Análisis: ¿Enfrentará el nuevo formato de calificación un veto de último minuto?

Cuando los equipos votaron el mes pasado renovar el sistema de clasificación de la Fórmula 1 con un formato de estilo de eliminación directa, parecía una formalidad que sería puesto en marcha.

Pero en la F1 nunca nada es tan simple como parece a primera vista, y la ruta tortuosa del cambio de reglas que ha seguido en los últimos días todavía no  llega  a su fin.

Si bien parece que el Consejo Mundial del Motor FIA aprobó la idea para el cambio a la clasificación la semana pasada, un pequeño detalle de la regulación en la redacción podría ser significativo en su desenlace.

Y no es imposible que una llave se pudiera abrir de última hora en las acciones que impida el cambio de cara al arranque de la temporada en GP de Australia.

 

La oposición de Ferrari

Hubo dos eventos significativos que ocurrieron a los pocos días de que la regla de clasificación fue aprobada unánime, y es difícil estar seguro de si fueron coincidencia o directamente relacionados.

En primer lugar, Bernie Ecclestone filtró a los medios de comunicación que había sido informado por su personal que era imposible conseguir los sistemas de cronometraje ordenados por el nuevo formato, y que el cambio tendría que ser retrasada hasta el Gran Premio de España.

Tal situación parece increíble, pues parecía que esos ajustes tomarían una cuestión de días y no de casi tres meses.

Entonces, sólo unos días más tarde, el presidente de Ferrari, Sergio Marchionne, afirmó que,  a pesar de que su equipo había votado originalmente en favor del concepto, estaba  escéptico de que era lo correcto por hacer.

"Creo que necesitamos más discusiones sobre el nuevo formato de clasificación", dijo a los periodistas durante una rueda de prensa en el Salón del Automóvil de Ginebra.

"Debemos tener cuidado de no alterar el sistema, no estoy seguro de que Ferrari puede aceptar las ideas de Bernie. Necesitamos entenderlo mejor y yo no creo que todos los equipos estén de acuerdo con la propuesta."

¿Había Ecclestone decidido a adelantarse a la nueva postura de Ferrari?

 

El proceso de gobierno

La  estructura de las reglamentaciones en la F1  dicta que una vez que se toma una decisión no se puede cambiar de opinión hasta después de consumarse el hecho.

Así, mientras que Marchionne puede haber dejado claro que no es partidario del cambio, no había motivos para que se retirara la aprobación que el director del equipo, Maurizio Arrivabene, ya había dado originalmente.

Sin embargo, el estado de las regulaciones ayudó a alimentar la intriga sobre la influencia de Ferrari.

Durante una reunión con el director de carreras de la F1, Charlie Whiting, en la segunda jornada de pruebas de  Barcelona, los jefes de equipo acordaron un plan para implementar un  formato con  modificaciones a la Q1 y Q2, y la sesión final conservando el formato antiguo.

Sin embargo, como regla general, el concepto era diferente al plan redactado originalmente lo que, en teoría, significaba iniciar de nuevo todo el proceso de reglas y regresarlo a la Comisión del Grupo Estratégico de la F1 para su aprobación.

En tal caso, cualquier veto por Ferrari habría sido suficiente para detener las normas y dejar el formato antiguo en su lugar. 

La decisión de la FIA

Los directores deportivos no cambiaron su postura y, en su lugar, en la reunión de la FIA  y el Consejo Mundial del Motor del viernes, se aprobó la idea original.

En virtud de los límites en la jurisdicción que tiene la FIA, que no puede aprobar o rechazar las reglas, se apoyó la primera propuesta.

Sin embargo, las fuentes han sugerido que Ferrari  expresó cierta preocupación por el tema y dijo que no estaba a favor de los detalles de las reglas.

Si bien los pormenores de las conversaciones  y cualquier opinión de Arrivabene presentada en la reunión de Ginebra de la FIA no han sido revelados, es interesante observar que el comunicado de prensa no dijo que el cambio de clasificación estaba aprobado inmediatamente.

Por otra parte, se minimizó  el indicio firme de que lo que se había acordado en la Comisión de la F1  era sólo sobre el concepto de la calificación y eliminación directa, los cuales no son reglas no específicas.

Esto es muy diferente a decir que la Comisión de la F1 había aceptado plenamente la normativa.

Por consiguiente, era importante notar que en la parte inferior del boletín  de la FIA, se leía: "la redacción del Reglamento Deportivo en relación con este nuevo formato de clasificación se presentará al Grupo de Estrategia F1 y a la Comisión de la F1."

 

Volver al punto de partida

Aunque hay menos de 15 días para ir antes del Gran Premio de Australia y parece que es tiempo necesario para juntar los votos necesarios para ser aprobada el cambio por el Grupo de Estrategia, es imperativo el acuerdo de todos los equipos, debido a que cualquier bloqueo echaría por tierra el nuevo formato.

Será fascinante ver si Ferrari (o de hecho cualquier otro equipo) se unirá o mantendrá sus dudas.

Por ahora,  la normativa oficial para la temporada 2016 de la F1 ante la FIA establece que la clasificación es exactamente la misma que la del año pasado.

Sólo si todos los equipos apoyan el cambio a un formato de eliminación cambiaría en Melbourne.

Vamos a ver lo que sale de la reunión que tendrán en  París durante la próxima semana.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas qualifying