Análisis: ¿Por qué las redes sociales fueron las ganadoras en Brasil?

Fernando Alonso, una silla y un hashtag bastaron para desatar una explosión en las redes sociales durante el Gran Premio de Brasil, mostrándole a la F1 que no ha sabido explotar dicha herramienta.

¿Quién hubiera pensado que una de las imágenes más memorables de un deporte de mil millones de dólares como la Fórmula 1 sería la de un hombre que se sentó en una silla a descansar?

Porque si bien Bernie Ecclestone nunca antes se interesó en tener una prueba para comprender el valor y el potencial que las redes sociales pueden ofrecer, inmediatamente llegó en Interlagos el pasado fin de semana.

En un programa de actividades en el que la F1 pareció no acertar en cómo rendir homenaje a las víctimas de los atentados terroristas de París, y una carrera tremendamente aburrida, fueron los aficionados los que le dieron al clavo cuando una acción de Alonso se volvió viral  y con eso darle a los periodistas el encabezado del año.

Sentado ahí, tomando el sol a un lado de la pista después de otro fracaso de Honda, Alonso probablemente tenía poca idea de que sus cinco minutos de relajación podrían ayudarle a ser el piloto más popular del fin de semana.

Un genial hashtag

La bola de nieve comenzó a rodar con un tuit  en el que se puso a  Alonso, con un montaje, sentado en una playa en lugar de al lado de su auto.  

Y a partir de eso, en unos cuantos minutos comenzó a volverse tendencia el hashtag #placesalonsowouldratherbe  (lugares en los que Alonso preferiría estar) , acompañado de imagenes, diálogos e ideas que inundaron internet. En la playa, en la selva, en la luna, en el garage de Mercedes, en el Titanic. Alonso estaba en todas partes.

Se convirtió en la comidilla del paddock, pues  la gente se juntaba alrededor de los teléfonos móviles para sonreír con alguna nueva ocurrencia.

El propio Alonso se unió a la diversión antes de su habitual rueda de prensa de la tarde del sábado, y para cuando llegó a la pista el domingo por la mañana, su equipo había preparado  un tablero con las mejores fotos dedicadas a él.

El hashtag fue tendencia global. Un análisis rápido de las herramientas de medición de las redes sociales mostró que hubo 12 mil 'posts'  en Twitter durante el sábado con referencia al tema. Desde entonces, las estimaciones sugieren que el alcance ha sido de 7.25 millones de personas, con 7.5 millones de impresiones.

Las cifras en sí son impresionantes, pero tal vez lo mejor de todo es que se trataba de un verdadero acontecimiento de la llamada 'social media'  y no sólo una campaña viral urdida por el marketing. Todo fue espontáneo.

Hubo gente hablando. Hubo gente riendo. Atrapó a personas fanáticas y no fanáticas de la F1 mucho tiempo después de que terminó la actividad en Interlagos. Y eso es exactamente lo que las redes sociales deben propiciar.

Muéstrame el dinero

La renuencia de Bernie Ecclestone respecto a las redes sociales es bien conocida, y se basa en la base de que no hay manera de hacer dinero rápido de ella.

Las empresas de televisión le pagan dinero por los derechos exclusivos, los circuitos le pagan dinero para albergar las carreras, los patrocinadores le pagan dinero para poner sus logotipos, pero Twitter y Facebook no le pagan nada (aunque voy a remarcar que esto se debe a la falta de visión de la F1, pues innumerables ligas deportivas estadounidenses, por ejemplo, ya obtienen ganancias de ellas).

Sin embargo, a pesar del debilitamiento de su oposición a las redes sociales este año -gracias a lo que ya hay al menos un canal de F1 en YouTube y un poco de acción de vídeo limitada en Twitter - Ecclestone aún no está convencido de las ventajas de incursionar en las redes.

Cuando hablé con él en Bélgica sobre el principio de F1 para ponerse al día con el mundo, me dijo: "Me gustaría saber cómo hacerlo. ¿Ha tenido éxito o no me han dicho cuál es la fórmula? Así que esperaremos y veremos.

"Desafortunadamente no hemos conseguido ninguna cifra. Simplemente no lo sabemos. Estoy seguro de que está haciendo cosas buenas. Y nosotros no los detendremos", añadió Ecclestone.

Los consumidores del mañana

Sin embargo, hay que entender que las redes sociales se tratan de una inversión a largo plazo. Se trata de construir una audiencia cautiva con la cual charlar, compartir y hablar de F1 aún luego de  sintonizar la televisión.

Esta semana se cumplen 12 meses desde los famosos comentarios de Ecclestone respecto a que no le preocupan las generaciones más jóvenes, pues, como declaró, prefiere venderle las cosas a las personas mayores, quienes pueden comprarlo.

"Los niños pequeños ven la marca Rolex pero ¿van a ir a comprar uno? Ellos no pueden permitírselo", dijo. "O nuestro otro patrocinador, UBS, los chicos no se preocupan por la banca No tienen suficiente dinero para ponerlo en los bancos.

"Eso es lo que pienso. No sé por qué la gente quiere llegar a la llamada 'generación joven'. ¿Por qué quieren hacer eso?  La mayoría de ellos no tienen dinero.

"Prefiero llegar a los tipos de 70 años de edad, un tipo que tiene un montón de dinero en efectivo. Por lo tanto, no tiene sentido tratar de llegar a estos chicos, porque ellos no van a comprar ninguno de los productos que aquí  vendemos".

Pero las empresas no piensan de forma tan cortoplacista. Las marcas de automóviles de lujo y compañías de relojes saben que si pueden captar el interés de los jóvenes, entonces van a estar haciéndose de compradores en el futuro.

Es por eso que Mercedes fue originalmente tan abierta a la idea de una alianza con la  marca juvenil de Red Bull, por eso también Tag Heuer ahora ha anunciado su contrato con el equipo de las bebidas energéticas.

Un estímulo a las redes sociales es ganar fuerza a largo plazo. Se trata de abrir los ojos a la generación de los smartphones. Así,  cada vez que se haga clic o abra una aplicación o se revisen sus mensajes en Facebook, la F1 podrá estar instándolos a hacer clic, para disfrutar, compartir y contribuir.

Si no hacen eso, los jóvenes nunca se preocuparán por lo que ocurre en la pista los  domingos por la tarde.

Así que para @McMike (quienquiera que sea), y todos los demás que jugaron un papel en el bombazo en internet del pasado fin de semana con un hombre en una silla descansando, un saludo a ustedes.

Son la razón por la que la F1 puede tener un futuro brillante.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Brasil
Pista Interlagos
Pilotos Fernando Alonso
Tipo de artículo Análisis