El Superbike se afianza

El Campeonato Mundial FIM de Superbike ya mira con gran entusiasmo el futuro próximo, escribe nuestro columnista Mauricio Gallardo.

El certamen de motos de serie mas importante del mundo, fundado en 1988, sigue adelante en su camino de consolidación y cautiva cada año a más fanáticos de las dos ruedas.

Si bien la temporada 2015 contó con un dominio abrumador de Jonathan Rea y su Kawasaki, por lejos el más ganador del año, las carreras tuvieron mucho condimento y fueron bastante peleadas, independientemente de que al final, en la mayoría de los casos, el norirlandés estuvo en la parte central del podio.

De cara al futuro, Ducati asoma como el rival más fuerte para el team Kawasaki con sede en Barcelona. Chaz Davies logró un equilibrio óptimo entre velocidad y agresividad, mientras que la apuesta por seguir confiando en el rápido Davide Giugliano, quien alejado de las pistas se recupera de sus lesiones, dará al conjunto italiano una continuidad que siempre es saludable.

Aprilia marcha un escalón por debajo pero con potencial como para dar ese salto que le permita pelear adelante, quizás no en el nivel que mostraron sus motos en 2014, pero sí bastante más cerca de aquellas prestaciones. Sus pilotos han demostrado estar a la altura, principalmente Leon Haslam, el más experimentado del equipo. 

Honda tendrá una reformulación importante para el próximo año y la llegada a la categoría del estadounidense Nicky Hayden supone un aporte positivo para la marca, más allá de la motivación y el estado en el que el campeón 2006 de MotoGP llegue para competir. Sus conocimientos técnicos y su feeling con las presiones del mundial, serán claves para la evolución de la escuadra.

El regreso de Yamaha también marcará un punto alto para el Superbike, que bajo la órbita de DORNA, la misma empresa que gestiona el MotoGP, no para de dar señales de crecimiento.

Con la contratación de Sylvain Guintoli, campeón 2014 de la categoría, Yamaha se asegura la experiencia, mientras que Alex Lowes, al comando de la otra R1, aportará la juventud y velocidad que ya ha demostrado con Suzuki.

El plantel de pilotos del Superbike mezcla a consagrados del motociclismo con jóvenes que empujan a base de talento para ganarse un lugar y soñar con ir un poco mas allá. En ese apartado podemos destacar al holandés Michael van der Mark, piloto de Honda oficial, al español Jordi Torres con Aprilia oficial y al argentino Leandro Mercado, que conduce la Ducati del equipo privado Barni Sports.

Todos se lucieron en la medida que pudieron y de acuerdo a las prestaciones de sus motos. Van der Mark logró un par de podios y muy buenas carreras, superando gran parte del año a su laureado compañero Guintoli. Por su lado, Jordi Torres también pudo pelear bien arriba. Para los dos eran resultados esperables por las motos y los equipos que los respaldan. En líneas generales se esperaba un poco más del español, quien recién después de un período de adaptación logró pulir su estilo y ser un claro protagonista.

En el caso de "Tati" Mercado, su top 10 en el campeonato es mucho mas que eso. Luego de ganar el campeonato en SuperStock 1000, junto al Barni Sports emprendieron la aventura de sumarse al mundial con un presupuesto acotado y con una sola moto, hecho que hace mucho más lento el desarrollo y la evolución en cada fin de semana de carrera. Producto de una gran regularidad y buenos resultados parciales, el único latinoamericano en el Superbike es uno de los mejores pilotos privados del año.

Párrafo aparte para Suzuki, BMW y MVAgusta, equipos que trabajan muy duro para acortar la brecha con sus rivales.

En síntesis, con grandes pistas, carreras en todos los continentes, una grilla nutrida, máquinas basadas en motos de serie capaces de alcanzar los 300 km/h y un plantel de pilotos que conjuga experiencia, juventud y talento, el Campeonato Mundial de Superbike se afianza a nivel global.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series WSBK
Tipo de artículo Artículo especial