El día que Senna probó un coche de IndyCar... e impresionó

compartidos
comentarios
El día que Senna probó un coche de IndyCar... e impresionó
Valentin Khorounzhiy
Por: Valentin Khorounzhiy
20 dic. 2018 18:11

En 1992, Senna probó un coche de IndyCar. El ingeniero del brasileño ese día, Dave Beresford, contó a Motorsport.com la historia de cómo Penske y Senna, dos de los nombres más importantes de la historia del motor, unieron fuerzas.

Galería
Lista

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22
1/9

Foto de: Sutton Motorsport Images

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22
2/9

Foto de: Sutton Motorsport Images

Ayrton Senna habla con Paul Tracy y Nigel Beresford, Team Penske

Ayrton Senna habla con Paul Tracy y Nigel Beresford, Team Penske
3/9

Foto de: Sutton Motorsport Images

Ayrton Senna y Emerson Fittipaldi

Ayrton Senna y Emerson Fittipaldi
4/9

Foto de: Sutton Motorsport Images

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22
5/9

Foto de: Sutton Motorsport Images

Ayrton Senna, Emerson Fittipaldi, Rick Mears, Paul Tracy

Ayrton Senna, Emerson Fittipaldi, Rick Mears, Paul Tracy
6/9

Foto de: Marlboro

Ayrton Senna y Emerson Fittipaldi

Ayrton Senna y Emerson Fittipaldi
7/9

Foto de: Sutton Motorsport Images

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22
8/9

Foto de: Sutton Motorsport Images

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22

Ayrton Senna, Penske Chevrolet PC22
9/9

Foto de: Sutton Motorsport Images

Ayrton Senna sabía que la temporada 1993 de F1 podía terminar siendo una gran decepción.

Su equipo de McLaren había perdido los motores Honda, y el triple campeón sabía que el motor de cliente Ford sería insuficiente para derrotar al Williams-Renault de su rival, Alain Prost.

Senna estaba barajando opciones, y quería sentir lo que un IndyCar era realmente sin los aparatos electrónicos que caracterizaban a la maquinaria de la F1 en la década de los 90s. Y, de paso, presionar un poco a su equipo.

Nigel Beresford, actualmente director técnico de Dragon Racing en Fórmula E, fue el ingeniero de Senna ese día, y narró a Motorsport.com la historia de lo que ocurrió aquel 10 de diciembre de 1992.

"Habíamos planeado probar el nuevo Penske PC22 para 1993 durante tres jornadas", dijo Beresford.

"La primera de ellas se celebró en el Firebird Raceway Oeste, un pequeño circuito de 1'77 kilómetros. Teníamos un Penske de 1992 para comparar".

Senna en el desierto

Contra todo pronóstico, Senna se presentó en el circuito solo con John Hogan, de Marlboro. Para Beresfod, que conocía el paddock de la Fórmula 1 de la época en la que trabajó con Tyrrell, fue un contraste sorprendente.

"La última vez que lo había visto había sido en 1991, en el Gran Premio de Australia, en Adelaida. Verlo en este pequeño circuito perdido en el medio de la nada en el desierto, en este entorno aislado, fue realmente surrealista", dijo Beresford.

Emerson Fittipaldi fue el primero en ponerse al volante del Penske de 1992 para marcar un tiempo de referencia: "Hacía frío y la pista estaba sucia. ‘Emmo’ empezó a rodar con los neumáticos fríos, pero se encontró con el coche bien equilibrado. Simplemente le faltaba agarre. Volvió a boxes, cambió las gomas y modificó el freno trasero. Hizo un stint de 12 vueltas y luego otras 13, marcando un mejor tiempo de 49,70 segundos", explica Beresford.

El turno de Senna

Después de un breve descanso, Senna tomó el control del Penske de IndyCar.

"Normalmente, los pilotos de Fórmula 1 son rápidos desde el principio", declaró Beresford. "Sin embargo, Ayrton fue bastante lento en sus primeras vueltas, lo cual fue una sorpresa".

"Este coche de IndyCar tenía una caja de cambios secuencial y Senna tuvo que acostumbrarse a cambiar de marcha manualmente con su mano derecha. A veces no sabía en qué marcha iba. Paraba el coche, ponía la primera marcha, y seguía de nuevo".

Ayrton Senna tuvo que acostumbrarse a las características de un motor turbo. Después de completar 14 vueltas, volvió a boxes con un mejor registro de de 49,5 segundos.

"Me dijo que el motor era muy suave, pero que debido al peso del coche, el IndyCar era menos manejable que el Fórmula 1. Dijo que no sabía las revoluciones a las que ponía el coche porque no conocía el sonido de ese motor".

"El circuito Firebird tiene una curva moderadamente rápida, y Senna estaba empezando a empujar cuando pasaba por ella. Podía sentir el peso del coche, pero no llegó al límite. No era el lugar ni el momento para hacerlo".

"Lo que quería era ver la sensibilidad del coche para cambiar la configuración, así que pusimos resortes más flexibles, desconectamos la barra antivuelco de la parte trasera y añadimos 20 galones (unos 75 litros) de metanol en el tanque", narró.

"Increíblemente rápido"

El tricampeón del mundo de F1 dio otras 10 vueltas con el mismo juego de neumáticos, y estableció un mejor tiempo en 49.09 segundos.

"Volvió a boxes y dijo: 'Muchas gracias, comprobé lo que necesitaba saber'. Se desabrochó el cinturón, y salió del coche. Había terminado", continuó Beresford.

El técnico admite sentirse impresionado por el ritmo del brasileño: "No me decepcionó en absoluto. Fue increíblemente rápido. Con el Penske de 1992, Fittipaldi logró un tiempo de 49.70 en comparación con el 49.09 de Senna".

"Luego, Fittipaldi haría un 48.5 con el nuevo coche, solo seis décimas más rápido que Senna con el viejo. Fue un rendimiento sorprendente, teniendo en cuenta que Ayrton pilotó un monoplaza de un año anterior y con neumáticos más desgastados".

"Para mí, fue una muestra de lo extraordinariamente rápido que podría adaptarse a un nuevo entorno y ser competitivo", concluyó.

Relacionada:

 
Siguiente artículo
Renault anuncia la presentación de su F1 2019

Artículo Anterior

Renault anuncia la presentación de su F1 2019

Siguiente artículo

Las 12 relaciones más dañinas entre compañeros en Fórmula 1

Las 12 relaciones más dañinas entre compañeros en Fórmula 1
Cargar comentarios