Suscribirse

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España
Artículo especial
Dakar Dakar

Vídeo: A bordo del Toyota de Al-Attiyah; copiloto por un día

¿Hay algo mejor que subirse al Hilux del ganador del Dakar 2022? Sí, hacer un 2x1 y también ser copiloto de Isidre Esteve por un día.

Que en Toyota siguen exultantes por su última victoria en el Dakar 2022, es algo que salta a la vista. Una sensación que es extensible al piloto estrella de la marca japonesa en los raids, Nasser Al-Attiyah, que recientemente ejerció como nuestro anfitrión en su finca, ubicada en la provincia de Barcelona.

Pero el piloto catarí no estuvo solo en el Nasser Racing Camp. Allí también estaba el dúo formado por Isidre Esteve y Txema Villalobos. Y precisamente en su coche, el Toyota Hilux Overdirve, comenzó nuestra experiencia de copilotaje con estos dos pick-up dakarianos.

Por decirlo de algún modo, el T1.1 de Esteve está un peldaño por debajo del T1+ de Nasser, tanto en desarrollo de chasis, como en potencia y velocidad. Aunque viendo ambos coches juntos, lo que más llama la atención es la aerodinámica mucho más evolucionado del T1+ y, sobre todo, sus enormes neumáticos de 37 pulgadas.

En cualquier caso, es un coche del Dakar. Y sentarse en el asiento de la derecha siempre son palabras mayores. Sobre todo, en el caso de Isidre, ya que el habitáculo está adaptado a sus necesidades. Lo que, entre otras cosas, significa que el acelerador y el freno se integran en el propio aro del volante, mientras que el mando del embrague queda situado en el propio selector del cambio.

En este caso, hablamos de un coche con un motor V8 de gasolina, que genera unos 350 CV de potencia y que se asocia a una transmisión secuencial de seis velocidades. Y basta avanzar unos pocos metros, para descubrir lo grande que es Isidre al volante.

Lo más llamativo es la precisión con la que maneja a toda velocidad su Hilux, mientras sus manos hacen ‘horas extra’ para mantener todo bajo control. Porque además de gestionar el acelerador, freno y dirección con ellas, también acciona el freno de mano.

También puedes ver:

Un elemento imprescindible en la conducción de este tipo de coches, en el que se llega frenando muy tarde a las curvas más cerradas, casi hasta el punto de saltarse el vértice, para posteriormente redondear el viraje con un toque de freno de mano, abriendo gas a fondo y aplicando el correspondiente contravolante. O al menos, esa es la sensación que da.

Casi sin tiempo de darse cuenta, acaba el recorrido y toca enfrentarse al momento clave del día: ocupar el baquet de Matthieu Baumel, el copiloto de Al Attiyah.

De cerca, el T1+ de Nasser impresiona. A fin de cuentas, hablamos de un coche que equipa lo último en materia de suspensiones y un motor V6 biturbo, que entrega unos 400 CV de potencia.

Lo primero que hace el catarí es preguntar a qué ritmo nos apetece que salga a pista. Obviamente, decirle que a todo lo que dé el coche, le provoca cierta sorpresa. Pero eso es lo que busca uno cuando se sube en un coche de carreras con con el ganador del Dakar, ¿no? Por suerte, no hace falta mucho para convencerle y rápidamente sale acelerando a fondo y totalmente de costado… como si Sainz o Loeb estuvieran a su estela.

Con Nasser, todo es distinto. El coche tiene mucho más poderío y a todos los puntos llega todavía más rápido y frenando bastante más tarde. Algo que es extensible a los saltos, que se prolongan mucho más en la distancia y el tiempo, aunque los aterrizajes son mucho más suaves. Cosas de las buenas suspensiones… con hasta 350 mm de recorrido.

Pero lo que más sorprende es la facilidad con la que hace todo. Incluso, en muchas ocasiones, con una sola mano en el volante, mientras que con la otra se ‘entretiene’ algo más de la cuenta con la palanca del cambio o maneja con sutileza el freno de mano.

Y si en las curvas lentas sorprende la capacidad de tracción del Hilux, en las zonas rápidas puede llegar a asustar, por la elevada capacidad que demuestra para enfrentarse a las enlazadas.

Cuanto el copilotaje va llegando a su fin, la sangre vuelve a llegar al cerebro y, con ello, las preguntas. ¿Qué debe sentirse al enfrentarse a una zona de dunas con un coche como este? ¿Y a un tramo roto y lleno de piedras, mientras se conduce entre el polvo que suelta otro participante? Desde luego, el trabajo de los copilotos no está pagado… 

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo Anterior Al-Attiyah: "Mi objetivo es batir el récord de victorias de Peterhansel"
Siguiente artículo Nani Roma, operado de cáncer de vejiga

Mejores comentarios

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestiona las alertas de noticias y pilotos favoritos

  • Haz que tu voz se escuche comentando los artículos

Motorsport Sin Anuncios

Descubre el contenido premium
Suscribirse

Edición

España España