Un justo Campeón

Mauricio Gallardo nos habla de lo sucedido en el Mundial de Superbike y de su gran campeón.

Cuando un piloto realiza una contundente demostración de velocidad, talento y regularidad,  como hizo Jonathan Rea en el Mundial de Superbike, la consagración hace justicia en el deporte. 

El rider de 28 años dio muestras de cada uno de esos aspectos a lo largo del certamen mundial de Superbike, pilotando la eficiente Kawasaki Ninja ZX10R.
 
El campeonato internacional basado en motos de serie, inició su historia allá por 1988 y si bien tuvo a destacados protagonistas escribiendo grandes capítulos, hay que viajar bastante atrás en el tiempo para encontrar un dominio abrumador como el que consiguió Rea durante 2015, aún cuando faltan dos citas Francia y Qatar, 4 carreras, para el cierre del año. 
 
Luego de extensas 7 temporadas, el piloto norirlandés pudo por fin gritar campeón por primera vez y lo hizo después de brillar en cada contienda. 
 
Sus números son muy fuertes, con 162 presentaciones, 6 Pole Position, 62 Podios y 27 Triunfos. 
 
En 2015, hasta antes de la doble fecha en Jerez de la Frontera, el Superbike había disputado 20 competencias, en todas, Jonathan Rea estuvo en el podio. 
 
Ante semejante muestra de superioridad poco pudieron hacer sus rivales para frenar el impulso de la verde #65.
 
De esas 20 visitas al estrado, 12 fueron en la parte más alta, el sector reservado para los ganadores. En 4 oportunidades, Tailandia, Holanda en el mítico Assen, Imola, la casa de Aprilia y Ducati y en Portimao, conquistó las dos mangas del fin de semana. 
 
Desde su cambio de equipo, pasando de Honda a Kawasaki, Rea encontró la herramienta que le permitió desplegar todo su talento y no fueron pocos los especialistas que señalaron, apenas comenzó el certamen, que Jonathan sería imbatible.
 
Sumado a su gran adaptación a la Kawasaki, sus rivales no fueron constantes y cedieron mucho terreno, alternándose en la pelea con un Rea que no paró de sumar. 
 
León Haslam con Aprilia, Davide Giugliano con Ducati, quien reapareció tarde por una lesión en pretemporada y se vio obligado a terminar antes su campeonato por una fuerte caída; Tom Sykes, campeón 2013 y flamante compañero de Rea en Kawasaki, de flojo rendimiento hasta casi mitad de año y Chaz Davies con Ducati, acaso el más duro rival que tuvo por momentos el nuevo campeón, fueron los hombres que trataron de poner resistencia sin éxito. 
 
No siempre fueron rosas para Rea, pero corrió de manera pensante cuando no podía apelar solo a la velocidad. 
 
En aquellas carreras en las que por problemas de setup se retrasó, batalló para no dejar de sumar, arriesgando a veces más de la cuenta, peleando cada posición a lo campeón. 
 
El cambio de reglamento impulsado por la F.I.M. y que entró en vigencia este año, hizo a las motos del Superbike un tanto más dóciles, cediendo algo de potencia respecto a la electrónica de 2014, por lo que se necesitó de un manejo suave y preciso para poder explotar al máximo todas sus prestaciones. 
 
Esta fue una de las claves por las que Rea estuvo intratable, su adaptación a la nueva moto no fue tan abrupta y la Kawasaki con las nuevas reglas se pareció un poco más a la CBR que pilotó hasta el año anterior. 
 
Recién en la pasada fecha de España, hubo dos festejos sin Jonathan Rea, cortándose la racha tremenda de podios consecutivos. Claro que a él poco le importó porque justo en ese fin de semana se consagró Campeón al sumar los puntos necesarios para alcanzar su gran sueño. 
 
La nómina de monarcas del Mundial de Superbike tiene a ilustres como Troy Bayliss, Carl Fogarty y Max Biaggi entre otros. Ahora se suma Jonathan Rea, un justo Campeón. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series WSBK
Pilotos Jonathan Rea
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas campeon