Fernando, ¿qué piensas?

Después del resultado de Ferrari en el Gran Premio de Malasia, Luis Manuel López nos cuenta que puede pasar por la cabeza de Fernando Alonso

Por Luis Manuel López

 

En declaraciones a ‘The Guardian’, Lewis Hamilton confesó que al sentarse junto a Sebastian Vettel durante la ceremonia de pódium en Sepang, no pudo evitar que su mente se dirigiera a esta pegunta: “¿Qué estará pensando Fernando?”.

Evitar comparaciones entre Alonso y Vettel sería tapar el sol con un dedo, sin embargo, me parece que no todas ellas son justas porque las llegadas de cada uno a las filas de Ferrari no son equidistantes.

Más claro, de esta forma: Alonso llegó a un equipo que tiraba hacia la descomposición, gracias a la tremenda influencia que sobre el equipo de carreras ejerce la política interna de la fábrica, y Vettel aterrizó en una escudería que levanta la cara a un proceso de recomposición. Al César lo que es del César.

 

HUMILDAD

Me llamó la atención haber escuchado la palabra ‘humildad’, en declaraciones de un personaje que vivió ambas caras de la moneda en Ferrari, la época del Alonsismo y el ‘Post-Alonso’. Nada más y nada menos que Marc Gene.

¿Dónde se equivocó Fernando? Nos queda claro a todos que jamás en su manejo, y en su impecable compromiso con la victoria. Por ese lado, es intachable. De modo que las opciones se reducen a dos cosas: decisiones y manejo interno.

Yo no soy fanático de Alonso y seguramente por ello podría verlo como una persona egocéntrica e intratable en ocasiones, y me pregunto: ¿Error o virtud de Fernando?, tal parece que fue lo primero si medimos sólo con la regla del resultado final.

Pero en el caso de su manejo interno con Ferrari, las características de dureza de Alonso responderían bien como armas de defensa que, además, muchas veces, son inevitables en los grandes campeones. Creo que hasta lo llegó a necesitar, pero hizo falta modular las reacciones para que el entorno trabajara a su favor.

 

EL CAMBIO

También he escuchado mucho censurar la decisión de pasarse a McLaren en esta temporada, pero creo que lo peor no estuvo ahí, sino en haberse ligado tanto tiempo a Ferrari aun después del 2010 –catastrófico en Abu Dhabi- o después del mejor año que yo le he visto a Fernando en el 2012, donde también se fue con las manos vacías.

Un piloto de tal calidad, con tal necesidad de acceder al mejor auto disponible y ganar campeonatos, comete un error al tirar el ancla tan profundamente. Recordemos la salida de Senna de McLaren y su búsqueda por Williams.

 

PACIENCIA

Curiosamente quien ganó ese juego de las decisiones tras el 2012, fue Hamilton, cuyo equipo supo exactamente los movimientos que vendrían en Mercedes y apalancó su paso a la escudería alemana, dejándonos ver que la paciencia no es una buena virtud en el automovilismo.

Alonso, desde mi punto de vista, tuvo demasiada de esa paciencia con Ferrari, su contrato y el dinero que representó y, en aras de que el automovilismo es también un deporte de conjunto, hasta con su equipo de trabajo, sin tanta visión como el de Hamilton, o como el de Vettel quien subió a Ferrari una vez que los relinchidos habían terminado.

Yo, sigo como Lewis ¿Qué estará pensando Fernando?

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Marc Gene , Fernando Alonso , Lewis Hamilton , Sebastian Vettel
Equipos Scuderia Ferrari , Mercedes , McLaren F1
Tipo de artículo Blog