James Allen en F1
Especial

James Allen en F1

Análisis: el incidente de Red Bull fue un regalo para Mercedes

compartidos
comentarios
Análisis: el incidente de Red Bull fue un regalo para Mercedes
James Allen
Por: James Allen
2 may. 2018 18:41

James Allen analiza el GP de Azerbaiyán y asegura que el accidente de ambos Red Bull le costó a Ferrari una más que probable victoria en beneficio de Mercedes.

Este año, con la intensa competición entre los tres equipos referencia, estamos viendo no solo luchas apretadas, sino también pilotos, equipos y sobre todo estrategas bajo presión. Y la consecuencia inevitable es algunos movimientos brillantes por un lado y errores, por el otro. 

Bakú fue un buen ejemplo. Ferrari parecía tener todo bajo control desde la pole y liderando la carrera, pero solo pudo convertirlo en un cuarto puesto para el candidato al título Sebastian Vettel y un suertudo segundo puesto para Kimi Raikkonen, que tuvo un accidente en la primera vuelta y cayó en la tabla de posiciones. 

En 2018 ya hemos visto tres de cuatro carreras con Safety Car. En Bakú esto siempre es una posibilidad. De hecho, los estrategas dicen que junto con Mónaco y Singapur, es una de las tres carreras donde el factor del coche de seguridad es clave para planear tu estrategia de neumáticos, incluso aunque esto implique tener un ritmo por debajo del óptimo si el Safety Car no sale a pista. 

Safety car leads the field and marshal

Foto: Sutton Images

Esto es por lo que vimos a pilotos seguir en pista durante tanto tiempo con sus primeros juegos de superblandos, esperando (deseando) que entrara un Safety Car, lo que finalmente ocurrió. 

También vimos decisiones que revelaron un poco de la mentalidad de cada uno de los equipos top en cuanto a sus prioridades en el campeonato. Mercedes priorizó el campeonato de constructores y ganar la carrera; mantuvieron a ambos pilotos en la lucha por la victoria y para sumar el mayor número de puntos posibles con sus decisiones. 

Ferrari volvió a priorizar el de Pilotos, como han hecho claramente en todo lo que va de año, mientras que Red Bull dejó a sus pilotos competir, a pesar de que ambos ya se tocaron rueda a rueda antes del definitivo accidente, algo que no permitirías que ocurriera si realmente crees que puedes ganar el campeonato. 

Consideraciones pre carrera

Los tres compuestos de neumáticos se vieron de nuevo en parrilla, pero más repartidos de lo habitual, indicando las diferentes previsiones que tenía cada equipo. Para muchos, incluyendo el top 5 con Mercedes, Red Bull y Vettel, el neumático para la salida fue el superblando, ya que era escasamente más lento en la arrancada que el ultrablando, pero tenía mucha más durabilidad y les llevaría más confortablemente a una ventana de Safety Car.

También era lo suficientemente duradero para llevar a algunos coches al punto de que podrían cambiar al ultrablando para un ataque final, que es lo que hizo Mercedes con Hamilton. 

No fue un día cálido en Bakú, como sí lo había sido en los libres del viernes, y una de las consideraciones clave, ya que la temperatura cayó durante la tarde, era el calentamiento de las gomas. Fue complicado poner el blando para muchos equipos. En cambio, esta fue una de las principales razones por la que Ferrari lo estaba haciendo mejor que sus rivales. 

Sebastian Vettel, Ferrari SF71H, leads at the start of the race
Sebastian Vettel, Ferrari SF71H, lidera la carrera

Foto: Steven Tee / LAT Images 

Vettel, tranquilo a pesar de perder de nuevo

Decía que Vettel estaba tranquilo después de la carrera, en la que había perdido el liderato debido a la reacción del equipo a una estrategia dividida por Mercedes y su propio fallo de cálculo en la resalida tras el último Safety Car. 

La razón de su tranquilidad fue que, de nuevo, habían llegado a un circuito que debía favorecer a Mercedes y Ferrari dominó en clasificación y en carrera, como en China. Son el coche más rápido por ahora en ambas condiciones, y parece que en todo tipo de circuitos.

Pero, a diferencia de China, donde Vettel ganó, aquí fallaron en capitalizar su ventaja y terminó cuarto, permitiendo a Hamilton ganar la carrera y ponerse al frente del campeonato por primera vez esta temporada. 

Hamilton había sido obligado a parar en la vuelta 22, ya que comprometió su estrategia por un bloqueo de neumáticos. El equipo no tuvo opción y le montó un juego de blandos hasta el final. Por lo que estuvo en una estrategia por debajo de la óptima y sufrió para hacer funcionar las Pirelli. 

Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1 W09
Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1 W09

Foto: Andrew Hone / LAT Images

El objetivo de Mercedes siempre es ganar la carrera con cualquier coche y maximizar los puntos en el Mundial de Constructores. Para Bottas, ahora el piloto que más posibilidades tiene de ganar, el juego era intentar abrir hueco suficiente sobre Hamilton para parar y montar los ultrablandos para atacar a Vettel al fina. 

Para Vettel, el momento de decidir llegó en torno a la vuelta 30. Los superblandos iban bien y tenía un margen de 10 segundos sobre Bottas, por lo que no había razón para ser el primero en mover ficha. 

