OnTrack: Nico en Spa

Argumentos para dar la vuelta al campeonato, los tiene, pero Nico Rosberg debe mostrarlos de dos formas: rápida y contundentemente. Spa es como una última oportunidad.

Llegó a Bélgica el año pasado con 11 puntos de ventaja sobre Lewis Hamilton pero, mejor que eso, Rosberg tenía entonces un escenario mental sólido gracias a una fortaleza indiscutible.

Una cadena impresionante de resultados: cuatro triunfos, seis pole positions, nueve podios, un abandono y su peor registro, un cuarto sitio. Evidentemente, en nuestros días carece de ello.

 En mi opinión, ese Nico Rosberg de 2014 tenía los sábados una herramienta muy poderosa, ya que arrancar adelante y bien, le permitió capitalizar lo suficiente para tener pensando a Hamilton hasta dónde podría llegar la pelea con su rival.

Pero el lado obscuro de Rosberg se materializó en el despiste durante la calificación de Mónaco y con mayor intensidad después en la colisión de Les Combes, justo en Spa Francorchamps y a partir de ahí parece extraviado.

El brillo de Rosberg en la Qualy disminuyó a un punto alarmante ya que, tras diez carreras celebradas en 2015, solamente ha conseguido una sexta parte de su productividad respecto al año anterior en dicho departamento.

Solamente una pole position lograda en Barcelona, y fue hilada con su gran momento de agresividad en Bahrein; los escépticos traducen esto en el punto más alto de Rosberg en lo que va del año. La duda es: ¿Podrá dar otro de esos destellos?

Muchos ‘insiders’ del actual paddock  desconfían de Rosberg porque se le ve más preocupado en conocer los detalles de lo que hace Hamilton y dicen que ha dejado de ocuparse en desarrollarse a sí mismo.

Argumentos para dar la vuelta al estado actual del campeonato, sin duda, los tiene, pero Rosberg debe mostrarlos de dos formas: rápida y contundentemente. Spa es como una última oportunidad.

No le ha sido muy complicado montar los viernes un buen ritmo de carrera sobre ambos compuestos, pero esta vez su tarea fina vendría el sábado, cuando los errores sutiles aparecen en Q3 y eso le hace perder confianza. Queda obligado a cerrar la última fase de calificación… perfecta.

Debe ser mayor presión saber que si falla esta vez, no solamente quedaría relegado casi en definitiva para luchar por el título frente a Lewis, sino que podría ser capturado por Vettel con el riesgo de verse al final del año en tercer lugar.

Spa es de esas pistas que suelen mostrar lo mejor y lo peor de los pilotos de Fórmula 1, y en este caso yo quisiera, por el bien del espectáculo, que en Francorchamps recuperemos -otra vez- a ese Nico que nos hace falta. A cruzar los dedos.

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Nico Rosberg
Equipos Mercedes
Tipo de artículo Análisis