Renovación y compromisos

Luis Manuel "Chacho" López nos da su visión sobre la permanencia de Sergio Pérez con el equipo Sahara Force India.

La renovación de Checo con Force india es más que una noticia simple, dentro de la temporada de negociaciones de la Fórmula 1. Se trata de un acuerdo que debe movilizar varias cosas en el futuro cercano.

Primero habría que señalar que el proceso no fue suave, ya que el equipo de Vijay Mallya decidió jugar sus cartas agresivamente para retener a una de las parejas de pilotos más equilibradas de la actualidad.

Cuando Force India decidió renovar el contrato de Nico Hulkenberg anticipadamente, en automático puso en alerta al grupo que respalda a Pérez para sentarse a la mesa de negociaciones para tratar de obtener las mejores condiciones posibles.

Pero no hubo respuesta 'cariñosa', al contrario. Existió molestia justificada porque ya el año anterior, tras la confirmación del GP de México, Force India había exigido mucha mayor participación del grupo mexicano que estaría de cierta forma obligado a desembolsar más con la carrera en casa.

Pero la respuesta de Force India fue pobre ya que presentó un modelo híbrido (entre 2015 y 2016) a principios de año en la ciudad de México, y entregó una versión definitiva del auto 2016 apenas en la última sesión de pretemporada.

En las primeras carreras del año experimentó una dramática caída de desempeño, producto de un desarrollo limitado debido a las deudas que el equipo tuvo que saldar entre una temporada y otra.

Sin embargo, después de algunos manotazos sobre la mesa, la decepción de los pilotos y el acicate que representó perder liderazgo frente a un equipo marginal como Sauber, vino la versión 'B' actualizada del VJM08.

Con una mejoría de resultados, Force India abrió negociaciones una vez más revelando que se ha trabajado en un paquete de mejoras específico para el Gran Premio de México, como poniendo una carnada para afianzar el trato.

Sin embargo se mantuvo una posición escéptica en el equipo de Pérez, que entró a negociar ya sin pensar demasiado en las carreras finales de esta temporada, sino en las condiciones de la siguiente.

De modo que el escenario ha quedado integrado para que Pérez continúe trabajando en un equipo donde se siente mejor que en otros, motivado por la dura competencia que representa su coequipero, y con el compromiso de que la escudería no volverá a dejar 'suelto' el trabajo de desarrollo rumbo al 2016.

Mientras eso llega, la misión de Checo es continuar con el buen momento de manejo, que se sobrepone a las muy básicas prestaciones del coche, cuyo mayor valor es la potencia de la planta de poder, pero hasta ahí.

Para la siguiente temporada sería inadmisible que Force India vuelva a dejar sus fortalezas empeñadas en compromisos personales de Vijay Mallya, porque conservará uno de los mejores emparejamientos de pilotos de la actualidad en la Fórmula 1. ¿Será posible?

A todo esto, los ingleses le ponen un dicho popular: "True love, never runs smooth". Esperemos que así sea para Sergio Pérez.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Sergio Pérez
Equipos Sahara Force India F1
Tipo de artículo Artículo especial