada a lo largo de la temporada.

Ese enfoque tiene algunas limitaciones, ya que se basa en el mejor tiempo de vuelta de un fin de semana, lo que normalmente significa la clasificación. Y el ritmo de los sábados no siempre se traduce en el de carrera.

El Ferrari F2004 con el que Michael Schumacher llegó a conseguir 13 victorias en 18 carreras (72%) en 2004 "solo" tenía una ventaja en los supertiempos del 0,218%. En realidad era mayor, porque los neumáticos Bridgestone de los de Maranello eran mejores los domingos (y peores en clasificación) que los Michelin de los coches rivales. Por eso, el dominio del F2004 fue mayor de lo que sugieren los supertiempos.

El RB18 es similar en el sentido de que ha tendido a ser un mejor coche de carrera que de clasificación. De hecho, el Red Bull terminó la temporada un 0,017% por detrás del Ferrari, aunque habría que ser muy tifosi para argumentar que el de Milton Keynes no fue el mejor coche de 2022.

No obstante, el enfoque de los supertiempos ayuda a proporcionar una base, la cual podemos comparar con algunas de las mejores temporadas de la Fórmula 1.

Año

Campeón

Victorias

Porcentaje

Supertiempos

1952

Ascari

6

75/86

3.70%

2004

Schumacher

13

72

0.218%

1963

Clark

7

70

0.474%

2022

Verstappen

15

68

-0.017%

2013

Vettel

13

68

0.105%

1954

Fangio

6

67/75

0.158%*

2002

Schumacher

11

65

0.283%

2020

Hamilton

11

65/69

0.594%

1965

Clark

6

60

0.089%

2011

Vettel

11

58

0.489%

2014

Hamilton

11

58

0.881%

* Los datos proporcionados en la tabla son estimados

Verstappen's 15 wins set a new record for most victories in an F1 season, while Sergio Perez also added two more to Red Bull's haul

Una de las primeras cosas que saltan a la vista en la tabla es la enorme ventaja de Ferrari en 1952, cuando el campeonato del mundo se disputaba con el reglamento de la F2. Además del ritmo del Ferrari 500, Alberto Ascari no tuvo que lidiar con el otro destacado de la época, Juan Manuel Fangio, que se perdió toda la temporada por una lesión. El italiano seguía teniendo buenos compañeros de equipo a los que batir, y su porcentaje de aciertos (75%, o 86% si se excluyen las 500 millas de Indianápolis) es sobresaliente, pero es cierto que el nivel del resto no era tan alto como lo sería en épocas posteriores.

También es clave mencionar la corona de Fangio en 1954,  aunque la ventaja de los supertiempos es mucho menor. Las cifras se ven empañadas por la llegada tardía de Mercedes y luego de Lancia, aunque hay que reconocer que el argentino solía tener el mejor monoplaza, no solo cuando empezó el año con un Maserati 250F, sino también después de cambiar al Mercedes W196.

Cuando el Lancia D50, aún sin desarrollar, llegó para el final del GP de España, el de Balcarce se enfrentó a un monoplaza más rápido, pero el título ya estaba asegurado, y ni él ni el Lancia ganaron la carrera. El hecho de que su principal rival, Ascari, se perdiera la mayor parte de la campaña, significa que las temporadas de Fangio de 1951 y 1957, menos dominantes, deberían considerarse mejor que la de 1954.

Verstappen es el único piloto - de nuestra tabla - con desventaja en los supertiempos, aunque la realidad fue un poco diferente y Ferrari no supo aprovechar su rendimiento

Una de las menores ventajas de los supertiempos que se tradujo en dominio fue la de Red Bull en 2013. El RB9 que Sebastian Vettel llegó a hacerse con 13 victorias de 19 grandes premios (68%) estaba a solo 0,105 de distancia. Eso se debe en parte a que el rápido Mercedes W04 a menudo degradaba sus neumáticos en la carrera, pero también subraya la fiabilidad y eficiencia de Red Bull: las paradas en boxes y la estrategia del equipo rara vez regalaron victorias, al igual que en 2022. Eso debe tener en cuenta el éxito de Verstappen: no es casualidad que Red Bull haya ganado el premio a la parada en boxes más rápida cinco años seguidos.

Es una historia similar para el equipo Ferrari de 2002 y 2004. Aunque la ventaja de ritmo es subestimada por los supertiempos, la pura fiabilidad y la astucia estratégica de la escudería de Jean Todt/Ross Brawn dejó a los rivales lejos. Al igual que Verstappen, Schumacher tampoco tuvo que preocuparse por un contrincante como compañero de equipo. Rubens Barrichello rara vez tenía su ritmo, y en ocasiones se le pedía que se apartara cuando lo estaba, como en el infame GP de Austria de 2002.

