Análisis: la diferente suerte de los debutantes de la F1 2021

Yuki Tsunoda, Mick Schumacher y Nikita Mazepin debutaron en la F1 y se enfrentaron a diversos problemas. Estos tres pilotos esperan mejorar sus actuaciones la próxima temporada 2022.

Análisis: la diferente suerte de los debutantes de la F1 2021

"Bienaventurado el que no espera nada", escribió el poeta Alexander Pope, "porque nunca quedará decepcionado".

Dos de los tres pilotos que debutaron en la Fórmula 1 la pasada temporada llegaron cargados de grandes expectativas: Yuki Tsunoda, considerado la próxima gran promesa de Red Bull por Helmut Marko, asesor de la escudería de las bebidas energéticas; y Mick Schumacher, hijo del siete veces campeón del mundo Michael, apoyado por Ferrari y rodeado de gran parte del entorno de su padre. Es justo decir que ninguno de ellos ha generado un impacto inmediato que pueda describirse como el de Ayrton Senna, Lewis Hamilton, o lo que consiguió el propio Schumacher.

Teniendo en cuenta el importante salto tecnológico entre la F2 y la F1 en la era híbrida, más allá de la diferencia en los niveles de carga aerodinámica, ¿era justo esperar que el resultado fuera diferente?

Yuki Tsunoda

 

Veredicto: Puede hacerlo mejor
Posición en el campeonato: 
14º
Mejor resultado: 
4° (Gran Premio de Abu Dhabi)
Puntos: 
32 

Hubo quienes pensaron que Marko se estaba pasando de la raya cuando afirmó de que Tsunoda había sido más rápido que Mick Schumacher en la F2. Aun así, el protegido de Honda llegó a la F1 como, posiblemente, la mejor promesa más que se formó en el programa de jóvenes pilotos de Red Bull desde Max Verstappen.

En Bahrein, Tsunoda se convirtió en el primer piloto en puntuar en su debut en un gran premio desde Stoffel Vandoorne en 2016 con McLaren. La forma en que lo hizo -protagonizando varios adelantamientos, y atacando a Lance Stroll por la novena posición en la última vuelta- pareció justificar la fe de Marko. De hecho, fue una exhibición que llevó al director deportivo de la F1, Ross Brawn, a describir a Tsunoda como "el mejor novato de la Fórmula 1 en años", una etiqueta que pesó en el piloto japonés durante el resto de la temporada.

Después de su estreno, Tsunoda fue superado por su experimentado compañero Pierre Gasly, especialmente en la clasificación, ya que le resultó más difícil de lo previsto adaptarse a los diferentes niveles de carga aerodinámica de la F1, a las exigencias de los neumáticos Pirelli y a un coche que podía ser rápido a una vuelta pero que tendía a desgastar demasiado las gomas.

Lee las últimas noticias de la Fórmula 1 de 2022:

En estos dos últimos aspectos, el japonés compartió puntos débiles con su camada de debutantes: la de llegar en un año intermedio, en el que la aerodinámica de los coches ha tenido que ser modificada para proteger una gama de neumáticos obsoleta. Tras ser eliminado en la Q1 de Barcelona, llegó a afirmar que recibía un trato y un piezas diferentes a las de Gasly.

"Perdí la cabeza", reflexionó más tarde.

Hubo signos de mejora según avanzó la temporada, especialmente en Hungría, donde Tsunoda se mantuvo al margen del caos para lograr el sexto puesto; o como en el Gran Premio de los Estados Unidos donde consiguió una de sus pocas visitas a la Q3 y terminó noveno; y el final de Abu Dhabi. Pero en Austin se quedó a casi un segundo de Gasly en el último corte, y tuvo que recurrir al neumático blando, peor estratégicamente, para conseguirlo, lo que le hizo sufrir en el primer stint.

Alex Albon, que ha estado entrenando a Tsunoda, vuelve a tener un volante en la F1, por lo que dependerá del propio piloto japonés su gestión en su segunda temporada. Está claro dónde tiene que mejorar: rendir con el coche en clasificación, evitar los problemas en la carrera y maldecir un poco menos por la radio del equipo.

Mick Schumacher

 

Veredicto: Debería mejorar
Posición en el campeonato: 
19°
Mejor resultado: 
12° (Gran Premio de Hungría)
Puntos: 

Se ha vertido mucha tinta sobre el tema de la trayectoria de Schumacher en las categorías de desarrollo y no queremos añadir más a eso. Basta con decir que llegó como campeón de la F2 y que fue objeto de una gran expectativa por su apellido. También aterrizó con un grupo formado por el antiguo séquito de su padre, y con el don de poder realizar una larga sesión de entrevistas sin decir mucho de fondo.

"Ha sido mucho mejor de lo que imaginaba", dijo sobre su primera temporada en la F1 en uno de esos ruedas de prensa. "En cuanto a las carreras, sabíamos que iba a ser un año difícil, pero creo que nos las hemos arreglado bien como equipo".

Schumacher tiene un notable talento para la ser infravalorado. Haas, un equipo que apenas ha sido capaz de ser competitivo los últimos 18 meses, llegó a la temporada 2021 con un coche cambió muy poco respecto al año anterior. Sin contar algunas modificaciones en ciertos componentes, no recibió ninguna mejora significativa.

