¿Frustrado? ¿Aburrido? ¿Harto? ¿Qué es lo que sucede con Alonso?

¿Fernando Alonso está cansado de la Fórmula 1? ¿O el español simplemente estaba intentando enviar un mensaje cuando dijo que se sentía tentado por otras categorías? Jonathan Noble analiza lo que hay detrás de sus comentarios.

La capacidad táctica Fernando Alonso dentro de la pista es bien conocida, pero también sabe qué hacer cuando se trata de enviar un mensaje fuera de ella.

Es por eso que siempre es importante no solamente escuchar lo que él dice. Debes comprender exactamente por qué lo dijo.

El Gran Premio de Hungría no fue diferente, ya que Alonso hizo levantar algunas cejas en el final de su habitual encuentro con la prensa el sábado luego de la clasificación.

Después de más de 20 minutos del equipo hablando sobre nuevas frustraciones a la hora de clasificar, Alonso descaradamente hizo saber al mundo que no todo estaba bien respecto a cómo se siente en estos días con la F1.

"Amo el deporte motor, todas las categorías, y es cierto que la F1 no es exactamente la misma o tan excitante como en el pasado –al menos para mí- al conducir autos que son dos o tres segundos más veloces que uno de GP2", dijo al ser consultado sobre los niveles actuales de motivación.

"En este momento, existe una enorme motivación y un proyecto fantástico en el que estoy ahora con McLaren-Honda. Mi primer go-kart fue una réplica de un McLaren-Honda y ahora estoy en uno de verdad, por lo que estoy disfrutando este proceso de lograr competitividad comenzando desde cero.

"Pero sin pruebas, con estos neumáticos, con estas limitaciones, con el calendario del próximo año, por ejemplo, existe una tentación (por hacer) otras categorías, esa es la verdad".

¿Una amenaza real?

De no haber entregado Alonso su comentario final con una explicación sobre su motivación con el proyecto de McLaren-Honda, entonces quizás podría haber sido interpretado como una amenaza de renuncia. Pero la realidad no es esa.

Sin embargo, había un mensaje que él quería enviar.

Es justo decir que la performance de Alonso en la pista en estos momentos no está ni cerca de lo que él esperaba cuando firmó para la nueva era de McLaren-Honda.

Siempre existió la expectativa de que los primeros días serían un problema, y que habría un largo camino hasta llegar a la gloria en F1.

La escala del desafío ha aumentado para él desde el nacimiento de la temporada, en medio de los grandes inconvenientes en las pruebas con McLaren, y desde entonces la vida no ha sido mucho más sencilla.

Pero no imaginen ni por un segundo que la tentación de Alonso por ver qué más hay allá afuera sea porque esté harto de que la unión McLaren-Honda no esté funcionando como a él le hubiera gustado.

De hecho, solamente tienes que ver cómo reaccionó en cuanto su auto se detuvo a poco de ingresar a los pits durante su primera salida a pista en la Q2 de Hungría para entender lo comprometido que está con la causa.

¿Se quejó ante el equipo por otra oportunidad perdida cuando su auto se quedó parado? ¿Acaso lanzó el volante contra el piso y se marchó enojado? No.

En vez de eso, bajo un calor agobiante y ante una pendiente por subir más pronunciada de lo que puede verse en la televisión, hizo todo lo que pudo para empujar su auto y llevarlo a los pits con la esperanza de que pueda ser reparado para regresar a la pista.

"Amo mi deporte", dijo luego. "No importa si estás último o si estás 15° o en la pole position, uno quiere conducir el auto e intentar disfrutar allí afuera".

¿Entonces qué está mal?

La respuesta es simple: el reglamento de la Fórmula 1 lo aburre.

Alonso se ha encontrado atrapado en un escenario donde el progreso para avanzar con McLaren-Honda no está limitado por la capacidad del equipo o su socio en los motores. El obstáculo está en las regulaciones restringidas.

Tener a Honda con el pie cambiado es una cosa, pero tener a Honda en una dificultad y no poder hacer los progresos que desea –entre limitaciones en el número de motores que puede usar, las restricciones en la homologación de los impulsores y el uso de cada ficha para el desarrollo- ha dejado al español preso de las circunstancias.

