Los problemas de Red Bull en su búsqueda por los motores Mercedes

La lucha por el título 2015 de la Fórmula 1 puede que sea únicamente de Mercedes, pero no se puede decir lo mismo de la fascinante batalla fuera de la pista que Red Bull está llevando a cabo para tener motores del fabricante alemán a largo plazo.

Para el propio gigante de las bebidas energéticas se trata de una impresionante y compleja red que involucra a Mercedes, Red Bull, Renault, Lotus y Ferrari, mientras todos pelean por mantener a flote sus propios intereses.

Y si bien cada parte sabe exactamente el resultado que desean obtener de la situación actual, existen motivaciones conflictivas que significan que no habrá una clara resolución.

El rompimiento de Red Bull-Renault

El punto de partida para comprender la situación actual es que Red Bull ha perdido la paciencia con Renault sobre su falta de competitividad esta temporada.

Ha sido claro desde hace un tiempo que la relación entre Red Bull y Renault estaba en problemas: los inconvenientes de fiabilidad y la falta de progreso en el rendimiento de la planta impulsora llevó a una abierta guerra de palabras al comienzo de la temporada.

Si bien el tema puede haberse calmado públicamente, detrás de escena las cosas han continuado moviéndose, ya que Red Bull quiere regresar a las primeras posiciones.

A pesar de tener un contrato para 2016, salió a la luz en Bélgica que Red Bull ha notificado a Renault (hace ya algún tiempo, según una fuente) que desea terminar el acuerdo.

La conclusión es que Red Bull, como cliente, no ha recibido el servicio (léase 'promesas de rendimiento') que se habían discutido.

Esa no es una opinión compartida por Renault, ya que fuentes sugieren que el fabricante de autos francés se muestra firme en que el contrato de 2016 sigue en pie.

Si ese es el caso, entonces la única manera de seguir adelante será llevando la disputa a la corte, o con un costoso pago de dinero.

Para complicar aún más la cuestión, varios patrocinadores importantes de Red Bull, como Infiniti y Total, por ejemplo, son muy cercanos a Renault.

No se trata de simplemente liberarse del fabricante francés y esperar que automáticamente sus aliados se unan a ti.

Una tregua en 2016

A pesar de la ruptura en las relaciones y el deseo de Red Bull por irse a otra parte, no es imposible que el equipo y su socio de motores se mantengan juntos otro año, y no simplemente porque la corte les indique eso.

Red Bull está esperando a que Renault finalice sus planes de Fórmula 1 para 2017, los cuales podrían ser hacerse cargo de Lotus o comprar otro equipo, como Force India.

Una vez que los planes a largo plazo se vean resueltos, estará mucho más claro cómo será el paisaje para 2016 y si Red Bull puede o no aún ser tratado como el socio principal de Renault.

Red Bull está también ansioso por ver si un renovado compromiso con la F1 permitirá tener mayores recursos para ser exitosos. Es algo que Christian Horner, jefe de Red Bull, quisiera saber.

"Debes hacer una revisión de raíz", dijo sobre si quería que Renault se fuera. "Existe mucha gente capaz en Renault, pero parece bajo de recursos. Uno puede ver el esfuerzo y compromiso que viene de Mercedes y también de Ferrari.

"Hay una enorme cantidad de recursos comprometidos. Obviamente para Renault es un problema tan grande como lo es para nosotros: no pueden darse el lujo de tener la publicidad negativa como un motor que no es competitivo".

Red Bull también está desesperado por ver el salto de rendimiento que dará el actualizado motor Renault que llegará para la carrera en Sochi, ya que eso dará un indicativo justo de cuánto progreso puede hacer el fabricante francés este invierno europeo.

Mercedes, a la espera

En caso que Red Bull no se encuentre seducido por los planes de Renault, y si decide empujar para tener motores Mercedes, aún quedan infinidad de obstáculos por superar.

Para complicar más las cosas, Red Bull sabe que solamente podrá comenzar a dialogar debidamente con Mercedes una vez que se libere de su acuerdo actual con Renault.

Si bien los jefes de Mercedes han ablandado su postura ante una asociación con Red Bull –después de mostrarse firmes hace menos de dos meses diciendo que nunca sucedería- aún hay contratos para respetar.

Y debido a que Mercedes tiene el 3.1% de las acciones de Renault, y Renault del mismo modo tiene el 3.1% de las acciones de Mercedes, no existe ninguna posibilidad de que vayan a pisarse los tobillos mutuamente.

Cuando Motorsport.com le preguntó sobre la situación, Toto Wolff, jefe deportivo de Mercedes, dijo: "No vamos a interferir en una relación existente debido a muchas razones.

"Legalmente no hacemos estas cosas y no es la forma en que encaramos los negocios en general.

"No hay que olvidar que el camino de Renault y Daimler tiene un largo recorrido juntos con muchas operaciones conjuntas. Es una asociación industrial y hasta que la situación no sea resuelta entre las dos partes (Red Bull y Renault) no vamos a comenzar ninguna charla.

"Debido a que no se llegó a ese punto y por la complejidad con las muchas decisiones que hay que tomar, este es el lugar en que estamos".

Factores de riesgo

Sin embargo, se está poniendo presión sobre Mercedes, no solamente de parte de Red Bull, sino también de Bernie Ecclestone, quien sabe que la F1 sacaría beneficio de tener a alguien desafiando a las Flechas de Plata cada fin de semana.

Y mientras algunos miembros de la junta directiva de Mercedes pueden verse entusiasmados por el potencial de marketing que tendría una asociación de su compañía con la plataforma "joven" de Red Bull, se entiende que ciertas facciones dentro del equipo de F1 del fabricante alemán aún no están completamente convencidos de los beneficios.

Además del peligro potencial de darle a su rival quizás más competitivo el mejor motor, ¿qué riesgo existe para Mercedes de terminar perjudicado por la clase de publicidad negativa que Renault ha enfrentado?

¿Acaso Red Bull podría salir a decir que está recibiendo un tratamiento de segunda categoría si encuentra que no puede vencer al equipo oficial Mercedes?

¿Si el acuerdo se cae?

En caso que Mercedes decida al final que una asociación con Red Bull no tiene sentido para ellos, entonces el gran plan del equipo dejaría todo en un caos, ya que podría entonces ser muy tarde para regresar suplicando a Renault.

Debería tener que aceptar una oferta de parte de Ferrari, que se sugiere que sería exactamente por la misma unidad de potencia del equipo italiano- o intentar un acuerdo con Honda. De momento, esta última opción no parece demasiado emocionante.

Abandonar la categoría

Para Red Bull, el peligro de dejar Renault sin un plan de apoyo es evidente, porque podría dejarlo sin nada.

Y si ese es el caso, entonces quedaría solamente una opción.

"Pienso que el mayor peligro es que si no logramos solucionar nuestra situación actual, el daño será significativo", dijo Horner.

"Hemos escuchado los comentarios de Dietrich Mateschitz previamente este año y es importante no tomarlos a la ligera. Debemos lograr que el equipo sea competitivo.

"Nuestra prioridad es la competitividad del equipo. Nuestra prioridad es la segunda parte de este año, queremos escuchar cuáles son los planes y compromisos de Renault para el futuro, lo que eso implica, si serán como proveedor de motores o dueño de equipo.

"Deben tener un motor competitivo, a menos que decidan detenerse, y una vez que comprendamos eso entonces ellos deben hacer un plan".

Para Red Bull, la pelea por los motores Mercedes no es únicamente sobre ganar en la F1, se trata de su propio futuro en la categoría.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Equipos Mercedes , Red Bull Racing
Tipo de artículo Análisis