'Benditas salidas', la columna de Nira Juanco

Nuestra colaboradora, Nira Juanco, reflexiona sobre la rivalidad en Mercedes y las opciones que abrió el mal inicio de Hamilton en el Gran Premio de Italia.

Si no llega a ser por la mala salida de Hamilton, que cayó de la pole a la séptima posición en la primera vuelta, poco o casi nada habría que contar del Gran Premio de Italia 2016. El británico una vez más se vio obligado a remontar para terminar en una meritoria segunda posición, aunque tampoco tuvo que despeinarse mucho.

Pero no era la primera vez que Lewis arrancaba mal. De hecho, el británico ha desperdiciado cuatro de las siete poles que ha conseguido esta temporada. Y su compañero Nico no se queda atrás. La estadística es demoledora. De 14 carreras, en 9 han salido los dos Mercedes en primera línea, pero tan sólo en dos de esas ocasiones han logrado mantener las posiciones de partida.

La rivalidad entre Lewis y Nico es tan grande, que cuando salen uno al lado del otro saltan más que chispas. En la carrera inaugural de Australia, los Mercedes partían primero (HAM) y segundo (ROS). Los dos Ferrari les pasaron en la primera curva, pero gracias a una malísima estrategia de los de Maranello, Rosberg logró el triunfo seguido de su compañero. En Bahrein, Hamilton desperdició otra pole y cayó al sexto puesto, dejándole el triunfo a Nico en bandeja. Afortunadamente para el alemán, en China y Rusia pudo disfrutar de dos arrancadas tranquilas y dos cómodas victorias, básicamente porque Lewis partió desde muy atrás (22º y 10º respectivamente).

Y llegó a España y el ejemplo de rivalidad máxima elevada al extremo. Hamilton y Rosberg acaparaban la primera línea. El británico perdió la posición en la salida a favor del alemán y en su intento por recuperarla, ambos se tocaron y terminaron OUT, con triunfo histórico para Verstappen. Para su tranquilidad, en Mónaco, donde largaban segundo (ROS) y tercero (HAM), se partió detrás del coche de seguridad sin dramas.

Pero llegó Canadá y una nueva primera línea para Mercedes terminó en toque entre sus pilotos en la salida y aunque Hamilton ganó, Rosberg sólo pudo ser quinto. En Austria fue la primera vez en toda la temporada que Lewis conservó la primera posición en la primera curva, pero el drama llegó en la última vuelta donde un nuevo incidente entre ambos acabó con la pérdida de un doblete seguro.

En casa del británico (Silverstone) volvieron a salir pegados, pero se arrancó detrás del coche de seguridad y lograron un tranquilo 1/2. En Hungría en cambio, Mercedes disfrutaba de una nueva primera línea y fue Nico quien perdió la primera posición, aunque pudo recuperarse y terminar segundo en un nuevo doblete para las flechas plateadas. En Alemania, se repitió la historia húngara, pero esta vez Rosberg sólo pudo terminar cuarto. Afortunadamente para Mercedes, en Bélgica Hamilton arrancó penúltimo por múltiples cambios en su unidad de potencia con lo que la salida desde la pole fue tranquila para Nico. Y lo que pasó en Italia ya lo hemos contado.

Como ven, los hombres de gris se han complicado la vida ellos solitos esta temporada. Es ponerse uno al lado del otro, mirarse de reojo y perder los papeles. Y que siga así, porque sin estas benditas malas salidas, el paseo de Mercedes sería soporífero.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Italia
Pista Monza
Pilotos Lewis Hamilton , Nico Rosberg
Equipos Mercedes
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas f1, formula 1, gp italia, gp italia 2016, lewis hamilton, mercedes f1, nico rosberg