La historia de Nicola Dutto, dunas sobre dos ruedas con una lesión medular

El piloto italiano se quedó parapléjico tras una caída en 2010 en el Europeo de Bajas y volvió a la competición solo dos años después con un asiento especial. Ahora sueña con el Dakar tras acabar el Merzouga y el Rally de Marruecos.

La vida le cambió a Nicola Dutto (Turín, 1970) hace siete años en un recorrido habitual, próximo al río Tagliamento, en Pordenone. El italiano disputaba el Europeo de Bajas de motos y salió despedido a 150km/h en un vuelo hacia lo desconocido.

O no tanto, Dutto reconoce que era uno de sus miedos. Que se angustiaba cuando se paraba a pensarlo tras ver los casos de Albert Llovera e Isidre Esteve, pero "cuando estás dentro no tienes otra opción, o das gas o renuncias". La fractura en la séptima vértebra dorsal fue la que le provocó la temida paraplejía.

Pero aquella tarde de finales de marzo en el Piemonte italiano Dutto se rompió varios huesos más y tuvo que estar nueve meses ingresado y superar varias intervenciones. Nadie le habría dicho que en el verano de 2012 volvería a competir sobre una moto de Enduro.

Para ello tuvo que superar sus miedos, hacer una intensa rehabilitación y tirar de valor, de mucho valor. Dutto cuenta a Motorsport.com a pocos kilómetros de las legendarias dunas de Merzouga: "Cuando sufres una lesión así la vida te cambia radicalmente. Debes aprender a gestionar tu cuerpo y lo último que pensaba era volver a subirme a la moto. Siempre pensé en mantenerme en el mundo del off road, pero organizando carreras o sobre cuatro ruedas".

En 2011 decidió apuntarse a la Baja 1.000 de California, su prueba fetiche, con un buggy y con su esposa, Elena. Rompió la cinta de la transmisión después de 700 km en mitad del desierto. Tocaba esperar a la asistencia: "Pasamos la noche bajo las estrellas en un río seco. Ella encendió el fuego y de ahí salió algo curioso: cuando nos casamos pusimos en las alianzas “Entre el polvo están las estrellas”, que es un poco la frase que siempre tengo en mente en las Bajas. Porque por la mañana estás bajo el polvo cuando salimos todos cada 30 segundos y luego la noche estrellada te impone, pero es como si te acogiese bajo su abrazo".

La inspiración 

Dutto estuvo viendo entrenar por aquel entonces a Doug Henry, tres veces campeón AMA de motocross que sufrió en 2007 una paraplejía, y se dijo: "¿Por qué no? Si me gusta, continúo y vuelvo a montar en moto con mis amigos. No con la idea de volver a competir".

A finales de 2011 compra el mismo modelo con el que se quedó parapléjico, una Suzuki 450 RMX, y comienza a adaptarlo con una roll bar gracias a un amigo mecánico siguiendo las fotos que tenían de la moto de Henry. A mitad de febrero, en una tarde de sábado, la probó en los alrededores de su barrio.

"Me subí y pensé que era un cretino, que quién me mandaba hacer esto. Pero luego el miedo desapareció tras 200 metros, en cuanto comprendí cuál era el nuevo punto de equilibrio y fue como si esos dos años nunca hubieran pasado y como si nunca me hubiera bajado de la moto".

Nicola Dutto
Nicola Dutto

El nuevo debut

Al final, entre salidas con los amigos, el gusanillo volvió a picarle. En su mente se dibujó la Baja Aragón 2012 y al otro lado del teléfono se escuchó la voz de Julián Villarrubia (4 Dakar), amigo y rival de sus tiempos en el Nacional de Cross Country. Así, con la ayuda de Julián, se convirtió en el primer piloto parapléjico en completar una Baja en moto.

"A mí me daban ganas de llorar, de reír, no imaginaba un apoyo de ese nivel en España. Estuvimos 15º de la absoluta, pero rompí un fusible y terminé 20º. Usamos el cuarto modelo de roll bar [la estructura de barras alrededor del asiento y las piernas que impide que se lastima al caerse de la moto]. Muchos me daban la enhorabuena, pero hubo uno que nos mandó a tomar por culo cuando le adelantamos", recuerda entre risas el italiano.  

Superación

Dutto ha tenido que romper barreras y dese aquel verano de 2012 ha vuelto a competir de manera habitual enrolado en KTM Italia. En su querida Baja California, en la Vegas to Reno, en el Mundial de Bajas, donde fue cuarto del campeonato en 2015. 

"La mentalidad deportiva te ayuda muchísimo, sobre todo la del piloto de off road que está acostumbrado a afrontar dificultades todos los días. El momento en que aceptas con la cabeza una nueva condición, es como si hubieras pasado con la moto un obstáculo y vas adelante".

Este 2017 debutó por primera vez en el desierto en el Rally Merzouga en marzo. Allí, en el sureste marroquí tuvo su complicado bautismo junto a Julián y a Pablo Toral, sus escuderos. A pesar de caerse "unas 30 veces por etapa", Dutto llegó a la meta y solo se saltó una de las etapas por problemas intestinales. Este mes de octubre ha completado el OiLibya Rally de Marruecos en su totalidad. 

Pablo Toral, Nicola Dutto y Julián Villarrubia tras terminar el Afriquia Merzouga
Pablo Toral, Nicola Dutto y Julián Villarrubia tras terminar el Afriquia Merzouga

"Es una pasada lo de las dunas. Yo hice esquí desde los tres años al nacer en el Piemonte. Y la sensación es la de esquiar en nieve fresca. El primer día me puse a llorar. Cuando logras comprender cómo surcarlas, es algo bellísimo. Luego me cabreo cuando me caigo, porque lo hago en la parte más lenta, por estupideces". 

Dutto es capaz de mantenerse en equilibrio hasta un mínimo de 20 km/h y al llegar a los puntos de control, sus compañeros le ayudan a detener la moto. Las palabras de Villarrubia hablan por sí solas: "Es una emoción especial verlo encima de la moto y ser yo el que hace posible la aventura... Esto vale más que el sueldo de un piloto profesional. Compartir esto con quien hace 15 años eran mis rivales y hoy son mis amigos es impagable".  

El sueño del Dakar

"En primavera de 2016 hablé con Marc Coma, le conté la idea y le pregunté si pensaba que fuera posible. En su momento me dijo que no. Nos vimos en la presentación del Dakar en Milán y me dijo que debía hacer rallies con navegación", cuenta Dutto.

"El Dakar es un proyecto desde hace año y medio. El problema de ir cuando caminaba era el presupuesto; podía decidir si gastar todo mi presupuesto en una carera o hacer un campeonato completo más la Baja California y demás".

Su presencia en el Dakar 2018 no fue posible debido a la etapa inconclusa del Merzouga, pero Villarrubia, Toral y el propio Dutto reconocen que casi es un alivio, ya que llegarán mejor preparados a la 41ª edición.

Los tres mosqueteros probarán suerte en 2019.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar , Cross-Country Rally
Pilotos Julián Villarrubia Garcia
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas dutto dakar, dutto merzouga, dutto rally marruecos, julian villarrubia, nicola dutto, oilibya marruecos, oilibya marruecos dutto, pablo toral