Las intensas lluvias en Bolivia golpean al Dakar

El diluvio caído sobre el vivac de Oruro puso contra las cuerdas a la organización en una situación con pocos precedentes. El terreno embarrado y la complejidad para coordinar un campamento de 3.000 personas pilló por sorpresa al Dakar.

La Paz (Bolivia).- Algo parecido a una pesadilla bajo la lluvia. Una tormenta que no dejó de caer intensamente durante más de doce horas. 3.000 personas atrapadas en un barrizal de casi diez hectáreas, vehículos incluidos. Una situación que puso contra las cuerdas a una organización experta.

 

Vivac Oruro
Vivac Oruro

Photo by: Sergio Lillo

La lluvia comenzó a avisar en torno a las 10 de la mañana, pero el intenso chaparrón, con granizo incluido, dio algo de tregua para que llegaran los primeros competidores de motos y quad. Pero alrededor de las dos de la tarde, el cielo volvió a descargar agua sobre Oruro y no había cesado al momento de escribir estas líneas.

Así, el Puerto Seco de la ciudad boliviana, una explanada de cerca de diez hectáreas, utilizada para la distribución y selección de mercancías, comenzó a inundarse poco a poco. El suelo, un terreno arcilloso con apenas plantas que lo sujeten, se convirtió en un barrizal complicado incluso para los vehículos 4x4 de la organización.

 

Vivac Oruro
Vivac Oruro

Photo by: Laura Cueto

Trampa inesperada

Con los competidores tratando de salir de la trampa para situarse en la carretera que conecta Oruro con Soracachi, que quedó completamente bloqueada en sentido hacia la primera, el pánico cundía por momentos. El carril principal de acceso, asentado con ladrillos rotos para mejorar el agarre, ya apenas se veía y diferentes vehículos de equipos y organización lo bloqueaban. Todo esto bajo la oscuridad, a excepción de los faros de los propios vehículos y algún foco.

La organización evacuó a los periodistas que cubrimos la competición con la mayor presteza posible, pero la tensión se dejaba notar en el ambiente. Para ello hubo que andar más de 200 metros desde una carpa de prensa que comenzaba a llenarse de agua, hasta el autobús dispuesto para la ocasión, atravesando un barrizal encharcado que nos hizo hundir los pies hasta los tobillos. Arrastrando maletas, tiendas de campaña y demás objetos a pulso.

 

Vivac Oruro
Vivac Oruro

Photo by: Sergio Lillo

La tensión del momento se distribuyó de individuo en individuo para poder llegar al ansiado vehículo que iba a sacarnos de Puerto Seco. Mientras, la organización trató de coordinar un campamento de dimensiones gigantescas, evacuando a competidores, equipos y miembros de la ASO.

Pesadilla bajo el agua

Algunos de los responsables de prensa de ASO pasaron la noche en el campamento, hacinados en un autobús y sufriendo por el frío que había calado ya sus cuerpos. Hasta primera hora de la mañana siguieron llegando vehículos con periodistas y miembros de la organización que pasaron la noche en el barrizal y a los que el agua llegó por las rodillas. No obstante, el equipo de logística sigue aún en el Puerto Seco de Oruro tratando de evacuar lo que aún queda allí.

 

Vivac Oruro
Vivac Oruro

Photo by: Laura Cueto

El recorrido de la etapa que iba a enlazar Oruro con La Paz, de 786 kilómetros -527 de cronometrada y 259 de enlace- fue suspendido por la organización la noche del viernes dadas las extremas condiciones meteorológicas que destrozaron los caminos. La policía boliviana desplegaba 615 agentes para el enlace.

No obstante, la primera moto -Sam Sunderland- salía a las 10.20 hora local camino de La Paz por carretera en un enlace de 219 kilómetros aproximadamente. Desde las 13 a las 18 horas tendrá lugar la ceremonia de podio prevista, con los participantes subiendo a él por orden de clasificación en la etapa de este viernes.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar 2017
Tipo de artículo Noticias de última hora