Análisis: El efecto del precio del petróleo en la F1

Los últimos años han visto como la expansión mundial de la Fórmula 1 depende en gran medida de que los países ricos en petróleo sean capaces de pagar los altos costos de este deporte. Kate Walker lo investiga.

A medida que el deporte se ha alejado del centro de Europa a buscar riqueza de este a oeste, la F1 se ha convertido, sin querer, dependiente de los mercados del petróleo para su salud financiera.

De los 21 países que en 2016 integraron el calendario de la F1, seis carreras dependen de la riqueza del petróleo, ya sea para cubrir la inversión del gobierno en dicho Gran Premio, o como patrocinadores del título: Bahrein, Abu Dabi, Azerbaiyán, Brasil, Malasia y Rusia.

Los grandes premios de Bélgica y Hungría fueron patrocinados por las compañías petroleras en los últimos años, a pesar de que sus contratos han expirado (en Spa en 2013, Shell fue atacado por manifestantes de Greenpeace).

Los pilotos tampoco son inmunes a lo que pase con el petróleo. Pastor Maldonado dependía del apoyo de PDVSA, y el colapso de los precios del crudo, junto con la volátil economía venezolana  pusieron fin a sus sueños durante el invierno.

Rio Hary, piloto de Indonesia que lleva los colores de la petrolera y gasera estatal Pertamina, depende del financiamiento de su asiento, y la caída en el precio del petróleo han llevado a una situación en la que el piloto pide ahora a sus conciudadanos apoyo financiero, a raíz de la decisión de su gobierno de reducir el gasto no esencial tras la disminución de los ingresos del petróleo.

"Ciertamente, el menor precio del petróleo afectará a los ingresos, aunque el efecto no será como lo fue en los años 1980 y la década de 1990, cuando el petróleo y el gas todavía dominaban  nuestros ingresos", aseveró el ministro de Finanzas de Indonesia, Bambang Brodjonegoro,  al Financial Times en marzo. "Hasta cierto punto, por supuesto, tenemos que ser eficientes en el gasto en sí mismo".

El gobierno de Indonesia necesita que el precio del barril del petróleo ronde los 50 dólares  con el fin de equilibrar las cuentas. La semana pasada, el crudo Brent se recuperó a su precio más alto desde noviembre de 2015, pero sigue en poco menos de 43 dólares en este momento,  después de haber llegado a los 27 dólares por barril en enero.

 

Tanques de combustible de Shell
Tanques de combustible de Shell

Photo by: James Holland

Otras fuentes de financiación

Hary ahora cuenta con el apoyo del gobierno para un esquema innovador, dirigido a aprovechar la pasión en Indonesia para apoyar el futuro del piloto en la F1.

Cinco empresas locales de telecomunicaciones se unieron para crear un sistema de donación vía SMS para que los aficionados puedan ayudar a reunir los 4.2 millones de euros que  Hary necesita para asegurar su asiento en Manor por 12.4 millones de euros. Los mensajes de texto cuestan 0.30 céntimos de euro cada uno.

“Vamos a apoyar esto. Que sea como tomar la medicina, tres veces al día. El número de usuarios de teléfonos móviles en Indonesia es alto, por lo que si todo el mundo ayuda, vamos a tener suficiente para pagar el asiento”, dijo el ministro de Comunicaciones e información, Rudiantara, en la CNN.

A nivel nacional, el precio del petróleo ha estado atormentando a varios equipos de la  F1 y a los patrocinadores todo el año. En enero,  Bahrein se unió a Abu Dhabi (además de Omán y Arabia Saudita) en demandar el aumento de los costos de combustible en un intento de corregir los déficits presupuestarios causados por la caída de los precios del petróleo.

De acuerdo con un informe que el Financial Times publicó ese mes, Bahréin necesita elevar el precio del petróleo  a una improbable cifra de  125 dólares por  barril con el fin de equilibrar su presupuesto. La decisión de aumentar el costo del combustible en un 56.3 por ciento (60 por ciento para los combustibles premium) provocó  la primera alza de precios del país en 33 años.

 

Azerbaiyán busca ayuda

Azerbaiyán ha estado en conversaciones con el Fondo Monetario Internacional respecto a obtener uno de los paquetes de rescate relacionadas al bajo valor del crudo durante gran parte de 2016, siendo uno de los varios países de la OPEP que ha solicitado  la ayuda financiera.

La moneda de Azerbayán, el manat, se ha devaluado como consecuencia de la caída de los precios del petróleo, mientras que el banco central local ha pasado gastando sus reservas.

La carrera en Bakú seguirá adelante como estaba previsto, pero el Gran Premio de Europa va a ser mucho más caro de lo que esperaban los organizadores.

En enero, el circuito de  Bakú emitió un comunicado confirmando que la carrera se llevaría a cabo: "La devaluación del manat no tendrá ningún impacto en lo que respecta a la puesta a punto de la carrera. Cuando el presupuesto para el Gran Premio de Europa fue aprobado, se calculó inicialmente en dólares estadunidenses. Como resultado, no esperamos ningún cambio en el presupuesto del evento actual".

El manat ha caído más de un tercio frente al dólar desde diciembre de 2015, y hay que suponer que a pesar de las afirmaciones, la carrera en Bakú será muy cara.

 

Shell reafirma su compromiso

Mientras que el precio del crudo ha planteado dudas sobre la viabilidad a largo plazo de algunos de países dependientes del petróleo en el calendario de la F1, uno de los grandes nombres del deporte es un gigante petroquímico comprometido con la Fórmula 1 a través de patrocinio y colaboración: Shell.

Shell puede presumir de tener la asociación más larga en la historia de los deportes de motor a través de su conexión de Ferrari, con las dos marcas que han trabajado juntos desde los días de Enzo Ferrari como piloto de carreras de Alfa Romeo.

La relación es una verdadera asociación técnica que es de beneficio mutuo, explica Kai Uwe Witterstein, director de patrocinio global de Shell, y es por ello que la caída de los precios del crudo no tendrán ningún impacto sobre la futura participación de su compañía en el deporte.

 

Unidad de prueba de combustible y aceite de Shell
Unidad de prueba de combustible y aceite de Shell

Photo by: XPB Images

"¿Por qué estamos haciendo este patrocinio? No es sólo por tener logos en el coche, se trata de nuestros productos", dijo Witterstein a Motorsport.com en Shanghai. "Nosotros, en Shell, llevamos manufacturando productos para la Scuderia Ferrari desde hace mucho tiempo. Estamos desarrollando nuestros productos con ellos, y eso es muy importante para nosotros.

"Shell hace todo esto no sólo para estar a la vanguardia del desarrollo de los combustibles y los lubricantes, sino también para el desarrollo del producto. Tenemos puntos de prueba activos para nuestros clientes con el objetivo de demostrar que nuestros productos son los mejores y la Fórmula 1 nos da el ambiente perfecto para demostrarlo".

"Por supuesto que [los precios del crudo] están afectando a nuestra sociedad en general, pero si uno mira hacia atrás, durante los 65 años de la asociación con Ferrari, hemos tenido una gran cantidad de subidas y bajadas".

"Pero siempre nos quedamos porque pensamos que nuestra relación con Ferrari -a pesar del precio del petróleo- nos da una gran ventaja al probar nuestros productos, y tenemos buenos argumentos también para nuestros clientes".

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Artículo especial