Herrador, del fondo del mar a los desiertos de medio mundo

compartidos
comentarios
Herrador, del fondo del mar a los desiertos de medio mundo
Por:
17 ene. 2019 8:24

Javier Herrador es el jefe de Herrador Motorsport, uno de los preparadores de más renombre en el Dakar y encargado del proyecto de SsangYong España.

Pisco (Perú).- En un vivac del Dakar hay historias de todos los colores, personajes de lo más variopinto y luego está Javier Herrador (Madrid, 1969), buceador profesional y dakariano hasta la médula desde 2003, cuando las casualidades de la vida le metieron en una caravana de KTM rumbo a África para vivir la victoria de Richard Sainct, los primeros pasos del dominio de la marca austriaca en la mítica prueba. 

Con 16 Dakar a sus espaldas (cuatro participando en carrera como piloto y 12 como asistencia), este veterano de los raids tiene su propia empresa de construcción y preparación de vehículos de carreras: Herrador Motorsport, con sede en Valencia. A él llegan clientes privados que rondan la cincuentena, pero también marcas como SsangYong España, que decidió en 2017 confiar en la gente de Herrador su proyecto dakariano.

Descubre:

"El Dakar no solamente es mi vida, sino que creo que marca en general a todo el mundo. Tengo clientes en varias partes del mundo y el perfil es un empresario entre 45-50 años, con una responsabilidad empresarial, familiar, social tremenda, a veces con miles de empleados. Y es curioso que cuando voy a visitarles por motivos de trabajo, al entrar en su despacho u oficina, la única referencia que veo, y que es denominador común a todos, es algo relacionado con el Dakar, o el trofeo, la medalla, el dorsal del coche… luego en su casa sí tienen una estantería con la foto en la Torre Eiffel, las cataratas del Niagara, cualquier viaje o aventura", cuenta Herrador a Motorsport.com.

"Si marca a un cliente que solo ha hecho el Dakar una o dos veces, ¡imagínate a los demás!. Es una especie de droga, una forma de vida. Si cuando termina el Dakar nos pusieran un papel diciendo que si firmamos si volveríamos gratis el año que viene, dirías que no. Sin embargo, cuando llevas tres días en tu cama, en casa, ya estás viendo cómo volver. Es una carrera que aporta muchísimo a nivel personal, te permite conocer lo mejor de las personas, en ocasiones también lo peor, pero mi experiencia personal es muy satisfactoria en este sentido".

Más del Dakar:

Herrador cuenta con un equipo "que va más allá de lo profesional", que no cambiaría. Al Dakar 2019 ha llevado a más de 30 personas entre mecánicos, pilotos y gente de prensa. Entre los 14 mecánicos están Javi, José, Paco e Ismael, que se encargan de poner a punto cada tarde el SsangYong Rexton DKR.

"Tengo un gran equipo donde hay una relación que va más allá de lo profesional y, por tanto, no lo cambiaría. Al final la vida es eso, experiencias y tiempo. Es algo que no se puede comprar y va creando un espacio en el disco duro de cada uno y en muchas ocasiones a lo largo del año, las conversaciones siempre giran en torno a esas vivencias. Y eso es lo que somos, un vaso lleno de experiencias", reflexiona el madrileño. 

Herrador fue buceador profesional y trabajaba en plataformas, en mitad de la nada, lejos de su familia, con altas humedades y en la época en la que Internet no existía. Se reinventó en buceador deportivo e instructor de buceo y deja claro que, a pesar de la dureza del Dakar, aquellas jornadas trabajando en una cámara hiperbárica, presurizada, con gente que no conocía y lejos de cualquier civilización eran otra historia. 

"La verdad es que estaba muy bien remunerado, pero era otro tipo de dureza. Si tengo que contestar, tendría que decir que al buceo no volvería nunca y que en esto seguiré mientras la salud me lo permita", asegura.

Su desembarco en la aventura del Touareg se produjo sin buscarlo, con una llamada de última hora, en los últimos días del año 2002. Uno de los conductores de la asistencia de KTM se puso malo bajando hacia el Dakar y llamó a un concesionario oficial de Málaga para que hubiera alguien disponible el 31 de diciembre. El dueño del concesionario llamó a Herrador y ahí empezó todo. 

"Conocí el Dakar desde dentro, como aficionado ya lo había visto, había ido a alguna etapa que se celebró en territorio español. Cuando llegué me enamoré y dije que el año siguiente volvería a competir. Iba a volver en moto y, otra casualidad de la vida, puso un Toyota que había corrido años anteriores con otro piloto en mi camino, lo compré, corrí, terminé y allí comenzó todo. Cambié el agua por el desierto”, recuerda.

Y a lo largo de vivencias, venturas y desventuras, Herrador acuñó el término “raza carreril”, que utiliza cada vez que se dirige a sus seguidores en redes sociales. Sus vídeos tratan de acercar este sueño para muchos a la gente de a pie y el madrileño lo consigue.

“Aunque no está en el diccionario de la RAE, lo entiende todo el mundo. Todo empezó hace un par de años en una carrera en Marruecos en la que tuve que abandonar y era una manera de dirigirme a los amigos de Facebook. Empezó a tener muchísima aceptación y lo que empezó como una broma, ahora se ha convertido en una obligación y tenemos que estar cada día enseñando lo que ocurre en el Dakar. Me divierte, me gusta muchísimo transmitir y levantarse cada día después de haber colgado el vídeo y ver la respuesta de la gente alimenta muchísimo la ilusión”, asegura.

Herrador cree que el momento más amargo de un Dakar llega cuando la máquina o el hombre dicen “basta” y acaba la aventura.

“Cuando estás a punto de abandonar o cuando te crees que abandonas por una avería mecánica. El trabajo de todo un año, y sobre todo de los mecánicos que se dejan la piel por el que corre. Ellos están en la parte de atrás de todo esto, pero para mí los mecánicos son una parte principal de todo un equipo. Los momentos más duros son esos, que se te viene el mundo encima”.

Herrador es pura raza carreril, incluso cuando descansa sentado a una mesa de plástico en mitad de su asistencia en una tarde calurosa de enero al lado del desierto peruano. 

Galería
Lista

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo
1/5

Foto de: Fotop

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo
2/5

Foto de: Fotop

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo
3/5

Foto de: Fotop

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo
4/5

Foto de: Fotop

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo

#335 Ssangyong: Oscar Fuertes, Diego Vallejo
5/5

Foto de: Fotop

Siguiente artículo
Alex Haro, cinco jornadas de Dakar con dos costillas rotas

Artículo Anterior

Alex Haro, cinco jornadas de Dakar con dos costillas rotas

Siguiente artículo

Fotos: las imágenes más destacadas de la penúltima jornada del Dakar 2019

Fotos: las imágenes más destacadas de la penúltima jornada del Dakar 2019
Cargar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Dakar
Evento Dakar
Equipos Ssangyong
Autor Sergio Lillo