Sus neumáticos se deterioraban lentamente, pero aún tenía otras cinco o seis vueltas antes de poder montar tranquilamente los ultrablandos. En ese momento, Hamilton estaría tres o cuatro segundos por detrás después de la parada y podría aprovecharse del rebufo, aunque Vettel tendría gomas más rápidas. Y la caída de las temperaturas no era favorable para las blandas del inglés.

En retrospectiva, habría sido mejor seguir fuera hasta que entrase un Safety Car o hubiese que cambiar a ultrablandas, como hizo Bottas. Pero la decisión tiene que ser tomada por un lado y por el otro y Ferrari y Vettel eligieron parar para cubrirse de Hamilton, su rival por el título. 

Estas decisiones dependen todas de pequeños factores; el calentamiento de las gomas es uno, pero también la cantidad de tiempo que pierdes en boxes, que no estaba tan claro para todos como en algunos circuitos, debido a la falta de datos previos; el viento; la extraña configuración de la entrada y salida de boxes, además de la posibilidad del rebufo en al recta, que te puede dar 4-10 décimas.

Pit board for Lewis Hamilton, Mercedes-AMG F1 W09 EQ Power+
Cartel para Lewis Hamilton, Mercedes-AMG F1 W09 EQ Power+

Fotoy: Sutton Images

El margen de error al predecir el tiempo de parada en Bakú este año fue de unos 1,5 segundos, siempre que no hubiera ningún error en la parada. Aún recuperándose de su accidente en Bahrein, Ferrari prefirió tener algo más de margen en su decisión. 

En las pocas ocasiones en las que tienes un coche con posibilidad de undercut que no es inmediatamente más rápido que tú, y un coche que te puede hacer el overcut, que eres más rápido que él, sigues en pista. Sobre todo en Bakú, donde el coche de seguridad es un factor clave. 

Por ello, parando a Vettel primero, cuando no había una amenaza directa de Hamilton, Ferrari puso en bandeja a Mercedes la posibilidad de seguir fuera y esperar al coche de seguridad. Cuando los chicos de Red Bull se chocaron, la fortuna sonrió a Mercedes.

Bottas tuvo un pit stop gratuito y el liderato de la carrera. Vettel hizo lo correcto aprendo de nuevo, montando los mismos ultrablandos, igual que Hamilton. Esto reconfiguró la carrera en la resalida y como Vettel se sintió obligado a intentar un movimiento sobre Bottas, ya fuera por defenderse del ataque de Hamilton, como por atacar a Bottas, calculó mal la distancia de frenada y se fue largo, haciendo sendos planos en sus neumáticos.

Bottas tuvo un pinchazo debido a restos de otro accidente, por lo que el quinto lugar de Vettel se convirtió en un menos doloroso cuarto, pero Mercedes logró lo que quería, ganar la carrera. 

Charles Leclerc, Sauber C37 Ferrari, makes a pit stop
Charles Leclerc, Sauber C37 Ferrari, para en boxes

Foto: Steven Tee / LAT Images 

Pérez, Sainz y Leclerc brillan en un día complicado 

Si la competición en la parte delantera este año luce más interesante, la mitad de la parrilla está de nuevo enormemente entretenida y en Bakú hubo tres excelentes resultados para Sergio Pérez (tercero), Carlos Sainz (quinto) y Charles Leclerc (sexto).

Para Pérez y Leclerc, fue como una victoria. Sainz demostró su obstinación en remontar con una estrategia subóptima y una parada temprana en la vuelta 16, desde los ultrablandos hasta los blandos, lo que lo puso en el tráfico.

Leclerc demostró un gran ritmo y compostura. Empezó con el superblando, tratando de permanecer en la lucha y capitalizar cualquier Safety Car.

Su carrera fue contra el Williams de Stroll, que intentó el undercut en la vuelta 22. En ese momento, Leclerc estaba delante de Pérez, que logró subirse al podio, por lo que la decisión era si cubrir al equipo con el que están luchando en el campeonato o intentar seguir fuera y esperar un coche de seguridad que le colocase por delante del mexicano. 

Pérez no estaba en la carrera de Sauber. Cubrieron a Stroll, mientras el de Force India, que había parado en la vuelta 2 bajo el Safety Car inicial para montar blandos y optimizar al máximo la estrategia, llegó hasta la vuelta 40 y se aprovechó del coche de seguridad final y el caos que provocaron los Red Bull y Vettel. 

Romain Grosjean estaba justo detrás de Pérez antes del Safety Car y también tuvo la misma oportunidad, pero tuvo un accidente mientras calentaba sus neumáticos antes de la resalida y otra opción de sumar muchos puntos se arruinó para Haas, como en Melbourne. 

El resumen de la estrategia de carrera UBS está escrito por James Allen, con datos de estrategas de distintos equipos y de Pirelli.

Análisis de carrera
Análisis de carrera
Análisis de neumáticos
Análisis de neumáticos
 
Siguiente artículo
Sauber también comienza su reestructuración técnica

Artículo Anterior

Sauber también comienza su reestructuración técnica

Siguiente artículo

Magnussen aclara sus declaraciones: “Moriré en el coche"

Magnussen aclara sus declaraciones: “Moriré en el coche"
Cargar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Evento GP de Azerbaiyán
Lugar Baku City Circuit
Autor James Allen
Tipo de artículo Análisis