"Era más divertido antes, pero no pienso que sea porque tenemos más sensores o más información", explicó ante una consulta sobre los sensores en los neumáticos. "Antes teníamos cierta libertad en cuanto a pruebas y a posibilidades de mejorar el auto.

"Si encuentras que tu auto no es competitivo en el primer cuarto de la temporada y luego tienes algunos planes para solucionarlo, quizás termines de manera competitiva.

"Ahora, con más o menos sensores, Mercedes ganará todas las carreras y Manor será último en todas las carreras, con más o menos sensores o más o menos injerencia del piloto o el equipo.

"No se trata de la cantidad de información que tenemos. El problema es que tenemos las manos atadas durante la temporada. Entonces ponemos el auto en pista en Barcelona o en Jerez para la primera prueba y es como lanzar una moneda al aire. Si eres competitivo, tendrás una buena temporada y si es lo contrario vas a tener una mala temporada".

Dennis comparte la frustración por las reglas

Ron Dennis, jefe de McLaren, está de acuerdo en que son las limitaciones que Alonso está enfrentando respecto al poco espacio por mejorar las que están afectando al español.

Alonso y él son extremadamente competitivos y es ese deseo por tener éxito el que los hizo chocar entre sí en 2007.

Ahora, sin embargo, los está dejando a los dos igualmente molestos cuando las ganas por mostrar su talento se ven negadas.

Me encontré con Dennis el domingo por la noche en Hungría y le pregunté por los comentarios de Alonso. En su respuesta no hubo ningún esfuerzo por sugerir que la prensa había hecho que su piloto dijera algo que no quiso decir.

En vez de eso, hubo una angustia compartida dentro de toda la organización de McLaren al no poder hacer lo que el equipo necesita.

"Realmente pienso que Fernando comparte mi frustración, que es no poder hacer pruebas", explicó Dennis. "Cuando no eres competitivo eso es un gran hándicap. No es F1".

"Modificaciones al motor, limitaciones, el tema de las fichas. Es mucho más difícil mejorar tanto la performance del motor como del auto. Y en realidad no nos ahorra dinero, ya que debemos traer los desarrollos a los autos en cantidad sin probarlos.

"No siempre encajan adecuadamente y cuando eso sucede desperdiciamos dinero. Entonces se trata de un ahorro falso. Se trata más de dañar la performance de los equipos más grandes que de realmente ahorrar dinero: solamente hace ahorrar dinero a los equipos más pequeños.

"Eso no es de lo que la F1 se trata. La F1 es sobre competición. No sobre poner obstáculos. Y sin tener ninguna lógica, la falta de pruebas en la F1 es el mayor obstáculo".

Días de pruebas

Allí está la raíz de la incomodidad de Alonso actualmente. La F1 siempre se ha visto ayudada por desarrollo dentro de la temporada, lo cual ha entregado la imprevisibilidad y una historia variable durante un campeonato.

Ahora, sin embargo, las posibilidades de eso están lejos. Los períodos de dominio duran más, y aquellos que son los cazadores encuentran mucho más difícil acercarse a la presa.

Ha habido mucho esfuerzo puesto en pensamientos durante los últimos meses para hacer que los pilotos vuelvan a ser las estrellas, a través de cortar la asistencia de los equipos y haciendo a los autos más difíciles de manejar otra vez.

Pero quizás debe pensarse más en permitir a los pilotos esmerarse junto a sus equipos y darles una plataforma para mostrar lo que pueden hacer. Eso significa permitir que puedan probar nuevamente (en una forma que no lleve a una guerra de gastos), para que los autos puedan ser mejorados y desarrollados.

Si el "lanzamiento de la moneda" al que hizo referencia Alonso sobre las pruebas de pretemporada no cae de tu lado y no tienes un buen auto, entonces debería existir una manera de ponerse al día.

El ADN de la F1 es que si haces un buen trabajo, serás premiado. No debería ser que no puedes hacer un buen trabajo porque el reglamento lo dice.

Nadie saca beneficio al tener a dos campeones del mundo como Jenson Button y Fernando Alonso corriendo en la parte trasera del pelotón.

Pero resulta peor si los pilotos sienten que no hay esperanza y entonces se irán a hacer otra cosa. Y allí todos pierden.

Estos son días de pruebas para Fernando Alonso, pero probar puede que sea exactamente lo que él necesite.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Fernando Alonso
Equipos McLaren F1
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas alonso