Las vidas de Rossi

Nuestro experto en MotoGP, Martín Urruty, nos habla sobre ese piloto inmortal, apodado el "Doctor" y esa oportunidad de lograr otro título en la máxima categoría del motociclismo mundial.

Si sus logros en el último año y medio dieron muestras de las vidas deportivas de Valentino Rossi, su victoria en el Gran Premio británico permite sospechar que El Doctor siempre tiene una más. Doblegado ante la contundencia de Jorge Lorenzo en Brno, el heptacampeón de MotoGP había tenido que ceder la cima del Mundial a pesar de que figuraba igualado en puntos con su compañero en Yamaha. Y ocurrió justo antes del viaje a Gran Bretaña, un Gran Premio en el que Lorenzo y Marc Márquez habían librado batallas memorables y lejos del resto, Rossi incluido. Sin embargo, Vale terminó ganando en una de las pistas más esquivas a su andar. 

La valoración de su primera victoria en Silverstone quedará definida cuando concluya la temporada. De momento, se trata de un drástico freno al envión de Lorenzo, al tiempo que retomó la punta del torneo.

Detrás de sus principales rivales en la clasificación, Rossi supuso que una solución sería la aparición de la lluvia, ese ecualizador natural que permite que la pericia de los hombres supla las deficiencias de las máquinas. Si bien la Yamaha es tan o más competitiva que la Honda, Valentino no había podido copiar el rendimiento de Lorenzo en seco. El agua terminó siendo su aliada. Cerca de la punta desde el principio, como hace falta en estos tiempos de MotoGP, el italiano se mantuvo en la batalla, escapó con Márquez mientras Lorenzo perdía ritmo y quedaba enfrascado en una lucha con otros italianos, los de Ducati. 

La caída del campeón le quitó a Rossi su rival en la lucha por el triunfo y al campeonato, un contendiente clave. Ahora sí, definitivamente, la pelea será entre las dos Yamaha.

Este pleno de Rossi, esta devolución del golpe recibido de Lorenzo en la carrera anterior, muestra a Valentino otra vez de pie, con leve ventaja. En la pelea. No suele ser muy rápido en clasificación: al cabo, sólo ha logrado una pole position este año y raramente aparece arriba en las prácticas. Pero ha demostrado que es capaz de aprovechar cada oportunidad que aparece en carrera. Cuando Lorenzo penó con el casco y Márquez empezó con sus deslices en Qatar, Valentino estuvo para sacar partido. 

Igual que cuando Márquez equivocó la elección de neumáticos en la Argentina. Sin Lorenzo en la ecuación de Assen, calculó qué el ímpetu llevaría a Márquez a arriesgarlo todo en el final de la carrera holandesa y preparó una solución -cortar la chicana- para cuando apareciera el problema. Y en Inglaterra estuvo listo para esperar la lluvia salvadora. Rossi aprovecha sus oportunidades: su docena de podios lo ratifica.

La dimensión total del cuarto triunfo de Il Dottore en 2015, noveno de Yamaha en 12 carreras, quedará expuesta a fin de año: allí se sabrá si la diferencia con Lorenzo en Silverstone sirvió para la décima corona de la leyenda italiana o si queda relegada al anecdotario en caso de que el palmesano sea campeón. En estos días se contempla el valor de una conquista en territorio hostil, como había sido la pista británica para el cuádruple campeón con Yamaha.

Sin más rivales a la vista, circunscripta la batalla al box de Yamaha, convendrá poner allí el foco para contemplar la evolución de la relación entre Rossi y Lorenzo, y de sus equipos, en pelea franca por el título. Valentino, está claro, sabe a los 36 años cómo aprovechar cada oportunidad. Y esa puede ser otra.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de Gran Bretaña
Pista Silverstone
Pilotos Valentino Rossi , Jorge Lorenzo , Marc Marquez
Equipos Yamaha Factory Racing , Repsol Honda Team
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas el doctor