¿Las nuevas balas Ferrari?

Además de lo entretenido y súper acontecido que resultó el Grand Premio de Hungría, destacó el increíble ritmo de Sebastian Vettel, a ratos inalcanzable.

Si nada más nueve o diez de la carreras del campeonato mundial de Fórmula 1 fueran como la del fin de semana pasado en Hungría, pues, la afición mundial incrementaría. Que carrerón y que disfrute!

Pasó prácticamente de todo y cuando ya pensábamos que iba terminar de una forma, pues fue de otra. Esa primera ‘forma’ hubiese puesto el campeonato complicado en la punta, pues con Rosberg conservando su segundo lugar se hubiese acercado a 11 puntos y de ganar, que era probable de haber calzado neumáticos blandos, hubiese empatado al inglés en el tope de la tabla. Que ‘stress’ dirían algunos!

Pero así son las carreras, cosas pueden pasar, sin intención o con ella, errores de cálculo, conducción o estrategia (pregúntenle a Wolff y Mercedes sobre esta última).

Sin embargo, entre las muchas situaciones, acciones y desempeños que se dieron, la más destacable fue sin duda el increíble ritmo de Ferrari, en especial de el triunfador, Sebastian Vettel.

Para empezar, en la largada se ‘duermen’ ambos Mercedes y ahí mismo pasó Vettel y su compañero Raikkonen desde quinto en la parrilla, pero como un toro pues. Le fue tan mal a Hamilton que al cabo de varias vueltas andaba décimo.

A partir de ahí, como le gusta al Alemán, sólo por su cuenta y con aire limpio, sacando lo máximo de su Ferrari ST15-T. Concentrado y sin errores por supuesto, como es habitual de él en tales circunstancias.

Ferrari demostró un ritmo impensable, y hasta inesperado, pues el viernes en prácticas no se les había visto muy bien. El sábado se les vio mejor (Vettel tercero pero a 8 décimas de la ‘pole’), pero no para imaginarse tal performance.

Lo impresionante es que al cabo de unas 20 vueltas eran 7-8 los segundos de ventaja sobre su compañero y 18 sobre el mejor auto del momento (y por segunda temporada) un Mercedes, el de Rosberg quien había sobrevivido ese complicado arranque.

En Silverstone, los Williams también salieron primero, pero tenían en sus estelas a ambos Mercedes y a ratos lucía como que los tenían retenidos, con el crédito que eso conlleva claro.

Incluso, el piloto alemán de Mercedes en condiciones similares (mismas llantas) no tenía la velocidad suficiente al final de la contienda, y Vettel con mucha habilidad lo mantenía fuera de la zona de DRS. En ese momento el Australiano de Red Bull era el peligroso, más con gomas suaves.

El cuatro veces campeón marcaba el paso, así de sencillo, y si bien, de no haber sido por el toque entre Rosberg y Ricciardo, hubiese podido haber terminado hasta tercero, ese no fue el caso.

Ferrari ha estado trayendo mejoras durante todo el año, y ha sido el equipo más consistente dentro de sus resultados, diferente a Williams que va ‘uno si, uno no’ y es mucho más sensible a la naturaleza del circuito.

Al parecer, una de las razones (una de estas mejoras) para tal desempeño el día domingo llegó gracias una nueva mezcla de combustible proporcionada Shell, empresa que no perdió tiempo y hacerlo público un rato terminada la carrera. Había que celebrar pues.

Por supuesto, son dos las preguntas. Podrá Ferrari repetir la faena del Hungaroring en otro circuito? entendiendo claro que el Húngaro tiene sus particularidades y de entrada pintaba de los menos aptos para los Mercedes. En lo personal pienso que sí. No en Spa o Monza, pero en Singapur y México deberían poder molestar.

Puede significar este progreso cambios jerárquicos para el 2016? Pues también. Sin duda en Maranello mucho ha ocurrido, sustituciones de personal, cambios de visión, re-orientación de esfuerzos, y de montarse en esta ola optimista, no se puede sino esperar cosas buenas para el 2016.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Hungría
Pista Hungaroring
Tipo de artículo Análisis