Destacan los dos títulos mundiales de Jim Clark. La combinación del escocés con los innovadores diseños de Lotus fue a menudo la que marcó el ritmo en la década de 1960, y las siete victorias del británico en 10 carreras (por no mencionar los numerosos triunfos en pruebas no puntuables ni relacionadas con el campeonato) en 1963 establecieron un nuevo punto de referencia. Pero sus seis victorias en 10 carreras en 1965, contra una fuerte oposición de BRM y un Ferrari resucitado, es quizá más impresionante, dado que la ventaja de ritmo de Lotus era de solo 0,089 en comparación con el 0,474% en 1963.

Clark's 1965 F1 title triumph for Lotus saw the slimmest supertimes advantage in a dominant season...until Verstappen went into negative numbers in 2022

Teniendo en cuenta que Clark se perdió el GP de Mónaco de 1965 para ganar la Indy 500, y tuvo problemas mecánicos en las otras tres carreras del campeonato que no ganó, su actuación de 1965 tiene que ser considerada como una de las más grandes.

Por su parte, tomando en consideración sus numerosos récords en la Fórmula 1, Lewis Hamilton aparece menos de lo que cabría esperar. Realmente no tuvo en sus manos un coche lo suficientemente dominante como para desafiar a los que están en la lista hasta 2014, cuando se vio contra un fuerte compañero de equipo, Nico Rosberg, durante ese mismo año y las dos temporadas siguientes. Su contrincante alemán y los enfrentamientos entre ambos limitaron el porcentaje de aciertos del británico al 48-58%.

Pocos discutirían el punto de que el heptacampeón se convirtió en un mejor piloto tras su derrota en 2016, pero las nuevas reglas que trajeron coches más anchos y rápidos también deterioraron la ventaja de Mercedes.

La excepción fue el año 2020, cuando el W11 elevó a Mercedes. Su ventaja solía ser mayor que el 0,594% que aparece en los supertiempos: el equipo dejó de desarrollar el coche antes de llegar a mitad de la temporada, lo que permitió a Red Bull acercarse. Aun así, Hamilton consiguió 11 victorias; el 65% de las pruebas de la temporada, pero el 69% de las carreras en las que tomó la salida porque se perdió el GP de Sakhir por dar positivo en COVID-19.

Hubo momentos en 2020 en los que el inglés dio lo mejor de sí mismo, sobre todo en su sublime vuelta de clasificación en el GP de Bélgica, la pole position en el GP de Italia, en donde batió el récord, y la victoria en Turquía.

Pero quizá, su campaña más impresionante sigue siendo la de 2018, cuando Ferrari tenía un monoplaza más rápido durante una parte significativa de la temporada y, en cambio, Hamilton le arrebató el título a Vettel incluso antes de que las mejoras de Mercedes alejaran a los de las flechas de plata del equipo de Maranello.

Eso también plantea otra cuestión: que las temporadas que baten récords no son necesariamente las mejores de la historia de la Fórmula 1. Hay que tener en cuenta las batallas reñidas o incluso las temporadas en donde no se gana.

Además de Hamilton en 2018, los esfuerzos de Jackie Stewart en 1973, Alain Prost en 1986 y Fernando Alonso en 2012 tienen que entrar en el debate, a pesar de que 'solo' consiguieron cinco (33%), cuatro (25%) y tres (20%) victorias respectivamente. En los tres casos, los pilotos lucharon contra una desventaja de coche, cometieron pocos errores y maximizaron regularmente sus resultados. Stewart y Prost fueron recompensados con títulos, mientras que Alonso perdió por tres puntos.

También ha habido algunas batallas titánicas entre compañeros de equipo que serían dignas de mención, como Nigel Mansell-Nelson Piquet en Williams en 1986 y 1987 y Alain Prost-Ayrton Senna en 1988 y 1989. Los aficionados del brasileño también señalarían sus temporadas de 1991 y 1993.

Verstappen ha cometido más errores en 2022 -la salida de pista en España, el trompo en Hungría, la pasada de frenada en Singapur y el choque con Hamilton en Brasil- que en muchas de esas temporadas, pero siguen siendo muy pocos en una temporada tan larga. Y es el único piloto de nuestra tabla con una desventaja de supertiempo, aunque la realidad haya sido un poco diferente y Ferrari no haya aprovechado su rendimiento.

Si no está en la cima, el 2022 del holandés se erige como uno de los mejores años de la historia, por delante de la mayoría de los demás en nuestra tabla, y es un récord bien merecido. La única pregunta ahora es, ¿puede Verstappen llegar aún más alto?

With two world titles won in very different scenarios, what can Verstappen produce next?

compartidos
comentarios

Sainz: "Estoy muy orgullo de cómo he recuperado el año 2022"

La curiosa anécdota de la inesperada popularidad de Steiner