Un Dakar a más de 4,700 metros de altura

Mientras algunos motociclistas han sufrido desmayos como Iván Cervantes, en los coches la diferencia se tradujo en la potencia de los motores favoreciendo a Peugeot.

Los 4,700 metros de altitud en Bolivia han sido un reto a vencer para los pilotos pero también para los vehículos, aunque no para todos. Mientras el austriaco Toby Price, ganador de la especial señalaba a su llegada a Uyuni que “no tuve dificultades mayores”, para otros como el español Iván Cervantes, la historia fue diferente.

Con su KTM, Cervantes fue víctima de los más de cuatro mil metros de altitud y, por unos segundos, quedó desmayado en el camino. “Entré a una curva pasado y justo en medio había una piedra. Caí por un barranco, pero logré levantarme, pero, cuando estaba de pie, caí de nuevo y por dos minutos estuve inconsciente. Creo que fue por la altura”, explicó el español a Motorsport.com.

Para el argentino Kevin Benavides, integrante de Honda, los retos físicos de la etapa le han impedido mantenerse en el top tres de la clasificación general. “Físicamente me encontré bien, pero tuve dolor de cabeza, obviamente por la falta de oxigeno, pero dentro de lo que cabe estuve bien”, expresó el integrante de Honda a Motorsport.com.

Las bajas temperaturas y la altitud de las etapas en Bolivia marcan una estrategia a seguir. “No debemos buscar hacer tiempos, sino concentrarnos en llegar bien porque son días difíciles”.

Paulo Goncalves apuntó que la preparación previa realizada a lo largo del año dará sus recompensas durante estos días. El portugués fue uno de los hombres que más sufrió en el Salar en la edición anterior, pero ahora, ha sido diferente: “me sentí bien. Ha sido una etapa difícil por la cuestión de la altitud, pero no como el año pasado. Ahora nos hemos preparado para este reto”.

La diferencia de potencia 

Pero mientras en las motocicletas, el principal efecto era sobre el físico, en la categoría de coches y camiones los principales problemas se presentaban con la potencia de los motores, donde Peugeot ha sacado lo mejor de sí. “No hemos tenido ninguna complicación. Tanto nosotros como pilotos como el motor respondieron perfectamente”, destacó Sébastien Loeb al descender de su 2008 DKR.

Fue justamente la preparación del motor, lo que está marcando la diferencia “no hemos sido lo suficientemente rápidos”, expresó Al-Attiyah mientras Joan Roma recordaba lo de un día anterior “de nueva cuenta hemos padecido por la altura en el motor. Esto nos ha puesto en desventaja”.

#52 KTM: Ivan Cervantes

#52 KTM: Ivan Cervantes
1/8

#52 KTM: Ivan Cervantes

#52 KTM: Ivan Cervantes
2/8

#300 Mini: Nasser Al-Attiyah and Matthieu Baumel

#300 Mini: Nasser Al-Attiyah and Matthieu Baumel
3/8

Photo by: X-Raid Team

#52 KTM: Ivan Cervantes

#52 KTM: Ivan Cervantes
4/8

Photo by: A.S.O.

#300 Mini: Nasser Al-Attiyah and Matthieu Baumel

#300 Mini: Nasser Al-Attiyah and Matthieu Baumel
5/8

Paulo Goncalves, Honda

Paulo Goncalves, Honda
6/8

Photo by: A.S.O.

#2 Honda: Paulo Goncalves

#2 Honda: Paulo Goncalves
7/8

Photo by: A.S.O.

#300 Mini: Nasser Al-Attiyah and Matthieu Baumel

#300 Mini: Nasser Al-Attiyah and Matthieu Baumel
8/8

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar 2016
Pilotos Sébastien Loeb , Nasser Al-Attiyah , Paulo Goncalves , Toby Price , Ivan Cervantes
Tipo de artículo Noticias de última hora