La primera española que terminó el Dakar sobre cuatro ruedas

Cristina Gutiérrez ha hecho historia en la edición 2017 tras ver la meta de Buenos Aires a lomos de su Mitsubishi Montero en su debut en el rally más duro del mundo.

Buenos Aires (Argentina).- Una sonrisa que llega a meta. Una mirada que abre los ojos y aprieta el puño tras cruzar el último metro de la especial del Dakar 2017. Un abrazo entre copiloto y piloto. Cristina Gutiérrez cumplió este sábado en Buenos Aires su sueño de niña. La burgalesa ha demostrado que es capaz de terminar un Dakar y no sin problemas.

Ha sido uno de los más duros que se recuerdan en Sudamérica a pesar de contar con dos etapas menos, precisamente dos de las marcadas con rojo por los pilotos. Pero la constancia de Gutiérrez y el buen hacer de ella y su copiloto, Pedro López, les ha llevado a meta. Ese era el objetivo.

“Era el objetivo que tenia marcado porque se que el Dakar es muy complicado. Nos hemos preparado mucho tanto Pedro, como el equipo, como yo. Hemos ido día a día, que es lo que buscábamos, sin pensar en el día siguiente para superar todos los problemas. Puedo decir que he cumplido ya mi sueño”, cuenta la piloto a Motorsport.com nada más llegar al vivac de Río Cuarto.

No ha sido un camino de rosas. De camino a Salta, cuando la caravana fue desviada por San Antonio de los Cobres tras terminar la especial, el Mitsubishi estuvo a punto de decir basta. Un fallo en el turbo hizo temer lo peor a Gutiérrez y a López.

“La etapa de Bolivia de las lluvias tuvimos un problema en el turbo que pensábamos que era del motor y que todo se acababa. Pero estuvimos parados casi una hora revisando todo para no cometer errores y por suerte fue simplemente una raja en el colector del escape. Ese fue el único momento que pensamos que abandonábamos”, reconoce la piloto de Burgos.

Gutiérrez tiene palabras de agradecimiento para todo el equipo “porque sin ellos no puedo hacerlo”. Es en ellos en quien ha pensado al cruzar la meta de la última especial de 64 kilómetros camino de Buenos Aires. “Los mecánicos han estado muchas noches sin dormir para que yo estuviese perfectamente al día siguiente y sobre todo también se lo agradezco la gente que ha hecho posible que cumpla mi sueño que son todos los sponsors que van detrás”.

El sueño se ha renovado y lo siguiente es “volver al Dakar y mejorar el puesto”. Pero todavía tiene que descansar y pensar en cómo será su temporada 2018. En el Dakar de la navegación, la burgalesa no se olvida de su copiloto, alma gemela durante 8.000 kilómetros: “A Pedro lo valoro mucho porque la navegación ha sido completada. Todos han acabado perdidos incluso los de arriba y hay que tener mucha paciencia”.

Su voz no denota la alegría que lleva por dentro y parece seguir concentrada, como si aún quedarán otros 12 días de Dakar, después de ser 44ª y 6ª en T1S. Cristina Gutiérrez reconoce que aún le costará digerir lo conseguido unos días más: “Quizás el tono es un poco así porque todavía no soy consciente. Me cuesta asumirlo… Me costó asumir que iba a venir, así que imagínate que haya terminado. En dos días o tres no me saldrá una lagrima”.

Después sí. Y recordará todas y cada una de las aventuras y desventuras de este Dakar de calor extremo y navegación. Y volverá a vivir cada momento en el vivac tras llegar de noche y los madrugones. Y las dunas y las lluvias. Entonces, quizás sí, una lágrima cara de sus ojos buscando volver a la Argentina, al Paraguay, al Altiplano.

Mira a partir del minuto 08:30 de este vídeo...

 
Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar 2017
Pilotos Cristina Gutiérrez
Tipo de artículo Noticias de última hora