Análisis técnico de Giorgio Piola
Especial

Análisis técnico de Giorgio Piola

Análisis técnico: los cambios que hicieron a Red Bull imbatible en Mónaco

compartidos
comentarios
Análisis técnico: los cambios que hicieron a Red Bull imbatible en Mónaco
Giorgio Piola
Por: Giorgio Piola , Technical Editor
29 may. 2018 17:25

Red Bull sabía cuando llegó a Mónaco que tendría su mejor oportunidad hasta la fecha de ofrecer un gran rendimiento, con el circuito estrecho encajando a la perfección con su paquete chasis/motor.

Un factor importante que aumentó sus niveles de confianza es el hecho de que el RB14 parece ser unos 20 cm más corto que el Mercedes, lo cual podría hacerle más ágil y más adaptado a un circuito estrecho y urbano. 

Después de la gran actualización que llegó al GP de España, los de Milton Keynes fueron aún más agresivos con su carga aerodinámica para Montecarlo. 

Estos cambios incluyeron utilizar un alerón trasero más profundo y angulado, con cuatro aberturas estilo persiana, pero también un T-Wing y un aletín monkey seat. 

Mónaco marcó la primera vez que vimos a Red Bull usar su T-wing este año, con el equipo habiéndolo introducido en la última parte de 2017, cuando hubo más libertad para su ubicación.

Para sacar el mejor partido de las restricciones en la F1 2018, el extremo interior del aletín está curvado de manera diferente al plano principal, que crea un aumento en la carga aerodinámica por sí mismo.

El aletín monkey seat tiene que cumplir con las nuevas regulaciones de 2018, lo que significa que tales apéndices solo pueden estar por encima del borde del escape. Esto es para que no pueda verse condicionado por el soplado del escape.

El aletín del Red Bull es relativamente simple y no cuenta con una caída agresiva, aunque cuenta con endplates. Esto altera el aspecto del aletín y aumenta su efecto sobre la columna del escape, mejorando su relación con el alerón trasero.

Estos cambios, junto con las actualizaciones de larga escala en la carrera de España, que incluyeron un alerón delantero nuevo, bargeboards, fondo plano, pontones y entrada de aire, hicieron a Red Bull el dominador absoluto en Mónaco. 

Daniel Ricciardo fue el más rápido en cada sesión y ganó la carrera, a pesar de contar con unos 160 CV menos cuando su MGU-K falló. 

Que pudiera aguantar fue claro reflejo de las fortalezas del chasis de Red Bull, que ha mostrado claramente algunos progresos impresionantes en las últimas semanas. 

El equipo ha tenido desde hace tiempo conceptos diferentes a sus rivales, como su planteamiento de los pontones, reflejado en el vídeo de ahí arriba. 

 
Siguiente artículo de Fórmula 1

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Evento GP de Mónaco
Lugar Monte Carlo
Equipos Red Bull Racing
Autor Giorgio Piola
Tipo de artículo Análisis