Intentar conducir el VF-21 a gran velocidad a veces parecía poner a sus pilotos al borde de un accidente, por lo que, tanto Schumacher como su compañero Nikita Mazepin merecen el mérito de haberse estrellado con menos frecuencia de la que podrían haberlo hecho. Pero aunque la pobreza de las especificaciones del coche ha mitigado parte del peso de las expectativas sobre Schumacher, y ha hecho imposible evaluarlo rigurosamente frente al resto de la parrilla, es justo decir que ha derrotado ampliamente a Mazepin.

El germano fue más rápido que el ruso en la clasificación. Se rumoreaba que Mazepin llevaba un chasis modificado que pesaba 4 kilos más que el de Schumacher, que era uno nuevo construido a raíz del accidente de Romain Grosjean en Bahrein en 2020. Esto tiene un efecto en el manejo por el lastre, y seguramente no pueda explicar las diferencias de hasta un segundo o más.

Schumacher se mostró esporádicamente cuando el coche se lo permitió. En Paul Ricard pasó a la Q2 por primera vez. En Hungría tuvo otro gran accidente, esta vez en la tercera sesión de libres y, después de perderse la clasificación, se benefició del caos de la curva 1 para entrar en la zona de los puntos momentáneamente. Igual de impresionante fue la forma en que mantuvo detrás a Antonio Giovinazzi al final de la carrera, mientras tenía que obedecer las banderas azules, para mantener la 13ª posición (que más tarde se convirtió en la 12ª), a pesar de que no le valdría para ganar puntos.

Cuando Schumacher tuvo un susto en Arabia Saudí, estaba intentando entrar en distancia de DRS para atacar al Williams de George Russell. Hay que admirar su espíritu de lucha y, si sigue la tendencia que estableció en las categorías de desarrollo en las que hizo grandes mejoras en su segundo año, todavía puede cumplir todas esas grandes expectativas.

Nikita Mazepin

 

Veredicto: Debe hacerlo mejor
Posición en el campeonato: 
21°
Mejor resultado: 
14° (Gran Premio de Azerbaiyán)
Puntos: 

"Hay que comerse un elefante bocado a bocado", dijo Mazepin a los periodistas antes del final de la temporada. "Para mí, la F1 y un elefante se parecen bastante".

Más que sus hábitos alimenticios, lo que más ha llamado la atención de Mazepin en su temporada de novato es su comportamiento en la pista, así como una verdadera mezcla de trompos y maniobras. Esto no debería sorprender tras ver su historial de problemas de autocontrol, como el puñetazo que le dio a Callum Ilott en la cara durante una cita de F3 en 2016, y más recientemente estuvo a punto de atropellar a Tsunoda en el parc ferme después de la carrera principal de F2 en Spa en 2020.

Dicho esto, ha mantenido su temperamento bajo control durante su primera temporada en la F1, aunque las relaciones con su compañero de equipo no han sido muy cordiales. En una notable -y fea- vuelta a los hábitos exhibidos en la F2, Mazepin casi lleva a Schumacher contra el muro en Zandvoort.

También se le ha criticado por pasar a otros pilotos para dar una vuelta rápida durante la clasificación y no respetar el pacto de caballeros, una táctica que se acepta en la F2 pero que se considera irrespetuosa en la F1. Aun así, la conducta de las estrellas de la categoría (incluidos Sebastian Vettel y Verstappen) que hicieron lo mismo a Mazepin en Yeda, sugiere que el acuerdo de caballeros no tiene valor al no estar escrito en papel.

Podría decirse que Mazepin estaba mejor preparado para su debut que Tsunoda o Schumacher, ya que su padre (cuyo dinero ha mantenido al equipo Haas a flote) pagó un extenso programa de pruebas privadas en un coche Mercedes F1 de 2017 durante 2020. "Posiblemente" es la palabra clave, ya que el Haas es un coche inferior.

"Al conducir el Mercedes el año pasado creo que aprendió algo, pero tiene que saber que nuestro coche no es tan bueno como un Mercedes", dijo el jefe del equipo Haas, Gunther Steiner, después de que Mazepin hiciera un trompo en los primeros entrenamientos en Imola. "Tiene que encontrar ese límite, pero eso lo tiene que hacer él, no nosotros. Tenemos todo el año para aprender. Esperemos que no tengamos la temporada para hacer trompos".

Mazepin ha demostrado su mejora, aunque desde un listón muy bajo, sobre todo después de que su padre le pagara un nuevo chasis para sustituir el viejo, que parecía padecer de un sobrepeso del que se quejaba desde la primera vuelta. En Interlagos se le escapó una lágrima después de fallar en su giro más rápido de la Q1, una que podría haber sido más veloz que la de Schumacher.

Aunque solo ha terminado por delante del alemán en tres ocasiones, se ha retirado con menos frecuencia de lo que se podría pensar, y no todos esos errores han sido por su culpa. En Hungría, por ejemplo, el Alfa Romeo de Kimi Raikkonen se cruzó en su camino en el pitlane. Sin embargo, la impresión general es la de un piloto que conduce al límite de sus habilidades y que mantiene un coche terrible en la pista.

 

compartidos
comentarios
Los momentos que ayudaron a Russell antes de llegar a Mercedes en 2022
Artículo Anterior

Los momentos que ayudaron a Russell antes de llegar a Mercedes en 2022

Siguiente artículo

Alonso: "Tuve el lujo de poder decidir cuándo regresar a la F1"

Alonso: "Tuve el lujo de poder decidir cuándo regresar a la F1"